BIBLIA ORTODOXA

A CONTINUACION, AUNQUE NO PUEDO CONSIDERARLA UNA TRADUCCION OFICIAL, PONGO A SU DISPOSICION LOS LIBROS QUE APARECEN EN EL CANON DE LABIBLIA ORTODOXA,(EL CUAL PROVIENE DE LA VERSION DE LOS 70, COMUNMENTE LLMADA SEPTUAGINTA, O BIBLIA GRIEGA)  LOS CUALES NO SE ENCUENTRAN NI EN LAS TRADUCCIONES DE BIBLIAS CATOLICO-ROMANAS, NI EVANGELICAS, SON DIVERSAS TRADUCCIONES LAS CUALES POCO A POCO PUDE CONSEGUIR Y DEBIDO A LAS POCAS FUENTES QUE CONTIENEN EL SIGUIENTE MATERIAL Y LA GRAN FALTA QUE NOS HACE EN NUESTRO IDIOMA ESPAÑOL UNA VERDADERA BIBLIA EDITADA POR LA IGLESIA ORTODOXA, ESPERO CON ESTO CUBRIR AUNQUE SEA EN UNA MUY MINIMA PARTE LA CARENCIA QUE TENEMOS AL RESPECTO. EN THE ORTHODOX BIBLE OF STUDY (VERSION NORTEAMERICANA EN INGLES) APARECEN A PIE DE PAGINA MUCHOS COMENTARIOS Y CITAS DE NUESTRA SAGRADA TRADICION, PATRISTICA, ETC. QUIERA DIOS QUE MUY PRONTO PODAMOS CONTAR TAMBIEN CON ESE TAN VALIOSO Y NECESARIO MATERIAL EN NUESTRO IDIOMA. SUPLICO ME DISCULPEN LOS ERRORES QUE PUEDAN APARECER Y ME ENCOMIENDO A LAS ORACIONES DE TODOS LOS LECTORES.

PONGO A SU DISPOSICION  TERCERA DE MACABEOS, TERCERA DE ESDRAS(COMUNMENTE LLAMADO 1 DE ESDRAS) , SALMO 15, 1 ASI COMO EL CUARTO LIBRO DE MACABEOS QUE APARECE EN LA EDICION CASI SIEMPRE COMO APENDICE,( ADICIONES A ESTHER, Y DANIEL, LIBRO DE SUSANA, BEL Y EL DRAGON ETC, NO LAS INCLUYO PUES EN TODAS LA BIBLIAS CATOLICAS APARECEN ASI COMO LA EPISTOLA A JEREMIAS LA CUAL SE ENCUENTRA DENTRO DEL LIBRO DE BARUCH COMO CAPITULO 6 EN TRADUCCIONES ROMANAS.
 ESTE ARCHIVO  INCLUYE TAMBIEN EL LIBRO DE LAS ODAS (DE LA CUAL PROVIENE NUESTRA GRAN DOXOLOGIA Y ENTRE OTRAS, LA ORACION DE MANASES, EL CANTO DE LOS TRES JOVENES, LA ORACION DE SIMEON , EL MAGIFICAT, ETC, ), LIBRO EL CUAL EN VERSIONES MAS ANTIGUAS DE LA SEPTUAGINTA APARECE COMO CANONICO

III  MACABEOS

 

 

 

 

1

1 

Filopátor se enteró, por boca de los refugiados, de la anexión que de sus dominios llevaba a cabo Antíoco. Entonces al frente de la totalidad de su infantería y caballería, junto con su hermana Arsínoe, partió hasta los alrededores de Rafia, donde se encontraba acampado Antíoco con su ejército.

2

Un tal Teódoto, pensando que lograría cumplir su plan, tomó las mejores armas tolemaicas, entre las que le habían sido asignadas previamente, y cruzó él solo de noche hasta la tienda de Tolomeo para matarle y con ello poner fin a la guerra.

3

Pero Dositeo, el llamado hijo de Drímilo, de linaje judío (el que más tarde cambió sus costumbres renegando de las creencias tradicionales), sacó de la tienda al rey e hizo que se acostara en ella un oscuro individuo, que recibió así el golpe a aquél destinado.

4

Se produjo tan violento combate en el que la situación llegó a ser bastante más favorable a Antíoco. Arsínoe, acercándose a las filas del ejército, les exhortaba, sueltos los cabellos y con abundantes lágrimas, a socorrerse con valor a sí mismos, a sus hijos y a sus mujeres, prometiendo, además, que daría a cada uno dos minas de oro si vencían.

5

De este modo sucedió que los adversarios perecieron en la lucha y que muchos cayeron también cautivos.

6

Tras salir airoso de este plan hostil, decidió Tolomeo ir a las ciudades cercanas para darles ánimos.

7

Así lo hizo, a la par que repartía regalos a los templos, con lo que restableció la confianza de sus súbditos.

8

Los judíos le enviaron representantes del senado y de los ancianos para saludarle, llevarle presentes de hospitalidad y felicitarle con motivo de sus éxitos; el rey, entonces, sintió mayor urgencia de visitarlos.

9

Después de llegar a Jerusalén, hizo una ofrenda al Dios supremo en acción de gracias. Una vez hecho esto, lo apropiado para el recinto del templo, entró en él

10

y quedó maravillado por su solemne belleza. Al admirar la armonía del santuario, le vino la idea de penetrar en el templo.

11

Los habitantes de Jerusalén le argumentaron que no era conveniente, porque no les estaba permitido entrar ni a los de raza judía, ni siquiera a los sacerdotes, sino sólo al sumo pontífice, y a éste sólo una vez al año. Pero el rey no se dejaba convencer en modo alguno.

12

Le fue leída la ley, pero ni siquiera así renunciaba a su intención de entrar. Decía: «Aunque ellos estén privados de este honor, yo no debo quedar sin él».

13

Preguntó entonces por qué causa ninguno de los presentes le había impedido entrar en el recinto del templo.

14

Alguien, sin pensarlo más, dijo que ese mismo hecho era un mal presagio.

15

«Ya que esto ocurre por algún motivo —dijo—, ¿no voy a entrar del todo, lo quieran o no ellos?»

16

Los sacerdotes, postrados en el suelo con toda su vestimenta, pedían al Dios supremo que les prestara ayuda en aquellas circunstancias y desviara el ímpetu del que tan duro ataque les dirigía. Llenaron el santuario de tal griterío, acompañado de lágrimas,

17

que los habitantes de la ciudad, turbados, salieron pensando que ocurría algo raro.

18

Las vírgenes, que permanecen encerradas en las alcobas con sus madres, rompieron su encierro y, entregando sus cabellos al polvo, saciadas de llanto y lamentos, llenaron las calles.

19

Las que recientemente habían sido enviadas a los tálamos nupciales dispuestos para el encuentro con sus esposos, olvidando el debido pudor, se lanzaron por la ciudad en una carrera desordenada.

20

Las madres y ayas encargadas del cuidado de los recién nacidos, abandonándolos en cualquier lugar —unas en casa, otras en la calle—, acudían directamente al supremo santuario.

21

Los ruegos de los allí reunidos se sucedían sin cesar ante lo que impíamente intentaba hacer el monarca.

22

Junto a éstos, los más exaltados de entre los ciudadanos no aguantaban que el rey impusiera su deseo de llevar a cabo la entrada,

23

y dando la voz de lanzarse a las armas y morir valerosamente en defensa de la ley patria, provocaron bastante tensión en el lugar. Pero, detenidos con dificultad por los ancianos, se añadieron al grupo de los suplicantes.

24

La muchedumbre, como al principio, seguía insistiendo en su demanda.

25

Los ancianos del séquito real intentaron repetidas veces disuadir al arrogante espíritu del monarca de su obstinada decisión.

26

Pero lleno de osadía, y tras rechazarlo todo, hacía el intento de avanzar y parecía que iba a llevar a cabo lo anunciado.

27

Ante este espectáculo, los que estaban a su lado se volvieron también para invocar, junto con los nuestros, al Todopoderoso para que nos defendiera en aquellas circunstancias y no permaneciera indiferente ante una acción de arrogancia contra la ley.

28

Era incesante el griterío que procedía de los continuos, vehementes y afligidos lamentos de la muchedumbre.

29

Era posible creer que no sólo los hombres, sino también los muros y el suelo todo gritaban, porque todos preferían entonces la muerte a la profanación del templo.

2

1  

El sumo sacerdote Simón se arrodilló frente al templo, alzó sus manos reverentemente y elevó una súplica en los siguientes términos:

2

¡Señor, Señor, rey de los cielos y dueño de toda la creación, santo entre los santos, emperador, todopoderoso, escúchanos a nosotros que padecemos por obra de un sacrílego impío, lleno de arrogancia en su intemperante osadía!

3

Escúchanos, porque tú, que creaste el universo y lo riges todo, en calidad de dueño, eres justo y juzgas a los que cometen alguna acción orgullosa y arrogante.

4

A los que anteriormente habían delinquido entre los cuales se encontraban incluso gigantes llenos de confianza en su vigor y osadía, tú los destruiste, haciendo caer sobre ellos una inmensa cantidad de agua.

 5

A los arrogantes sodomitas, una vez que claramente incurrieron en actos de maldad, tú los fulminaste con azufre y fuego, para escarmiento de la posteridad.

Tú, al osado faraón que esclavizó a tu pueblo, el sagrado Israel, tras someterlo a múltiples y diversos castigos, le hiciste conocer tu soberanía, y con ellos diste a conocer tu gran poder.

7

Y cuando emprendió la persecución con carros y multitud de muchedumbres, lo sepultaste en el fondo del mar; pero a los que confiaron en ti, dueño de todo el universo, les hiciste atravesar sanos y salvos;

8

ellos, viendo así las obras de tu mano, alabaron tu omnímodo poder.

9

Tú, Rey, después de haber creado la inmensa e infinita tierra, elegiste esta ciudad y consagraste este lugar a tu nombre, tú que nada necesitas, y lo glorificaste con tu solemne aparición al establecer la alianza aquí, para gloria de tu nombre, grande y venerado.

10

Por amor de la casa de Israel prometiste que, si teníamos algún fracaso o nos sorprendía alguna dificultad, viniéramos a este lugar, eleváramos una súplica y atenderías nuestro ruego.

11

Eres, en verdad, digno de confianza y veraz.

12

Ya que muchas veces, cuando estaban oprimidos, ayudaste a nuestros padres en su humillación y los salvaste de grandes males,

13

mira ahora, sagrado Rey, cómo sufrimos por nuestros graves y múltiples pecados y cómo estamos sometidos a nuestros enemigos y sumidos en la impotencia.

14

Para nuestra calamidad, ese atrevido profanador intenta mancillar el templo sagrado dedicado en la tierra al nombre de tu gloria.

15

Sin duda, tu morada, cielo del cielo, es inaccesible a los hombres.

16

Pero ya que al glorificar tu gloria en Israel, tu pueblo, consagraste este templo,

17

no nos hagas pagar a nosotros la impureza de éstos ni nos castigues por la profanación. Que no se regocijen los malvados en su corazón ni se alegren con sus lenguas los arrogantes, mientras dicen:

18  

«Nosotros hollamos la casa consagrada como son holladas las casas de perdición».

19

Borra nuestras faltas, dispersa nuestros pecados y muestra tu compasión en esta hora.

2  20

¡Que las manifestaciones de tu compasión nos ayuden rápidamente, y pon alabanzas en la boca de quienes tienen sus almas hundidas y decaídas, procurándonos la paz!

21  

Entonces el Dios que todo lo ve y de quien toda paternidad procede, el santísimo, escuchó la justa súplica y golpeó al que se había alzado altivamente en su orgullo y atrevimiento,

22

sacudiéndole de uno y otro lado, como a una caña el viento, hasta quedar impotente en el suelo; paralizados los miembros, ni siquiera podía hablar, golpeado por una justa sentencia.

23

Los amigos y guardaespaldas, viendo que era grave el castigo que sufría y temerosos de que dejara incluso la vida, lo sacaron rápidamente, perplejos de terror.

24

Más tarde, pasado cierto tiempo, cuando se hubo recobrado, no alcanzó en absoluto el arrepentimiento a pesar del castigo recibido, sino que se marchó profiriendo amargas amenazas.

25

De regreso a Egipto, dio pábulo a su maldad con la ayuda de los antedichos amigos y camaradas, hombres alejados de toda justicia.

26

No contento con sus innumerables vicios, llegó a tal grado de osadía que inventaba palabras de mal agüero en los lugares de sacrificio, y muchos de sus amigos, atentos a la intención del rey, lo seguían en sus deseos.

27

Se propuso como fin extender una pública maledicencia contra la raza judía. Hizo erigir a este fin una estela en la torre que da al patio, en la que inscribió:

28

«Nadie de los que no sacrifiquen entre a los templos y que todos los judíos sean censados y reducidos a condición servil. Contra los que se opongan empléese la violencia hasta la pérdida de la vida,

29

y los registrados sean también marcados a fuego en el cuerpo con el sello, en forma de hoja de hiedra, de Diónisos, quedando así reducidos a la condición arriba proclamada».

30

Pero para que no resultara manifiesto que les odiaba a todos, hizo inscribir debajo: «Si algunos de entre ellos prefirieran unirse a los iniciados según los ritos, tengan los mismos derechos de ciudadanía que los alejandrinos».

31  

Algunos, que aborrecían evidentemente los fundamentos de la piedad del pueblo, se entregaron fácilmente, con la idea de que iban a participar de gran fama gracias a su futura asociación con el rey.

32

Pero la mayoría resistió con noble ánimo y no desertó de su piedad. Intentaron, dando su dinero a cambio de la vida, librarse de los censos;

33

mantenían a la vez la esperanza de lograr ayuda, hacían objeto de oprobio a los que se habían separado de ellos, les juzgaban enemigos de la raza y les privaban de su favor y común trato.

3

1  

Al enterarse el impío de estos hechos, llegó a tal grado de irritación, que no sólo se enfureció contra los de Alejandría, sino que se enfrentó también seriamente con todos los judíos del país y ordenó que sin tardanza los reunieran en el mismo lugar y les privaran de la vida con la peor de las muertes.

2

Una vez tomada esta determinación, agitadores conjurados hicieron correr un rumor hostil contra la raza hebrea para causarles daño y dar base a la idea de que se les castigaría lícitamente.

3

Los judíos, por su parte, guardaban inalterada su benevolente confianza en los reyes;

4

respetaban a su Dios y regían su vida por la ley, y se mantenían apartados en lo que toca a los alimentos, por cuya causa a algunos les resultaban odiosos.

5

Pero, adornando su trato con su justa conducta, se hacían apreciar de todos los hombres.

6

Ahora bien, esta buena conducta de su raza, de la que todos se hacían lenguas, no era tenida en cuenta, en modo alguno, por los gentiles.

7

Murmuraban continuamente de su separación en las ceremonias religiosas y en las comidas, repitiendo que no mantenían una actitud benévola para con el rey y su ejército, que eran hostiles y un gran obstáculo para la república. Y no en balde sembraban sus reproches.

8

Los griegos de la ciudad, que no habían recibido daño alguno de los judíos, veían cómo se producían inesperados tumultos en torno a estos hombres y alocadas carreras antes nunca vistas. Pero no tenían fuerzas para socorrerlos, porque el régimen era tiránico; sin embargo, los animaban y se sentían indignados por la situación y deseaban en su interior que todo cambiara,

9

pues no cabía ignorar que tan antigua comunidad no había cometido falta alguna.

10

Incluso ciertos vecinos, amigos y asociados intentaban convencer a algunos en secreto, dándoles garantías de alianza y de que pondrían todo empeño en su defensa.

11  

Tolomeo, ensoberbecido por la prosperidad reinante, sin considerar el poder del Dios supremo y suponiendo que permanecería sin cesar en la misma decisión, escribió contra los judíos la siguiente carta:

12

«El rey Tolomeo Filópator a los gobernadores y soldados de cada lugar de Egipto, salud.

13

Gozo de salud y nuestros asuntos marchan bien.

14

Nuestra expedición militar a Asia, conocida por vosotros, ha alcanzado un final razonable gracias a la deliberada alianza de los dioses.

15

La hemos dirigido no a punta de lanza, sino con clemencia y abundantes sentimientos amistosos para cuidar de los pueblos que habitan Celesiria y Fenicia y favorecerles de buen grado.

16

Después de repartir entre los santuarios de las ciudades muchos bienes, fuimos invitados también a venerar, una vez llegados a Jerusalén, el santuario de estos blasfemos, siempre insensatos.

17

Ellos aceptaron de palabra nuestra presencia —insinceramente de hecho—, pero cuando mostramos deseos de entrar en su templo y honrarlo con las más hermosas y espléndidas ofrendas,

18

arrastrados por su antiquísimo orgullo, nos impidieron la entrada. . . y permanecen sin haber sentido nuestro poder por el buen trato que usamos con todos los hombres.

19

Pero así han manifestado con claridad su odio para con nosotros: sólo ellos, entre las naciones, se muestran altivos con sus reyes y bienhechores, por lo que no quieren hacer acto noble alguno.

20

Pero hemos sido indulgentes con su insensatez. Tras la victoria, y de vuelta ya en Egipto, hemos actuado amistosamente con todos los pueblos y hemos obrado como era debido,

21

dando a conocer a todos, en estas circunstancias, el perdón para los de su misma raza. En consideración a la alianza y a los innumerables asuntos liberalmente confiados a ellos desde antiguo, hemos decidido, atreviéndonos a proponer un cambio, hacerles incluso dignos de la ciudadanía alejandrina y partícipes de los sacrificios tradicionales.

22

Pero ellos lo entendieron al contrario, y con su innata perversidad rehusaron el beneficio. Inclinándose continuamente al mal,

23

no sólo rechazaron la inapreciable ciudadanía, sino que continuamente ultrajan con su palabra y su silencio a los pocos que de entre ellos han adoptado una actitud noble, sospechando, en cada ocasión con su infame modo de comportarse, que nosotros habríamos de dar rápidamente un giro completo a la situación.

24

Por lo cual, profundamente persuadidos con pruebas de que ésos abrigan en todo punto malas intenciones contra nosotros, y en previsión de que alguna vez, si se origina una revuelta, tengamos inesperadamente como enemigos a nuestras espaldas a esos impíos traidores y bárbaros,

3  25

hemos decidido que, al tiempo que llega esta carta, enviéis inmediatamente ante nos a los judíos que habiten en el lugar, junto con sus mujeres e hijos, con trato violento y vejatorio, aherrojados con férreas cadenas, con vistas a una muerte cruel e infame, propia de malvados.

26

Si castigamos a todos ellos a la vez entendemos que para el futuro nuestros asuntos gozarán de perfecta estabilidad y quedarán en inmejorable condición.

27

Aquel que cobije a algun judío, viejo o niño incluso de pecho, será crucificado con toda su familia entre los más ignominiosos tormentos.

28

Que los denuncie quien lo desee, con la estipulación de que recibirá la hacienda del que incurrió en el castigo más dos mil dracmas del tesoro real y será honrado con la libertad.

29

Todo lugar donde sea descubierto [que se ha] cobijado algún judío, sea anatema y pasto de las llamas, y quede para todo mortal inutilizable por completo y para siempre».

30

En estos términos estaba redactado el texto de la carta.

4

1

En todas partes donde llegó esta orden se organizó a expensas públicas una fiesta para los gentiles con gritos de alegría, como si ahora se manifestara con libertad el odio que contra ellos se guardaba, desde antaño, en su pensamiento.

2

A los judíos les sobrevino un indecible pesar, mezclado con lágrimas y dolorosos gemidos. Por todas partes su corazón se inflamaba en sollozos y lamentos ante la inesperada ruina que de súbito les había sido sentenciada.

3

¿Qué distrito o ciudad, qué lugar habitable, en suma, o qué calles no se llenaron de duelos y lamentos por ellos?

4

Con el alma llena de una amargura inconsolable fueron enviados de común acuerdo por los gobernadores de las ciudades, hasta tal punto que al ver el inusitado castigo incluso alguno de sus enemigos —a quienes movían los motivos comunes de compasión y el incierto fin de la existencia— lloraban ante la desdichada expedición.

5

La encabezaba una multitud de ancianos coronados de canas, que forzaban la curvada debilidad senil de sus piernas a una rápida marcha, al impulso de una violencia carente de todo respeto.

6

Las jóvenes recién llegadas a la cámara nupcial para una comunidad de vida tornaban su goce en lamento y cubrían de polvo su perfumada cabellera. Mientras eran conducidas sin sus velos, comenzaron a entonar, de común acuerdo, endechas en lugar de himeneos, como despedazadas por vejaciones de gentiles;

7

y aherrojadas por el poder público fueron arrastradas hasta su introducción en la nave.

8

Sus cónyuges, en la flor de la juventud, con cepos en sus cuellos en lugar de guirnaldas, pasaron los días siguientes a las bodas viendo ya, a sus pies, abierto el Hades en vez de los festejos y goces juveniles.

9

Eran llevados, a modo de fieras, conducidos con trabas de férreas ataduras. Unos, atados sus cuellos a las bancadas de las naves; otros, fijados sus pies en inquebrantables grillos,

10

e incluso en la cerrada sentina, para que, oscurecidos sus ojos por todas partes, tuvieran durante el viaje transporte propio de traidores.

11

Una vez que fueron conducidos al lugar llamado Esquedia y el viaje finalizó, según había sido decretado por el rey, éste ordenó que los arrojaran al hipódromo situado delante de la ciudad, lugar de tremenda amplitud y excelente para servir de ejemplo, tanto para los que venían a la ciudad como para los que se veían obligados a pernoctar en el campo. Así (los judíos alojados en el hipódromo), no podrían tener contacto con las tropas ni guarecerse al abrigo de las murallas.

12

Cuando se hubo ejecutado esta orden, el rey se enteró de que sus congéneres salían de la ciudad en secreto, con frecuencia, para lamentar el infame sufrimiento de sus hermanos.

13

Irritado, ordenó entonces que con éstos se actuara exactamente del mismo modo, sin remitir por ello en el castigo de los primeros.

14

Ordenó, además, censar por sus nombres a todo el pueblo judío, no para el duro servicio de labranza descrito antes brevemente, sino para toturarlos con los tormentos ya prescritos y al final hacerlos desaparecer en el espacio de un día.

15

Así, pues, el censo se iba realizando con amarga prisa y entregada dedicación, desde la salida del sol hasta el ocaso, durante un total de cuarenta días sin interrupción.

16

El rey, lleno de grande y continua alegría, preparaba fiestas para todos los ídolos. Con errados pensamientos y sacrílegas palabras alababa a esos objetos sordos, incapaces de hablar o socorrerles, mientras que al Dios supremo le dirigía palabras indebidas.

17

Pasado el plazo prescrito, los secretarios comunicaron al rey que no tenían ya fuerzas para continuar el censo de los judíos por su inmensa multitud.

18

Aunque la mayor parte se encontraba aún en el país, unos todavía en sus casas y otros incluso en el lugar, la empresa resultaba demasiado ardua para los gobernadores de Egipto.

19

El monarca les amenazó violentamente con la idea de que se habían dejado sobornar para dejarlos escapar. Sin embargo, se convenció con claridad del asunto

20

al demostrársele que incluso se había agotado la provisión de papiro y los cálamos que utilizaban para escribir.

21

Pero todo esto era una acción de la invencible providencia del que ayudaba a los judíos desde el cielo.

5

1

Entonces convocó a su presencia al encargado del duro cuidado de los elefantes, Hermón, y lleno de ira y rabia inconmovible

2

le ordenó que al día siguiente emborrachara a todos los elefantes, en número de quinientos, con abundantes puñados de incienso mezclado con vino puro. Luego, una vez enfurecidos por el espléndido tributo de la bebida, habría de conducirlos hacia el fatal destino de los judíos.

3

Después de cursar estas órdenes, se dirigió hacia la fiesta en compañía de quienes, entre sus amigos y el ejército, sentían mayor enemistad contra los judíos.

4

Hermón, el naire [adiestrador de elefantes], cumplía la orden exactamente.

5

Los esclavos públicos encargados de la custodia salieron al atardecer, ataron las manos de los desdichados y pusieron en práctica diversas medidas de seguridad durante la noche, pensando que toda la nación a una se acercaba a su destrucción final.

6

Los judíos aparecían a los ojos de los gentiles carentes de todo refugio, rodeados por todas partes de cadenas y en apurada situación.

7

Invocaban con lágrimas al Señor de omnímodo poder, su misericordioso Dios y Padre, con un griterío imposible de acallar, pidiendo

8

que apartara aquella impía y adversa resolución y los salvara, con una magnificente aparición, del destino que se abría a sus pies.

9

Así, pues, sus fervientes súplicas ascendían al cielo.

10  

Hermón, una vez emborrachados los implacables elefantes, llenos del abundante tributo del vino y ahítos de incienso, se presentó al amanecer en la corte para dar noticias de ello al rey.

11

Pero la hermosa criatura del sueño, que desde la eternidad llega día y noche por mandato de quien concede su gracia a cuantos él quiere, envió una porción al rey.

12

Con profundo placer quedó retenido por la acción del Señor, quedando muy contrariado en su ilícita intención y grandemente decepcionado en su inmutable obcecación.

13

Los judíos, al haber logrado escapar a la hora de antemano señalada para su muerte, alababan a su Dios Santo y suplicaban una y otra vez al que fácilmente se aplaca que mostrara la fuerza de su poderoso brazo a los gentiles arrogantes.

14

Ya estaba casi mediada la hora décima cuando el encargado de las invitaciones, viendo reunidos a los invitados, se acercó al rey y comenzó a moverlo.

15

Logró despertarlo a duras penas y le indicó con frases alusivas a las circunstancias presentes que ya pasaba el momento del convite.

16

El rey, atendiendo a sus palabras, poniéndose a beber, ordenó a los que habían acudido al convite que se reclinaran frente a él.

17

Les invitó luego a que, entregándose a la fiesta y disfrutando lo más posible de la despreocupación del convite, dieran paso a la alegría.

18

Como la reunión se prolongara más tiempo, el rey mandó llamar a Hermón y le preguntó con amargas amenazas por qué causa se había dejado sobrevivir a los judíos ese día.

19

Al indicarle aquél que de noche había revocado la orden, y ante la ratificación del hecho por sus amigos,

20

con una crueldad peor que la de Fálaris afirmó que podían agradecérselo al sueño de aquel día. Añadió entonces: —Mañana, sin dilación, prepara del mismo modo a los elefantes para el exterminio de esos criminales judíos.

21

Los presentes, al unísono, aprobaron con agrado y regocijo las palabras del rey, y cada cual se fue a su propia casa.

22

Y no dedicaron al sueño el tiempo de la noche, sino a inventar todo género de escarnio contra los que estaban aparentemente en una situación desesperada.

23  

Cuando cantó el gallo de madrugada, Hermón aparejó las fieras y las puso en marcha por el gran atrio.

24

La muchedumbre de la ciudad estaba reunida esperando el alba con impaciencia para contemplar el lamentabilísimo espectáculo.

25

Los judíos que arrastraban su espíritu todavía, por breve tiempo, entre súplicas y lágrimas, alzaban las manos al cielo entre cánticos lastimeros y pedían al Dios supremo que otra vez les prestara rápidamente su ayuda.

26

Aún no se extendían los rayos del sol cuando se presentó Hermón, mientras el rey estaba recibiendo a sus amigos. El naire les rogaba que salieran, indicando que el deseo real estaba presto a cumplirse.

27

El monarca, al percatarse, se mostró sorprendido por la inusitada invitación a salir y, dominado por una ignorancia total, preguntó: —¿Por qué motivo se ejecuta este asunto con tanta prisa?

28

Así se manifestaba el poder de Dios, Señor de todo, que había inducido en la mente el olvido de lo que antes había planeado.

29

Hermón y todos sus amigos le indicaron: —Las fieras y el ejército están dispuestos, rey, según tu inmutable propósito.

30

Ante estas palabras, lleno de una profunda irritación, porque la providencia de Dios había disipado por completo su pensamiento sobre los judíos, fijando en ellos una mirada amenazadora, les dijo:

31

—Cuantos estáis aquí presentes, padres e hijos, seríais abundante festín para las fieras salvajes en lugar de los judíos, súbditos para mí irreprochables que han demostrado a mis antecesores una lealtad absolutamente firme.

32

Y para Hermón añadió: —A no ser por el afecto propio de nuestra común infancia y de tu servicio, perderías la vida en lugar de ésos.

33

De este modo Hermón sufrió el peligro de una inesperada amenaza, y se le demudó el rostro y el color.

34

Los amigos del rey, marchándose con cara hosca de uno en uno, disolvieron a la muchedumbre, yéndose cada uno a su propia ocupación.

35

Los judíos, cuando oyeron las nuevas procedentes del rey, alabaron al Señor, Dios preclaro y Rey de reyes, porque habían obtenido también ayuda de él.

36

Según su costumbre, el rey, cuando estuvo preparado el banquete, animó a sus invitados a dedicarse al goce.

37

Luego, tras llamar a Hermón, le dijo amenazadoramente: —¿Cuántas veces es preciso darte una orden sobre los mismos asuntos, desdichado?

38

Dispón para mañana los elefantes para eliminar a los judíos.

39

Pero los parientes que le acompañaban, extrañados de la inestabilidad de su intención, alegaron:

40

—¡Oh rey! ¿Hasta cuándo nos vas a estar sometiendo a prueba tan sin razón, dando ya por tercera vez la orden de eliminarlos y anulando de nuevo, por un cambio de parecer, tu decreto cuando está a punto de ser ejecutado?

41

Por ello la ciudad está inquieta ante la espera, se producen continuos tumultos y ha corrido incluso el riesgo de ser saqueada muchas veces.

42

Ante estas palabras, el rey, en todo como un Fálaris, lleno de insensatez y sin tener en cuenta en absoluto los cambios que se produjeron en su alma en el asunto de los judíos, pronunció firmemente el más incumplido juramento: los enviaría sin demora al Hades, torturados por rodillas y pies de fieras;

43

después de invadir Judea, la arrasaría inmediatamente a hierro y fuego; el templo, al que se nos negaba el acceso, lo derribaría por el fuego y lo dejaría desierto para siempre con la rapidez de los que allí hacen sacrificios.

44

Entonces se retiraron llenos de alegría sus parientes y amigos, disponiendo confiadamente el ejército en los puntos estratégicos de la ciudad para su vigilancia.

45

El naire, que había llevado las fieras a un estado, por así decir, de enloquecimiento mediante las más fragantes pociones de vino mezclado con mirra, las adornó con terribles arneses.

46

Cuando, ya al alba, quedó llena la ciudad de multitudes incontables que se dirigían hacia el hipódromo, entró en la corte e instó al rey a ejecutar lo proyectado.

47

El monarca, llenando con el terrible peso de una ira incontenible su impío corazón, partió porque quería contemplar intrépidamente, con sus propios ojos, la penosa y desdichada destrucción de los antes aludidos.

48

Los judíos al ver el polvo levantado por los elefantes que salían, al ejército armado que los seguía y el movimiento de la multitud y al oír el retumbante tumulto,

49

creyeron que aquel era el último momento de su vida, el fin de la más desdichada espera. Entregándose al lamento y al llanto, se besaban unos a otros abrazando a sus parientes y arrojándose a sus cuellos, padres con hijos y madres con hijas, mientras otras daban el pecho a criaturas recién nacidas que mamaban por última vez.

50

Pero, considerando también las celestiales manifestaciones de ayuda que se habían producido ante ellos, se arrojaron al unísono de bruces y, apartando a las criaturas de los pechos,

51-

alzaron su voz con fuerza al Señor de todo poder, suplicándole que se manifestara y apiadara de ellos, situados ya ante las puertas del Hades.

6

1

Un tal Eleazar, varón notable entre los sacerdotes del país, que había alcanzado ya la vejez y estaba adornado de toda clase de virtudes, después de calmar a su alrededor las invocaciones de los más ancianos, elevó al Dios santo esta súplica:

2

—¡Muy poderoso Rey, supremo Dios todopoderoso, que gobiernas la creación entera con sentimientos compasivos,

3

mira la simiente de Abrahán; los hijos del santo Jacob, tu pueblo santificado, que injustamente perece como extraño en tierra extraña, Padre!

4

Tú, que al faraón con su multitud de carros, antiguo señor de este Egipto, varón altivo en su ilícita osadía y grandilocuente lengua, hiciste perecer ahogado junto con su arrogante ejército, haciendo así aparecer un rayo de gracia para el linaje de Israel.

  5

Tú, que a Senaquerib, exultante por sus innumerables ejércitos, severo rey de los asirios, cuando ya tenía sometida por las armas a toda la tierra y había venido contra tu sagrada ciudad profiriendo graves palabras en su arrogante osadía, tú, Señor, lo despedazaste, mostrando claramente a muchos pueblos tu poder.

6

Tú, que a los tres amigos que voluntariamente entregaron la vida al fuego por no servir a falsos dioses, enfriaste el horno ardiente, los libraste indemnes hasta el último cabello y enviaste una llamarada a todos sus enemigos.

7

Tú, que a Daniel, arrojado bajo tierra a los leones por envidiosas calumnias, como pasto de fieras, lo sacaste ileso a la luz,

8

y después de permitir que Jonás se consumiese en el vientre del monstruo criado en el fondo del mar, lo volviste a mostrar indemne a todos los de su casa, Padre.

9

Ahora, ¡oh aborrecedor de la insolencia, ¡misericordioso protector de todo!, manifiéstate rápidamente como protector del linaje de Israel, objeto de insolencia por obra de abominables gentes carentes de ley.

10

Si nuestra vida ha incurrido en actos de impiedad durante nuestra estancia en tierra extranjera, después de librarnos de manos enemigas, destrúyenos con la muerte que prefieras.

11

Que no lancen vanas imprecaciones los mentecatos sobre la destrucción de tus amados diciendo: «Su Dios ni siquiera los libró».

12

¡Tú, que tienes toda fuerza y poder entero, Eterno, míranos ahora! ¡Ten misericordia de nosotros, a quienes la irracional insolencia de unos criminales priva de la vida a modo de traidores!

13

¡Que teman hoy los gentiles tu poder invencible, tú, venerable, que posees poder para salvar la raza de Jacob!

14

Te suplica a ti la entera multitud de criaturas y sus padres entre lágrimas.

15

Muéstrese a todas las gentes que estás con nosotros, Señor, y no apartes de nosotros tu rostro, sino que, tal como prometiste —«cuando estaban en el país de sus enemigos, no les olvidé»—, cúmplelo ahora, Señor!

16

En el instante en que Eleazar terminó su oración, el rey, en compañía de las fieras y de toda la insolencia de su ejército, llegó al hipódromo.

17

Los judíos, al verlo, elevaron al cielo un clamor tan inmenso que el eco de las cercanas gradas produjo en el ejército un incoercible terror.

18

Entonces, el muy glorioso, omnipotente y verdadero Dios, mostrando su sagrado rostro, abrió las celestiales puertas, de las cuales descendieron dos gloriosos ángeles de terrible aspecto, visibles a todos salvo a los judíos.

19

Se pusieron enfrente y llenaron de confusión y cobardía al ejército de los adversarios y lo ataron con inamovibles grillos.

20

Un temor helado se apoderó del cuerpo del rey, y el olvido dominó su severa osadía.

21

Los ángeles pusieron en fuga a las fieras dirigiéndolas contra las fuerzas de retaguardia, a las que pisoteaban y destruían.

22

La ira del rey se trocó en llanto y lágrimas por lo que antes había planeado.

.23

Al oír el griterío, y viendo a todos de bruces aguardando la destrucción, rompió a llorar, mientras lanzaba con ira estos reproches a sus amigos:

24

—Cometéis traición, sobrepasáis a los tiranos en crueldad e intentáis que yo, vuestro benefactor, deponga ya el poder y el espíritu ideando en secreto planes que perjudican a la monarquía.

25

26

¿Quién colmó de injurias tan ilícitamente a quienes, de entre todas las razas, han sobresalido desde un principio por su benevolencia hacia nosotros y han aceptado muchas veces los peores peligros humanos?

27

¡Desatad, arrancad las injustas cadenas! ¡Enviadlos en paz a sus ocupaciones tras haberos disculpado por lo hecho anteriormente!

28

¡Liberad a los hijos del Todopoderoso y Dios vivo que desde nuestros antepasados hasta hoy ha proporcionado a nuestro Estado una estabilidad inalterable y gloriosa!

29

Tales palabras pronunció el rey. Los judíos, que habían sido librados en un instante, alababan a su salvador, Dios santo, recién escapados a la muerte.

30

El rey se retiró a la ciudad, llamó al tesorero y le ordenó que durante siete días regalara a los judíos con vino y demás cosas adecuadas a una fiesta, con la intención de que celebraran una fiesta de salvación, plena de regocijo, en el mismo lugar donde creyeron que sufrirían la destrucción.

31

Entonces, los que antes eran dignos de insultos y estaban cerca del Hades, más aún, los que habían dado un paso dentro de él, en lugar de una amarga y lamentable muerte, repartían por grupos las copas, llenos de alegría, reunidos en un banquete en el mismo lugar destinado para su caída y tumba.

32

Y tras interrumpir su dolorosa endecha de trenos, reanudaron el himno de sus padres en alabanza del Dios salvador y milagroso, y deponiendo toda queja y lamento organizaron coros en señal de pacífico regocijo.

33

También el rey, celebrando con este motivo un gran banquete, daba gracias continuamente al cielo con sentidas palabras por su inesperada salvación.

34

Los que antes daban a los judíos por muertos y pasto de las aves, los que habían realizado su censo con alegría, rompieron a sollozar por haberse cubierto de vergüenza ellos mismos y haber sido apagado ignominiosamente su ardiente atrevimiento.

35

Los judíos, según hemos dicho antes, después de organizar el antedicho coro, disfrutaban de un festín entre alegres salmos de acción de gracias.

36

Promulgaron una ley pública sobre este suceso para toda la colonia, estableciendo para las generaciones sucesivas que celebraran los antedichos días como festivos no por embriaguez y gula, sino para conmemorar la salvación obtenida de Dios.

37

Luego solicitaron al rey su venia para regresar a sus casas.

38

Los censaron durante cuarenta días, desde el día veinticinco de Pacón hasta el tres de Epifi; organizaron su destrucción en tres días, desde el cinco de Epifi hasta el siete,

39

tras los cuales el Señor de todas las cosas, manifestando gloriosamente su misericordia, los libró a todos a la vez.

40

Festejaron, regalados en todo por el rey, hasta el día catorce, en el que formularon la solicitud de despedida.

41

Al concedérsela el rey les entregó para los gobernadores de la ciudad la siguiente carta, que expresaba su magnánimo propósito.

7

1

«El rey Tolomeo Filópator a los gobernadores de Egipto y a todos los virreyes, alegría y salud.

2

Nosotros y nuestros hijos gozamos de buena salud, y el Dios grande orienta convenientemente nuestros asuntos como deseamos.

3

Algunos amigos, con maligna insistencia, nos lograron persuadir para castigar a los judíos del reino, una vez reunidos en un grupo, con desusados castigos de desertores,

4

aduciendo que, sin ese castigo, nunca se consolidaría nuestro Estado, por la hostilidad contra todas las naciones que manifiestan éstos.

7  5

Ellos los hicieron venir a golpes cargados de cadenas, como esclavos, más aún, como traidores, sin juicio ni investigación alguna, e intentaron destruirlos con una crueldad más feroz que la acostumbrada entre los escitas.

6

Pero, después de amonestarles con gran dureza, nos, en atención a la clemencia que ostentamos para con todos los hombres haciéndoles gracia de la vida, sabedores de que el Dios celestial les había protegido con firmeza, como un padre a sus hijos, en calidad de aliado perenne,

7

y habiendo considerado la firme benevolencia, digna de de un amigo, que tienen para nosotros y nuestros antecesores, les hemos absuelto en justicia de toda acusación

8

y hemos ordenado que cada uno vuelva a su casa, ya que nadie en ningún lugar les causará el menor daño, ni los injuriará por lo que, sin razón, ha ocurrido.

9

Sabed, pues, que si urdiéramos cualquier mal contra ellos o les molestáramos lo más mínimo, no un hombre, sino el Señor de todo poder, el Dios supremo, será ineludiblemente por siempre nuestro enemigo para castigar nuestros actos. Salud».

10

Tras recibir esta carta, no se apresuraron a preparar una partida inmediata, sino que pidieron al rey que los de raza judía que habían hecho libremente defección al santo Dios y a su ley recibieran el debido castigo de sus manos.

11

Adujeron que quienes por su vientre habían transgredido los mandatos de Dios jamás serían fieles a los intereses del rey.

12

El monarca aceptó la razón de sus palabras y, dándoles permiso, les concedió inmunidad total para que acabaran con los transgresores de la ley de Dios en todos sus dominios, con libertad y sin ninguna supervisión ni permiso real.

13

Entonces, ensalzándole como era debido, los sacerdotes y todo el pueblo marcharon entonando el aleluya con alegría.

14

De esta forma castigaron a cuantos impuros de su misma raza encontraban en su camino, dándoles una muerte ejemplar.

15

Mataron cerca de trescientos hombres aquel día, en el que también celebraron con alegría una fiesta por haber sometido a los sacrílegos.

16

Los judíos, que en su día habían perseverado en su fidelidad a Dios hasta la muerte, en posesión ya del pleno disfrute de la liberación, marcharon de la ciudad coronados de flores fragantes y, en medio de gritos de fiesta con melodiosos himnos de alabanza, daban gracias al Dios de sus padres, eterno salvador de Israel.

17

Llegaron a Tolemaida —la llamada Rodófora por la índole del lugar—, donde les aguardaba la flota, que esperó por ellos, por propia decisión, durante siete días.

18

Celebraron allí una fiesta de salvación, ya que el rey había provisto a cada uno magnánimamente de todo hasta que llegaran a su propia casa.

19

En aquel lugar, en paz, con las adecuadas acciones de gracias, establecieron igualmente que esos días los celebrarían como festivos durante el tiempo de su permanencia en el país.

20

Dedicaron a ellos una estela y erigieron en el solar del banquete un lugar de oración. Luego partieron indemnes, cada cual a su casa, libres, muy alegres, por río, mar y tierra, salvados por la orden del rey,

21

en posesión de un poder a los ojos de sus enemigos mayor que el anterior, acampañados de gloria y temor, al no haber sido privados en absoluto de sus bienes.

22

Todos volvieron a hacerse cargo de la totalidad de lo suyo, según el catastro, pues los que se habían apoderado de algo lo devolvieron llenos de temor, porque el Dios supremo había llevado a cabo magníficos actos para su salvación.

23

¡Bendito sea el liberador de Israel por los siglos venideros! Amén.

IV  MACABEOS

 

1

1

Como me dispongo a esclarecer una cuestión sumamente filosófica —si la razón piadosa es dueña absoluta de las pasiones—, os aconsejo que prestéis la máxima atención al razonamiento.

2

El asunto, en efecto, no sólo debe conocerlo todo el mundo, sino que, además, incluye un elogio de la mayor virtud. Me refiero a la prudencia.

3

De hecho, la razón parece dominar las pasiones adversas a la templanza, como la glotonería y el deseo,

4

al igual que las que impiden la justicia, como la malevolencia, y también las que obstaculizan la fortaleza, como la cólera, el dolor y el temor.

5

Pero alguien, en un intento de ridiculizar la cuestión, podría preguntar cómo, si la razón domina las pasiones, no es dueña del olvido y la ignorancia.

6

En realidad, la razón no es dueña de sus propias pasiones, sino de las opuestas a la justicia, la fortaleza, la templanza y la prudencia, y de éstas no tanto para suprimirlas cuanto para no ceder ante ellas.

7

Yo podría demostraros, con numerosos ejemplos tomados de aquí y de allá, que la razón piadosa es dueña absoluta de las pasiones.

8

Pero lo demostraré mucho mejor con el ejemplo de la fortaleza de ánimo de quienes murieron por la virtud: Eleazar, los siete hermanos y su madre.

9

Todos ellos, al desdeñar los dolores, incluso hasta la muerte, demostraron que la razón domina las pasiones.

10

Me propongo, pues, elogiar por sus virtudes a los hombres que en este día murieron con su madre en defensa de la nobleza de espíritu. Además, los celebraré por los honores que merecieron.

11

Admirados, a causa de su fortaleza y perseverancia, no sólo por los hombres en general, sino por sus mismos verdugos, promovieron el derrocamiento de la tiranía en nuestra nación al vencer al tirano con su perseverancia, de modo que nuestra patria fue purificada por ellos.

12

Ahora paso a hablar de esto, una vez que he expuesto el argumento general según tengo por costumbre, y luego procederé a narrar su historia, dando gloria al Dios que todo lo sabe.

13

Veamos si la razón es dueña absoluta de las pasiones.

14

Para ello examinaremos qué es la razón y la pasión, cuántas formas de pasión existen y si la razón las domina todas.

15

Razón es el entendimiento que elige con criterio correcto la vida de sabiduría,

16

y sabiduría es el conocimiento de las cosas divinas y humanas y de sus causas:

17

es la educación en la ley, por la que aprendemos, con la debida dignidad, las cosas divinas y, para nuestra utilidad, las humanas.

18

Manifestaciones de la sabiduría son la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza.

19

Pero la más importante de todas es la prudencia, pues a través de ella la razón domina las pasiones.

20

Entre éstas hay dos, el placer y el dolor, que tienen un gran alcance; ambas están enraizadas en la naturaleza humana, tanto en el cuerpo como en el alma.

21

En torno al placer y al dolor, las pasiones tienen numerosas secuelas.

22

Así, al placer lo precede el deseo y lo sigue la satisfacción;

23

al dolor lo precede el miedo y lo sigue la preocupación.

24

Por su parte, la cólera, si se tienen en cuenta los propios sentimientos, es una pasión común al dolor y al placer.

25

En el placer se da también la mala disposición moral, que es, de todas las pasiones, la que mayor número de formas presenta:

26

se manifiesta en el alma como orgullo, ambición, vanidad, rivalidad y envidia;

27

en el cuerpo, como gula, glotonería y voracidad.

28

Por ser el placer y el dolor como dos árboles que crecen en el cuerpo y en el alma, son muchos los retoños de estas pasiones,

29

y la razón, como labrador universal, limpiando cada uno de ellos, podando, sujetando, regando y haciendo que el agua llegue a todas partes, domestica los brotes de las inclinaciones y pasiones.

30

Así, la razón es guía de las virtudes y dueña absoluta de las pasiones. Observad, en primer lugar, cómo la razón es dueña absoluta de las pasiones gracias a la función refrenante de la templanza.

31

Porque la templanza domina los deseos.

32

Unos deseos son psíquicos y otros físicos, pero unos y otros son dominados de hecho por la razón.

33

Cuando apetecemos manjares prohibidos, ¿por qué rechazamos los placeres que derivan de ellos? ¿No es porque la razón puede dominar los apetitos? Yo así lo creo.

34

Según esto, cuando nos apetecen animales acuáticos, aves y cuadrúpedos, nos abstenemos, gracias al imperio de la razón, de todo tipo de alimentos prohibidos por la ley.

35

Las tendencias de los apetitos, doblegadas por la mente sensata, acaban siendo vencidas, y todas las inclinaciones del cuerpo son refrenadas por la razón.

2

1

¿Qué hay de sorprendente en el hecho de reprimir las apetencias del alma a disfrutar de la belleza?

2

Por eso alabamos al virtuoso José: porque venció la concupiscencia con su raciocinio.

3

A pesar de su juventud y de poseer plena capacidad para la unión carnal, reprimió con la razón el aguijón de las pasiones.

4

Pero la razón vence el impulso no sólo del deseo carnal, sino de cualquier otro deseo.

2  5

La ley dice: «No desearás la mujer de tu prójimo ni los bienes ajenos».

6

Y si la ley nos manda no desear, tenemos ahí una prueba decisiva de que la razón puede vencer los deseos como también las pasiones que se oponen a la justicia.

7

¿Cómo alguien inclinado naturalmente a la gula, la glotonería y el vicio de beber puede ser inducido a cambiar sino porque la razón es dueña de las pasiones?

8

De hecho, tan pronto como uno ordena su vida de acuerdo con la ley, si es avaro, violenta su manera de ser, prestando sin interés a los necesitados y cancelando las deudas cada siete años;

9

y si es tacaño, termina vencido por la ley a través de la razón, de modo que se abstiene de espigar sus rastrojos y de rebuscar en sus viñas. También en cuanto a lo demás se puede ver que la razón es dueña de las pasiones.

10

La ley, en efecto, supera el cariño a los padres cuando no se renuncia a la virtud por causa de ellos,

11

está por encima del amor que se tiene a la esposa cuando se la corrige si ella contraviene a la ley,

12

modera el amor a los hijos cuando se los castiga por su maldad

13

y regula el trato con los amigos cuando se censuran sus fechorías.

14

Y no consideréis paradójico el hecho de que la razón sea capaz de vencer la enemistad por medio de la ley cuando uno se abstiene de talar los árboles de sus enemigos, cuando evita que roben la propiedad de sus adversarios o ayuda a levantar lo que se habla caído.

2  15

Es claro también que el dominio de la razón se extiende a las pasiones más fuertes: la ambición, la vanidad, el orgullo, la ostentación y la envidia.

16

La mente sensata rechaza todas esas malas disposiciones del alma, como también la cólera, pues también manda sobre ésta.

17

Cuando Moisés se encolerizó contra Datán y Abirón, no se dejó arrastrar por la cólera, sino que la dominó gracias a la razón.

18

Porque la mente sensata, como he dicho, es capaz de ganar la batalla frente a las pasiones, moderando unas y extirpando otras.

19

¿Por qué, si no, nuestro sapientísimo padre Jacob recrimina a las casas de Simeón y de Leví por haber dado muerte sin razón a la tribu de los siquemitas, y dice: «¡Maldita sea su cólera!»?

20

Si la razón no pudiera dominar la cólera, no habría hablado así.

21

Cuando Dios creó al hombre, le implantó las pasiones e inclinaciones;

22

al mismo tiempo puso la razón como en un trono, para que fuera, a través de los sentidos, una guía sagrada por encima de todo,

23

y le dio una ley gracias a la cual el hombre que se rija por ella reinará sobre un reino sensato, justo, bueno y valiente.

24

De todos modos, alguien podría preguntar cómo, si la razón domina las pasiones, no es dueña del olvido y la ignorancia.

3

1

La cuestión es sumamente ridícula, pues la razón no es dueña de sus propias pasiones, sino de las opuestas [a la justicia, la fortaleza, la templanza y la prudencia, y de éstas no tanto para suprimirlas cuanto para no ceder ante ellas].

2

Así, ninguno de vosotros puede arrancar un deseo, pero la razón puede evitarle ser esclavizado por él.

3

Ninguno de vosotros puede arrancar del alma la cólera,  pero la razón puede calmarla.

4

Ninguno de vosotros puede arrancar una mala disposición, pero la razón puede ayudar en la lucha para no dejarse arrastrar por ella.

5

Porque la razón no extirpa las pasiones, sino que se opone a ellas.

6  

La sed del rey David puede servir de ejemplo para aclarar este punto.

7

David había luchado un día entero contra los enemigos y había matado a muchos de ellos con ayuda de los soldados de nuestro pueblo.

8

Al caer la tarde, muerto de sed y cansancio, fue a la tienda real, en torno a la cual estaba acampado el ejército entero de nuestros antepasados.

9

Todos los demás estaban cenando.

3  10

El rey se hallaba sediento en extremo; pero, aunque había fuentes en abundancia, no podía apagar en ellas su sed.

11

Le inflamaba cada vez más y le consumía hasta locura un deseo irracional de beber el agua que estaba en poder de los enemigos.

12

Como sus guardias personales criticaran el deseo del rey, dos soldados jóvenes y fuertes, al enterarse de tal deseo, se vistieron la armadura, tomaron un recipiente y escalaron las empalizadas de los enemigos.

13

Se deslizaron sin ser descubiertos por los centinelas de las puertas y buscaron por todo el campamento enemigo.

14

Una vez que con su audacia hallaron la fuente, llevaron de ella agua para el rey.

15

Pero él, aunque se consumía de sed, pensó que aquel líquido, comparable a sangre, era un terrible peligro para su alma.

16

Por ello, anteponiendo la razón al deseo, derramó el agua en ofrenda a Dios.

17

En realidad, la mente sensata puede triunfar sobre las pasiones, extinguir las llamas del deseo,

18

sobreponerse a los dolores corporales por fuertes que sean y, gracias a la nobleza de la razón, rechazar la dictadura de las pasiones.

19  

La ocasión nos invita ya a exponer la historia de la razón sensata.

20  

Nuestros padres gozaban de una gran paz gracias a su observancia de la ley y se hallaban en una situación próspera, hasta el punto de que Seleuco Nicanor, el rey de Asia, les había concedido una suma de dinero para el servicio del templo y les había reconocido su constitución.

21

Pero entonces algunos, perturbando la concordia general, nos llevaron a toda suerte de calamidades.

4

1

Un tal Simón estaba enemistado políticamente con Onías, sumo sacerdote vitalicio, hombre noble y honrado. Pese a haberlo calumniado de todas las maneras posibles, no logró desacreditarlo ante el pueblo. De ahí que huyera con el propósito de traicionar a la patria.

2

Así llegó hasta Apolonio, gobernador de Siria, Fenicia y Cilicia, y le dijo:

3

—Fiel a los asuntos del rey, vengo a revelarte que en los tesoros de Jerusalén hay muchos millones de dinero privado que nada tienen que ver con el templo, sino que pertenecen al rey Seleuco.

4

Apolonio, tras informarse del asunto, alabó a Simón por su lealtad al rey y corrió a la corte de Seleuco para manifestarle lo del tesoro.

4  5

Una vez autorizado para tratar la cuestión, marchó rápidamente a nuestra patria con el maldito Simón y un gran ejército.

6

Dijo que estaba allí por mandato del rey para llevarse del tesoro el dinero particular.

7

Nuestro pueblo se indignó ante tal discurso y protestó enérgicamente por considerar indignante que quienes habían confiado su capital al tesoro del templo se vieran privados de él. El hecho es que le impidieron el paso en la medida de lo posible.

8

Pero Apolonio, con amenazas, llegó hasta el templo.

9

En su interior, los sacerdotes, junto con las mujeres y los niños, suplicaban a Dios que protegiera el lugar que iba a ser profanado.

4  10

Pero cuando Apolonio se dirigía con un ejército armado para apoderarse del dinero, aparecieron del cielo ángeles montados a caballo, con armas resplandecientes, y les infundieron un gran temor y temblor.

11

Apolonio cayó medio muerto en el atrio de los gentiles: alzaba las manos al cielo y suplicaba con lágrimas a los hebreos que rezaran por él y propiciaran al ejército celestial.

12

Confesó que había pecado y que merecía incluso la muerte, y prometió que, si salía con vida, celebraría ante todos los hombres la grandeza del lugar sagrado.

13

Movido por estas palabras, el sumo sacerdote Onías, aunque más escrupuloso en otros casos, intercedió por él, no fuera a pensar el rey Seleuco que Apolonio había muerto por una conspiración humana y no por la justicia divina.

14

Liberado así en contra de toda esperanza, Apolonio marchó para contar al rey lo que le había acontecido.

15

A la muerte del rey Seleuco, le sucedió en el poder su hijo, Antíoco Epífanes, hombre terriblemente orgulloso.

16

Destituyó a Onías del sumo sacerdocio y nombró sumo sacerdote a su hermano Jasón,

17

quien se había comprometido a darle, si le concedía el cargo, tres mil seiscientos sesenta talentos anuales.

18

Así, Antíoco entregó a Jasón el sumo sacerdocio y las riendas del gobierno del pueblo.

19

Éste introdujo un nuevo modo de vida en el pueblo y cambió la constitución en contra de todas las leyes.

20

No sólo construyó un gimnasio en la parte alta de nuestra ciudad, sino que suprimió el culto del templo.

21

La divina justicia, irritada, movió a Antíoco a luchar contra ellos.

22

Estaba él en guerra contra Tolomeo en Egipto cuando se enteró de que se había difundido el rumor de su muerte y los habitantes de Jerusalén se habían alegrado sobremanera. Entonces marchó rápidamente contra ellos.

23

Saqueó la ciudad y luego promulgó un decreto condenando a muerte a quienes parecieran conducirse de acuerdo con la ley de sus antepasados.

24

Pero, lejos de suprimir con sus decretos la observancia de la ley por parte del pueblo, vio que sus amenazas y castigos eran inútiles,

25

hasta el punto de que algunas mujeres que habían circuncidado a sus hijos se arrojaban al vacío junto con las criaturas, conscientes de que ésa era la suerte que les esperaba.

26

Dado que sus decretos eran despreciados por el pueblo, él mismo obligaba con tormentos a cada ciudadano a comer alimentos impuros y abjurar del judaísmo.

5

1

El tirano Antíoco estaba celebrando una reunión con sus consejeros en cierto lugar elevado, y sus tropas, armadas, se hallaban en derredor de él.

2

Entonces mandó a los de su guardia que llevaran a los hebreos de uno en uno y les obligaran a comer carne de cerdo y de víctimas ofrecidas a los ídolos,

3

de modo que quienes se negaran a comer alimentos impuros murieran en el tormento de la rueda.

4

Ya habían sido llevados muchos, cuando fue conducido ante Antíoco un hebreo, primero de la multitud, de nombre Eleazar, de familia sacerdotal, experto en el conocimiento de la ley, avanzado en años y conocido por su filosofía entre muchos de los que rodeaban al tirano.

5

Al verlo, Antíoco le dijo:

6  

—Mira, anciano: antes de aplicarte ningún tormento, te aconsejo que comas carne de cerdo y salves tu vida.

7

En realidad respeto tu edad y tus canas, aunque no me pareces filósofo, puesto que tanto tiempo has observado la ley de los judíos.

8

¿Por qué te repugna comer la gustosísima carne de este animal con que la naturaleza nos obsequia?

9

Francamente, es absurdo no disfrutar de los placeres inocentes, e injusto rechazar los dones de la naturaleza.

10

Creo que cometerías una gran insensatez si, en tus desvaríos sobre la verdad, llegaras a despreciarme para tu propio castigo.

11

¿Es que no vas a despertar de tu pretenciosa filosofía? ¿No vas a terminar con tus divagaciones y, adoptando una actitud digna de tu edad, decidirte por la filosofía de lo práctico?

12

¿Te rendirás a mí amistoso consejo y tendrás compasión de tu propia vejez?

13

Piensa que, si hay alguna Potencia atenta a vuestra religión, te perdonaría cualquier transgresión cometida bajo la violencia.

14

Mientras el tirano le instigaba de este modo a comer la carne prohibida por la ley, Eleazar pidió la palabra.

15

Autorizado para hablar, pronunció el siguiente discurso:

16  

—Nosotros, Antíoco, estamos convencidos de que nos regimos por una ley divina y estimamos que no existe necesidad más apremiante que la obediencia a nuestra ley.

17

Por eso creemos que es indigno transgredirla en cualquier caso.

18

Y aunque nuestra ley, como tú supones, no respondiera a la verdad, si nosotros la creemos divina por otra razón, no podemos tampoco renunciar a nuestro criterio sobre la piedad.

19

No pienses, pues, que el comer algo impuro constituye una falta pequeña:

20

tan importante es quebrantar la ley en lo grande como en lo pequeño,

21

porque en ambos casos es igualmente despreciada.

22

Tú te burlas de nuestra filosofía, como si por culpa de ella viviéramos en contra del recto uso de la razón.

23

No; a nosotros nos inculca la templanza, para que venzamos todos los placeres y deseos; nos ejercita en la fortaleza, para que soportemos el dolor con facilidad;

24

nos educa en la justicia, para que en todas nuestras disposiciones de ánimo actuemos con equidad; nos instruye en la piedad, para que adoremos profundamente al único Dios que existe.

25

Por eso no comemos nada impuro: porque la ley ha sido establecida por Dios y sabemos que el Creador del mundo, al dar la ley, tiene en cuenta nuestra naturaleza.

26

Nos ha mandado comer lo que es conveniente para nuestras almas y nos ha prohibido comer ciertos alimentos, porque son inconvenientes.

27

Es un abuso que nos fuerces no sólo a transgredir la ley, sino a comer de tal manera que puedas burlarte cuando comamos lo que tanto aborrecemos.

28

Pero conmigo no vas a tener el placer de esa burla:

29

no violaré los sagrados juramentos que mis antepasados hicieron de guardar la ley,

30

ni aunque me sacaras los ojos y me abrasaras las entrañas.

31

No soy tan viejo ni tan poco hombre como para no poder rejuvenecer mi razón por medio de la piedad.

32

Prepara, pues, las ruedas del tormento y atiza el fuego con más intensidad.

33

No me compadeceré de mi vejez hasta el punto de quebrantar la ley de mis padres.

34

¡No te traicionaré, ley educadora! ¡No huiré de ti, amada fortaleza!

35

¡No te deshonraré, razón amante de la sabiduría! ¡No te negaré, venerable sacerdocio y ciencia de la ley!

36

¡No mancharás, boca mía, mi venerable ancianidad ni toda una vida consagrada a la ley!

37

Mis antepasados me recibirán puro, sin temor a tus coacciones de muerte.

38

Reserva tu tiranía para los impíos, que en mis convicciones sobre la piedad no vas a dominar ni con palabras ni con obras.

6

1

Tras esta respuesta de Eleazar a las exhortaciones del tirano, los guardias lo arrastraron cruelmente al lugar de los tormentos.

2

Comenzaron por desnudar al anciano, el cual quedó engalanado con la hermosura de la piedad.

3

Le ataron luego los brazos por uno y otro lado y lo azotaron con látigos,

4

mientras un heraldo gritaba ante él: —¡Obedece las órdenes del rey!

6  5

Pero Eleazar, magnánimo y noble como realmente era, no cambió de actitud, como si fuera torturado en sueños.

6

Con los ojos clavados en el cielo, el anciano fue desgarrado en sus carnes con los látigos.

7

Bañado en sangre, con los costados convertidos en una llaga, cuando su cuerpo ya no pudo soportar los dolores, cayó al suelo; pero su razón permanecía firme e inquebrantable.

8

Cada vez que caía, uno de los sayones se lanzaba sobre él y le daba patadas en los costados para que se levantase.

9

El anciano se sobrepuso a los dolores, despreció la violencia, aguantó las vejaciones

10

y, batiéndose como un bravo atleta, venció a sus verdugos.

11

Con el rostro bañado en sudor y jadeando intensamente, su nobleza de espíritu suscitó la admiración de los mismos que lo atormentaban.

12  

Así, compadecidos de su ancianidad,

13

emocionados por su actitud y admirados de su fortaleza, algunos cortesanos del rey se le acercaron y le dijeron:

14

—Eleazar, ¿por qué te destruyes absurdamente con estos sufrimientos?

15

Vamos a traerte alimentos cocidos. Tú simulas probar el cerdo y así te salvas.

16

Pero Eleazar, como si ese consejo hubiera aumentado su tortura, exclamó:

17

—No somos tan necios los hijos de Abrahán como para representar, por flaqueza de espíritu, una comedia indigna de nosotros.

18

Sería absurdo que, tras haber vivido hasta la vejez para la verdad y haber conservado fielmente la reputación en esto, ahora cambiáramos de actitud

19

y nos convirtiéramos en un modelo de impiedad para los jóvenes, hasta el punto de animarlos a comer carne impura.

20

Sería vergonzoso que viviéramos un poco más a costa de que todos se burlasen por nuestro apocamiento

21

y, despreciados por el tirano como faltos de hombría, dejásemos de defender nuestra ley divina hasta la muerte.

22

¡Ánimo, hijos de Abrahán!, morid noblemente por la piedad.

23

Y vosotros, esbirros del tirano, ¿a qué aguardáis?

24

Al verlo tan arrogante frente a los tormentos y tan inmutable ante la piedad de la gente, lo condujeron al fuego.

25

Lo arrojaron allá, quemándolo con refinados instrumentos de tortura, y le vertieron un líquido fétido en las fosas nasales.

26

Pero él, abrasado ya hasta los huesos y a punto de morir, elevó los ojos a Dios y dijo:

27

—Tú sabes, Dios, que habría podido salvarme, pero muero en estos tormentos de fuego a causa de la ley.

28

Ten misericordia de tu pueblo y acepta nuestra muerte como satisfacción por ellos.

29

Haz que mi sangre los purifique y recibe mi alma como rescate por ellos.

30

Con estas palabras, el santo varón murió noblemente en medio de los tormentos. Por causa de la ley resistió con la razón hasta las últimas torturas.

31  

Está, pues, fuera de discusión que la razón piadosa es dueña de las pasiones.

32

Si las pasiones hubieran dominado a la razón, nos habríamos rendido ante el testimonio de su superioridad.

33

Ahora bien, como la razón venció a las pasiones, le atribuimos lógicamente el poder de dominarlas.

34

Y es justo reconocer que la superioridad está de parte de la razón, puesto que domina los dolores que proceden de fuera.

35

Sería ridículo (…). Y no sólo demuestro la superioridad de la razón sobre los dolores, sino también sobre los placeres, ante los cuales tampoco se rinde.

7

1  

Como excelente piloto, la razón de nuestro padre Eleazar guió la nave de la piedad por el mar de las pasiones.

2

Aunque zarandeado por las amenazas del tirano y sacudido por el enorme oleaje de las torturas,

3

no desvió en ningún momento el timón de la piedad hasta tocar el puerto de la inmortal victoria.

4

Nunca una ciudad, por fortificada que estuviera con múltiples artefactos, resistió tanto como aquel santo, que, torturado en su alma bendita con golpes, ultrajes y fuego, venció a los asaltantes por medio de la razón piadosa, que lo cubría como un escudo.

5

Porque nuestro padre Eleazar, manteniendo su pensamiento firme como la roca que se asoma al mar, rompió las embravecidas olas de las pasiones.

6

¡Oh sacerdote digno de tu sacerdocio! No mancillaste tus santos dientes ni ensuciaste con carne impura tu vientre, que se alimentó de temor de Dios y pureza.

7

¡Oh confesor de la ley y filósofo de la vida divina!

8

Eso es lo que deberían hacer quienes tienen por oficio servir a la ley: defenderla hasta la muerte con el escudo de su propia sangre y su noble sudor contra las pasiones.

9

Tú, padre, con tu perseverancia gloriosa ratificaste nuestra fidelidad a la ley; con tus dignas palabras no desmentiste nuestras santas costumbres; con tus hechos corroboraste las palabras de filosofía.

10

¡Oh anciano más fuerte que los tormentos! ¡Noble viejo más vigoroso que el fuego! ¡Rey máximo sobre las pasiones, Eleazar!

11

Así como nuestro padre Aarón, armado con el incensario, corrió a través de la multitud y venció al ángel de fuego,

12

así también Eleazar, descendiente de Aarón, permaneció firme en su razón al ser consumido por el fuego.

13

Pero lo más admirable es que, anciano como era, con los tendones de su cuerpo ya debilitados, flojos los músculos y agotados los nervios, se rejuveneció

14

en su espíritu por medio de la razón: con una razón digna de Isaac redujo a impotencia la tortura de múltiples cabezas.

15

¡Oh bendita ancianidad, venerable canicie, vida consagrada a la ley, que el sello indiscutible de la muerte llevó a plena realización!

16

No cabe duda de que, si un anciano despreció los tormentos hasta la muerte por causa de la piedad, la razón piadosa es capaz de dominar las pasiones.

17

Pero alguien podría decir que no todos son dueños de las pasiones, pues no todos poseen una razón sensata.

18

Sin embargo, quienes se centran de todo corazón en la piedad son los únicos que pueden vencer las pasiones de la carne,

19

seguros de que en Dios no mueren, como no murieron nuestros patriarcas Abrahán, Isaac y Jacob, sino que viven en Dios.

20

Luego no es contradictorio que algunos aparezcan dominados por las pasiones debido a la debilidad de su razón.

21

¿Qué filósofo, en efecto, que siga con absoluta fidelidad la norma de la filosofía, que crea en Dios

22

y considere una bendición sobreponerse a todo dolor por causa de la virtud, no vencerá sus pasiones por causa de la piedad?

23

Sólo el hombre sabio es señor de sus pasiones.

8

1

Así se explica que algunos jóvenes, dedicados a la filosofía de la piedad, superaran las más tremendas torturas.

2

El tirano, evidentemente vencido en su primer intento, al no poder obligar al anciano a comer alimentos impuros, ordenó con brutal cólera que le presentaran algunos jóvenes hebreos: si comían alimento impuro, quedarían inmediatamente en libertad; pero si se resistían, serían sometidos a tormentos aún más crueles.

3

Siguiendo la orden del tirano, le llevaron siete jóvenes en compañía de su anciana madre, todos ellos hermosos, sencillos, nobles y agradables en todos los aspectos.

4

Cuando el tirano los vio formando una especie de coro en torno a su madre, los miró con complacencia e, impresionado por su distinción y nobleza, les sonrió, los llamó a su lado y les dijo:

5  

—Jóvenes, admiro con benevolencia la belleza de cada uno de vosotros y siento aprecio por un grupo tan amplio de hermanos. Por ello os aconsejo que no cometáis la misma locura que el anciano recién torturado. Os invito, por el contrario, a que aceptéis gozar de mi amistad.

6

En mi mano está castigar a los que rechazan mis órdenes como también favorecer a los que se muestran leales.

7

Estad seguros de que ocuparéis cargos de responsabilidad en mi gobierno si renunciáis a la ley ancestral de vuestra constitución.

8

Adoptad el modo de vida griego, cambiad de costumbres y disfrutad de vuestra juventud;

9

porque si me encolerizáis con vuestra desobediencia, me obligaréis a aplicaros terribles castigos y a terminar con cada uno de vosotros mediante torturas.

10

Tened piedad de vosotros mismos. Ved que yo, enemigo de vuestra nación, me compadezco de vuestra juventud y belleza.

11

¿No os dais cuenta de que, si me desobedecéis, vuestra suerte será morir torturados?

12

Dicho esto, mandó que presentaran los instrumentos de tortura para ver si, por miedo, los persuadía a comer alimentos impuros.

13

Los guardias presentaron ruedas, artilugios para desarticular miembros, dislocar articulaciones y machacar huesos, grilletes, calderas, sartenes, empulgueras, manos de hierro, cuñas y atizadores. Entonces el tirano tomó palabra y dijo:

14

—¡Rendíos, muchachos! La justicia que adoráis os perdonará una transgresión cometida por fuerza.

15

Pero ellos, tras oír las seductoras palabras y ver los horribles instrumentos, no sólo no tuvieron miedo, sino que se opusieron con argumentos al tirano y derrotaron su tiranía con la recta razón.

16

Y ahora reflexionemos. Si algunos de ellos hubieran sido pusilánimes y cobardes, ¿qué argumentos habrían utilizado? Probablemente éstos:

17  

—¡Desgraciados e insensatos de nosotros! ¿Vamos a desobedecer a un rey que nos invita y nos trata con deferencia?

18

¿Por qué cifrar nuestra alegría en vanas ilusiones y empeñarnos en una desobediencia que nos llevará a la muerte?

19

¿No nos conviene, hermanos, tener miedo a los tormentos, ponderar las amenazas de las torturas y abandonar esta vanidad y jactancia fatal?

20

Tengamos piedad de nuestra juventud, compadezcamos la ancianidad de nuestra madre.

21

Pensemos que, si desobedecemos, moriremos.

22

La justicia divina nos perdonará que nos rindamos a la coacción del rey.

23

24

No luchemos contra el destino ni nos vanagloriemos de ser torturados.

25

Ni la misma ley nos obliga a morir contra nuestra voluntad, asustados por los instrumentos de tortura.

26

¿Por qué nos invade este espíritu de contradicción y nos complacemos en esta fatal obstinación, cuando podemos vivir en paz obedeciendo al rey?

27

Sin embargo, los jóvenes, a punto de ser torturados, no dijeron ni pensaron nada parecido:

28

despreciaban las pasiones y dominaban el dolor.

29

Por eso, tan pronto como el tirano cesó de aconsejarles que comieran alimentos impuros, todos, animados por un mismo espíritu, dijeron a coro:

9

1

—¿A qué esperas, tirano? Preferimos morir a quebrantar los preceptos de nuestros padres.

2

Nos avergonzaríamos ante nuestros antepasados si no obedeciéramos la ley y el consejo de Moisés.

3

Tú, tirano, nos aconsejas quebrantar la ley. Puesto que nos odias, no nos compadezcas más que nosotros mismos.

4

Creemos que más cruel que la muerte es tu piedad, pues nos ofreces la salvación a cambio de transgredir la ley.

5

Nos quieres asustar amenazándonos con una muerte en medio de torturas, como si nada hubieses aprendido de Eleazar hace unos momentos.

6

Si los ancianos del pueblo hebreo mueren por la piedad sobreponiéndose a los tormentos, con mayor razón moriremos nosotros los jóvenes, que despreciamos tus violentas torturas, sobre las que también triunfó el anciano maestro.

7

¡Adelante, tirano! Pero no pienses que al quitarnos la vida por causa de la piedad, nos haces daño con tus tormentos.

8

Porque nosotros, gracias a este sufrimiento y a nuestra perseverancia, lograremos el premio de la virtud y estaremos junto a Dios, por quien sufrimos.

9

Tú, en cambio, por culpa de nuestro asesinato, sufrirás de manos de la justicia divina el adecuado castigo eterno.

10

Ante estas palabras, el tirano, además de enojarse por su desobediencia, se encolerizó por su ingratitud.

11

Entonces, a una orden del tirano, los verdugos tomaron al mayor de los hermanos, le rasgaron la túnica y le ataron las manos y los brazos por uno y otro lado con cuerdas.

12

Cuando se cansaron de golpearle con los látigos sin conseguir nada, lo colocaron sobre la rueda.

13

Tendido en ella, el noble joven fue descoyuntado.

14

Y cuando ya tenía deshechos todos sus miembros, hizo esta acusación:

15

—¡Tirano abominable, enemigo de la justicia celestial, hombre inhumano! Me torturas no porque yo sea un criminal o un impío, sino porque defiendo la ley de Dios.

16

Los guardias le dijeron: —Consiente en comer y te librarás de las torturas.

17

Pero él replicó: —¡Miserables esbirros! Vuestra rueda no es suficientemente fuerte para estrangular mi razón. Cortadme los miembros, quemadme la carne, dislocadme las articulaciones:

18

en medio de todos esos tormentos os demostraré que los hijos de los hebreos son los únicos invencibles a causa de la virtud.

19

Mientras decía esto, colocaron fuego debajo de él, lo avivaron y tensaron la rueda.

20

Toda la rueda se teñía de sangre, el montón de brasas se apagaba con la sangre que caía, la carne arrancada rodeaba los ejes del instrumento de suplicio.

21

Pero aquel joven magnánimo, digno hijo de Abrahán, con su cuerpo ya casi consumido, no se quejó;

22

por el contrario, como si el fuego lo transformara en un ser incorruptible, soportó noblemente los tormentos.

23

Al fin dijo: —Seguid mi ejemplo, hermanos. No desertéis de mi lucha ni abjuréis de nuestra valerosa fraternidad. Librad una santa y noble batalla en aras de la piedad.

24

Así, la justa providencia que guió a nuestros padres será propicia para nuestro pueblo y castigará al maldito tirano.

25

Con estas palabras, el santo joven entregó su espíritu.

26

Mientras todos admiraban su fortaleza de espíritu, los guardias tomaron al segundo de los hermanos. Se enfundaron las manos de hierro y lo sujetaron con agudos garfios a los instrumentos de tortura y a los grilletes.

27

Antes de martirizarlo, le preguntaron si estaba dispuesto a comer. Al oír su noble resolución,

28

aquellas fieras felinas lo arañaron con las manos de hierro desde la nuca hasta el mentón y le arrancaron toda la carne y la piel de la cabeza. Pero él soportó con entereza el dolor y dijo:

29  

—¡Qué agradable es toda forma de morir a causa de nuestra ancestral piedad! E increpó al tirano:

30

—¿No crees tú, el más cruel entre los tiranos, que estás padeciendo un tormento mayor que el mío al ver cómo tu arrogante y tiránico propósito es vencido por nuestra resistencia a causa de la piedad?

31

Yo soporto el dolor con los placeres que procura la virtud,

32

mientras que tú te atormentas con la jactancia de tu impiedad. No escaparás, tirano abominable, a la justicia de la cólera divina.

10

1

Una vez que éste alcanzó la gloriosa muerte, tomaron al tercero de los hermanos. Muchos le recomendaban insistentemente que probara la carne para salvarse.

2

Pero él exclamó: —¿No sabéis que a mí y a los que han muerto nos engendró el mismo padre, nos dio a luz la misma madre y fuimos educados en las mismas creencias?

3

No reniego de nuestro noble vínculo de fraternidad.

4  [. . .]

Así, pues, si tenéis algún instrumento de tortura, aplicadlo a mi cuerpo, que mi alma, aunque quisierais, no la tocaríais.

5

Ellos, irritados en extremo por la franqueza del joven, le dislocaron las manos y los pies con instrumentos preparados al efecto, le desencajaron y descoyuntaron los miembros.

6

Además, le rompieron los dedos, los brazos, las piernas y los codos.

7

Incapaces de estrangular su espíritu, le arrancaron la piel junto con las puntas de los dedos, le arrancaron el cuero cabelludo

8

y, acto seguido, lo llevaron a la rueda. Sobre ella, con las vértebras desencajadas, vio sus carnes desgarradas y los goterones de sangre que salían de sus entrañas.

9

Y a punto de morir dijo:

10  

—Nosotros, abominable tirano, sufrimos esto por una disciplina y una virtud que son cosa de Dios,

11

pero tú sufrirás tormentos sin fin por tu impiedad y tu crimen.

12

Muerto éste con la misma dignidad que sus hermanos, tomaron al cuarto y le dijeron:

13

—No cometas la misma insensatez que tus hermanos. Obedece al rey y te salvarás.

14

Pero él les respondió: —No podréis aplicarme un fuego tan abrasador que sea capaz de acobardarme.

15

¡Por la bendita muerte de mis hermanos, por el castigo eterno del tirano y por la vida gloriosa de los justos, que no negaré nuestra noble fraternidad!

16

Inventa suplicios, tirano, y con ellos te convencerás de que soy hermano de los que acabas de martirizar.

17

Oyendo esto, Antíoco, sanguinario, asesino y abominable como era, ordenó que le cortaran la lengua.

18

Pero él dijo: —Aunque me prives del órgano de la palabra, Dios escucha también a los mudos.

19

Mira, tengo la lengua preparada. Córtala. Pero no suprimirás con ello la lengua de nuestra razón.

20

Por Dios nos dejamos cortar alegremente los miembros del cuerpo.

21

Pero al punto Dios te perseguirá a ti, pues cortas una lengua que le canta himnos de alabanza.

11

1  

Cuando este hermano murió sometido a torturas, saltó el quinto y dijo:

2

—No pienso suplicarte, tirano, ante el suplicio por causa de la virtud.

3

Por el contrario, he venido voluntariamente para que me mates y así aumentes, con mayores delitos, el castigo que debes pagar a la justicia celestial.

4

¡Enemigo de la virtud y de los hombres! ¿Por qué razón nos maltratas de esta manera?

5

¿Quizá porque adoramos al Creador de todas las cosas y vivimos de acuerdo con su virtuosa ley?

6

Eso es digno de premios y no de tormentos,

[. . .]

suponiendo que sientas aspiraciones humanas y tengas esperanza de salvación ante Dios.

[. . .]

Pero resulta que eres enemigo de Dios y haces la guerra a los que lo adoran.

9

Mientras así hablaba, los guardias lo ataron y lo condujeron a los grilletes,

10

lo sujetaron a ellos por las rodillas, se las fijaron con abrazaderas de hierro, lo retorcieron por la cintura sobre la cuña rodante y, cuando estaba totalmente curvado sobre la rueda como un escorpión, le descoyuntaron los miembros.

11

En tal situación, sin poder apenas respirar y con el cuerpo torturado,

12

exclamó: —Sin querer, tirano, nos haces un gran favor al permitirnos mostrar con estos horribles tormentos nuestra fidelidad a la ley.

13

Muerto éste, tomaron al sexto joven. Cuando el tirano le preguntó si quería comer para salvarse, respondió:

14  

Soy menor que mis hermanos en edad, pero no en criterio.

15

Nacimos y hemos sido educados con un mismo designio, y también hemos de morir por una misma causa.

16

Por tanto, si estás dispuesto a torturar a quienes no comen alimentos impuros, tortúrame.

17

Dicho esto, lo llevaron a la rueda.

18

Una vez tendido cuidadosamente sobre ella, le desencajaron las vértebras y le pusieron fuego por debajo,

19

le aplicaron clavos ardientes a la espalda y, traspasándole los costados, le quemaban también las entrañas.

20

Pero él, en medio de los tormentos, dijo: —¡Oh santo combate! A él hemos sido convocados tantos hermanos para competir en los tormentos por causa de la piedad, pero no hemos sido derrotados.

21

¡Sábete, tirano, que la ciencia de la piedad es invencible!

22

Armado de virtud, también yo moriré con mis hermanos.

23

Y tendrás en mí otro gran vengador contra ti, inventor de torturas y enemigo de los que son piadosos de verdad.

24

Seis jóvenes hemos derrotado tu tiranía.

25

¿No es, en efecto, una derrota tu incapacidad para cambiar nuestro modo de pensar y obligarnos a comer alimento impuro?

26

Tu fuego nos resulta frío, tus grilletes indoloros, tu violencia impotente.

27

Nuestros guardianes nos protegen no ante un tirano, sino ante la ley divina. Por eso es invencible nuestra razón.

12

1  

Cuando éste, arrojado en una caldera, murió con la muerte de los bienaventurados, se presentó el séptimo, el más joven de todos.

2

El tirano, aunque terriblemente molesto por los reproches de los hermanos, tuvo compasión de él, y, al verlo ya atado, mandó que se acercara y trató de convencerlo diciéndole:

3

—Has visto cómo ha terminado la insensatez de tus hermanos: por su desobediencia han muerto entre tormentos.

4

También tú, si desobedeces, serás torturado como un miserable y morirás antes de tiempo.

5

En cambio, si obedeces, serás amigo mío y estarás al frente de los asuntos del reino.

6

Tras darle este consejo, hizo traer a la madre del niño para ver si, por compasión hacia sí misma tras la pérdida de tantos hijos, animaba al superviviente a obedecer y salvarse.

7

Su madre le exhortó en hebreo, como diremos enseguida,

8

y él gritó: —¡Soltadme! Quiero hablar al rey y a todos los amigos que lo acompañan.

9

Encantados con la petición del niño, lo desataron inmediatamente.

10

Pero él corrió hasta el brasero y dijo:

11  

—¡Tirano sacrílego, el más impío de todos los malvados! ¿No comprendes que, mientras recibes de Dios los bienes y la realeza, asesinas a sus siervos y torturas a quienes practican la piedad?

12

Por ello la justicia divina te entregará a un fuego más ardiente y eterno y a unos tormentos que no te abandonarán en toda la eternidad.

13

¿No comprendes, bestia salvaje, que tú, hombre al fin, cortas la lengua a unos hombres sensibles como tú, hechos de los mismos elementos, y los martirizas y torturas de esa manera?

14

Pero los que murieron noblemente cumplieron su piedad para con Dios, mientras que tú lamentarás amargamente haber matado sin causa a los que luchan por la virtud.

15

Por eso —concluyó— estoy dispuesto a morir.

16

No renegaré del testimonio que han dado mis hermanos.

17

Pido al Dios de mis padres que sea propicio a mi pueblo.

18

Y a ti te castigará en esta vida y después de muerto.

19

Tras expresar estos propósitos, se arrojó al brasero y así expiró.

13

1

Si los siete hermanos despreciaron las torturas hasta la muerte, hay que reconocer sin reservas que la razón piadosa es dueña absoluta de las pasiones.

2

Si hubieran cedido a las pasiones y comido alimentos impuros, podríamos decir que fueron vencidos por ellas.

3

Pero no fue así, sino que vencieron las pasiones gracias a la razón, la cual tiene un gran valor a los ojos de Dios.

4

Y no hay que olvidar la supremacía de la reflexión, pues prevalecieron sobre las pasiones y los padecimientos.

13  5

¿Cómo no reconocer el dominio de la recta razón sobre las pasiones en quienes no retrocedieron ante los dolores producidos por el fuego?

6

Así como las torres construidas en los rompeolas rechazan los asaltos del mar y ofrecen refugio tranquilo a quienes entran en el puerto,

7

así también la recta razón de estos jóvenes, como séptuple torre, protegió el puerto de la piedad y venció la intemperancia de las pasiones.

8

Ellos, formando un coro santo de piedad, se animaban diciendo:

9  

—¡Hermanos, muramos fraternalmente por la ley! ¡Imitemos a los tres jóvenes de Siria, que despreciaron un horno semejante!

10

¡No seamos cobardes ante la prueba de nuestra piedad!

11

Y uno decía: —¡Ánimo, hermano! Otro exclamaba: —¡Resiste con nobleza!

12

Otro insistía: —Recordad vuestro linaje: cómo Isaac accedió a ser sacrificado por la mano de su padre a causa de la piedad.

13

Todos ellos, al ver cada uno la serenidad y el gran valor de los otros, se decían entre sí:

—Consagrémonos de todo corazón al Dios que nos ha dado las almas y entreguemos nuestros cuerpos en defensa de la ley.

14

No temamos al que cree matarnos,

15

pues es grande el combate y el peligro del alma que aguarda en el tormento eterno a quienes quebrantan el mandato de Dios.

16

Armémonos con el dominio de las pasiones que nos concede la razón divina.

17

Si así padecemos, nos recibirán Abrahán, Isaac y Jacob, y nos alabarán todos nuestros antepasados.

18

Y cada vez que se llevaban a uno de los hermanos, los supervivientes decían: —¡No nos deshonres, hermano! ¡No traiciones a los que ya han muerto!

19

No desconocéis cómo es el amor fraterno: la divina y omnisciente providencia lo repartió a los hijos a través de los padres y se lo infundió a través del seno materno,

20

donde cada hermano mora un tiempo igual, se forma en ese mismo tiempo, se alimenta de la misma sangre y se anima con la misma alma;

21

viene luego al mundo tras pasar un mismo tiempo y se amamanta de la misma fuente. Por eso se crean lazos fraternales en las almas de los pequeños.

22

Después se unen más estrechamente por el trato común y la convivencia de cada día, por la misma educación y por nuestra práctica de la ley de Dios.

23

Entre los siete hermanos, este fuerte sentimiento del amor fraterno se había hecho aún más fuerte.

24

Educados en la misma ley, ejercitados en las mismas virtudes y formados conjuntamente en una vida de justicia, se amaban mucho más.

25

Su celo común por la nobleza y la bondad aumentaba su mutua concordia,

26

pues la razón junto con la piedad intensificaba su amor fraterno.

27

No obstante, aunque la naturaleza, la convivencia y la práctica de la virtud habían incrementado su amor fraterno, los supervivientes soportaban a causa de la piedad el ver a sus hermanos maltratados y torturados hasta la muerte.

14

1

Incluso los animaban a la tortura, de modo que no sólo despreciaron los padecimientos, sino que superaron las pasiones del amor fraterno.

2  

¡Oh razones que superan a los reyes en realeza y a los hombres libres en libertad!

3

¡Oh santa y armoniosa sinfonía que los siete hermanos interpretaron por causa de la piedad!

4

Ninguno de los siete jóvenes se acobardó ni vaciló ante la muerte,

5

sino que todos se apresuraron a morir en las torturas como si recorrieran el camino que lleva a la inmortalidad.

6

Al igual que las manos y los pies se mueven de acuerdo con las órdenes del alma, así aquellos santos jóvenes, como impulsados por el alma inmortal de la piedad, estuvieron de acuerdo en afrontar la muerte por su causa.

7

¡Oh santa septena de hermanos en armonía! Así como los siete días de la creación del mundo giraban en torno a la hebdómada,

8

así también los jóvenes danzaban en coro en torno a la piedad, olvidando el temor a los tormentos.

9

Nosotros nos estremecemos ahora al escuchar la tribulación de aquellos jóvenes que no sólo vieron y oyeron la inminente amenaza, sino que la padecieron y resistieron con fortaleza los dolores causados por el fuego.

10

¿Hay algo más doloroso que esto? La viva y rápida potencia del fuego destruye al punto los cuerpos.

11

No os sorprendáis de que la razón venciera en estos hombres a las torturas, pues también el temple de una mujer despreció los más diversos padecimientos.

12

En efecto, la madre de los siete jóvenes sufrió las torturas infligidas a cada uno de sus siete hijos.

13

Ved cuántas formas adopta la ternura de una madre: hace girar todo en torno al amor por el fruto de sus entrañas.

14

También los animales irracionales sienten hacia sus crías un amor y apego semejante al de los hombres.

15

Así, entre las aves, las más pacíficas protegen a sus crías haciendo los nidos bajo los aleros de las casas;

16

y las que hacen los nidos e incuban en las cimas de las montañas, en los acantilados de las rocas o en las oquedades de los árboles, impiden el paso a cualquier intruso.

17

Y si no logran impedírselo, vuelan en torno al nido con dolorida ternura, llamando a las crías con su propio lenguaje y les prestan la ayuda que les es posible.

18

Pero ¿qué necesidad tenemos de probar el amor de los animales irracionales hacia sus crías?

19

Las mismas abejas, cuando llega el tiempo de hacer la cera, ahuyentan a los intrusos y atacan, como con un arma de hierro, a los que se acercan a sus crías, a las que defienden hasta la muerte.

20

En cuanto a la madre de aquellos jóvenes cuya alma era semejante a la de Abrahán, el amor filial no la llevó a cambiar de intención.

15

1  

¡Oh razón, dueña de los afectos maternales! ¡Oh piedad, más preciosa para aquella madre que sus propios hijos!

2

La madre, al tener que elegir entre la piedad y la momentánea salvación de sus siete hijos según las promesas del tirano,

3

prefirió la piedad, que salva para la vida eterna según las promesas de Dios.

4

¿Cómo podría yo describir la pasión del amor de los padres hacia los hijos? Nosotros imprimimos en el tierno ser del niño una maravillosa imagen de nuestro cuerpo y de nuestra alma, sobre todo las madres, pues su unión con los hijos es mayor que la de los padres.

5

Cuanto más sensible es el alma de una madre y mayor número de hijos ha tenido, tanto mayor es su amor hacia ellos.

6

Pero, entre todas las madres, la de los siete hijos fue la más amante. Aunque enraizó su cariño hacia ellos en siete embarazos

7

y se vio forzada a amarlos por los muchos dolores de cada uno de los partos,

8

menospreció, por causa del temor de Dios, la salvación momentánea de sus hijos.

9

Añadamos que su amor era todavía más profundo debido a la nobleza y bondad de sus hijos y a la obediencia de los mismos a la ley.

10

Eran, en efecto, justos, comedidos, valientes, magnánimos, amantes los unos de los otros y cariñosos con su madre, hasta el punto de obedecerla en la observancia de los preceptos hasta la muerte.

11

Sin embargo, aunque eran tantos los motivos que inclinaban a esta madre a dejarse llevar de su amor a los hijos, en ningún momento lograron los más diversos tormentos cambiar su modo de pensar.

12

Por el contrario, la madre animaba a cada uno de los hijos y a todos juntos a arrostrar la muerte por causa de la piedad.

13

¡Oh naturaleza santa, amor paterno, afectuosa paternidad educativa, cariño indefectible de las madres!

14

Aquella madre, viendo atormentar y quemar a un hijo tras otro, permaneció inconmovible por causa de la piedad.

15

Vio cómo la carne de sus hijos se consumía por el fuego, cómo los dedos de sus pies y de sus manos se esparcían por el suelo y la carne de la cabeza les caía hasta la barbilla como si fuera una máscara.

16

¡Oh madre, probada hoy por sufrimientos más amargos que los dolores de tus partos!

17

¡Oh única mujer, que has concebido la piedad perfecta!

18

No te hizo cambiar el primogénito al exhalar su espíritu, ni el segundo al contemplarte, desdichada, en medio de los tormentos con ojos de piedad, ni el tercero al entregar su alma.

19

Y no lloraste al ver cómo cada uno, en medio de las torturas, miraba con orgullo su propio suplicio y pronosticaba la muerte con su aliento jadeante.

20

No derramaste una lágrima al ver cómo a tus hijos, uno tras otro, les quemaban las carnes, les cortaban las manos, les desollaban la cabeza, y cómo se amontonaban sus cadáveres y la gente acudía atraída por sus tormentos.

21

Ni las melodías de las sirenas ni los seductores cantos de los cisnes atraen tanto como la voz de unos hijos que llaman a su madre en medio de los tormentos.

22

¡Con cuán grandes tormentos fue atormentada la madre al ser torturados sus hijos con ruedas y hierros candentes!

23

Pero, en medio de las pasiones, la razón piadosa fortaleció su corazón y le hizo olvidar de momento su amor de madre.

24

Aunque vio la destrucción de sus siete hijos entre múltiples torturas, la noble madre las despreció todas a causa de su fe en Dios.

25

En su alma, como en un tribunal, veía terribles consejeros: la naturaleza, el parentesco, el amor maternal y la tortura de los hijos.

26

Pero aquella madre, como si en el caso de sus hijos dispusiera de dos votos, uno de muerte y otro de indulto,

27

no eligió la salvación de sus hijos por un breve tiempo,

28

sino que, como hija de Abrahán, tuvo presente la fortaleza de aquel hombre temeroso de Dios.

29

¡Oh madre de nuestro pueblo, valedora de la ley, defensora de la piedad, vencedora de tu batalla interior!

30

¡Oh mujer más noble que los hombres en fortaleza y más viril que los varones en resistencia!

31

Así como el arca de Noé, llevando el mundo por carga, resistió en el diluvio universal los embates de las olas,

32

así tú, guardiana de la ley, zarandeada por el oleaje de las pasiones y agitada por el huracán de las torturas de tus hijos, soportaste con nobleza las tempestades en favor de la piedad.

16

1

Ahora bien, si una mujer, además de entrada en años y siete veces madre, resistió el espectáculo de unos hijos torturados hasta la muerte, habrá que concluir que la razón piadosa es dueña absoluta de las pasiones.

2

Queda, pues, demostrado que no sólo los hombres superaron las pasiones, sino que también una mujer menospreció las mayores torturas.

3

Ni la fiereza de los leones de Daniel ni la voracidad del horno de Misael eran tan fuertes como el ardor del amor maternal en aquella mujer al ver a sus siete hijos torturados.

4

Pero la madre sofocó tantas y tan grandes pasiones gracias a la razón unida a la piedad.

16  5

Y ahora reflexionad. Si aquella mujer hubiera tenido un alma débil, a pesar de ser madre se habría lamentado por ellos y habría hablado en estos términos:

6  

—¡Triste de mí y mil veces desdichada, que siete hijos traje al mundo y no soy madre de ninguno!

7

¡Inútiles fueron mis siete embarazos, de nada sirvieron mis siete ciclos de diez meses, estériles resultaron mis cuidados, para nada valió que yo amamantara!

8

En vano, hijos, soporté por vosotros los muchos dolores de parto y las graves dificultades de la educación.

9

Hijos míos, unos solteros y otros casados en balde: no veré a vuestros hijos ni tendré la dicha de ser llamada abuela.

10

¡Ay de mí! Con tantos hijos y tan hermosos, estoy viuda y sola en mi llanto.

11

Cuando muera, no habrá un hijo que me entierre.

12  

Pero la santa y piadosa madre no se quejó con ese lamento por ninguno de ellos, ni intentó apartar a ninguno de la muerte, ni se afligió cuando murieron.

13

Al contrario, como si su espíritu fuera de diamante y estuviera dando a luz a sus hijos para la eternidad, les suplicaba y exhortaba a morir por causa de la piedad.

14

¡Oh madre, soldado de Dios por la piedad! Aunque anciana y mujer, con tu fortaleza derrotaste al tirano y en tus hechos y palabras te revelaste más fuerte que un hombre.

15

Cuando fuiste apresada con tus hijos, permaneciste firme viendo cómo torturaban a Eleazar y dijiste a tus hijos en lengua hebrea:

16  

—Hijos míos, el combate es noble. A él habéis sido convocados para dar testimonio de nuestro pueblo. Luchad con ánimo por la ley de nuestros padres.

17

Sería una vergüenza que ese anciano soportara los dolores por causa de la piedad y que

18

Recordad que, si por Dios vinisteis al mundo y gozáis de la vida,

19

por Dios debéis soportar cualquier dolor.

20

También por él nuestro padre Abrahán se apresuró a sacrificar a su hijo Isaac, padre de nuestra nación, y éste no se asustó al ver avanzar hacia sí la mano de su padre.

21

El justo Daniel fue arrojado a los leones; Ananías, Azarías y Misael fueron precipitados en un horno de fuego. Y todos lo soportaron por Dios.

22

Así que vosotros, que tenéis la misma fe en Dios, no os turbéis.

23

Sería absurdo que, conociendo la piedad, no afrontarais los dolores.

24

La madre de los siete exhortaba con estas palabras a cada uno de los hijos y los animaba a morir antes de quebrantar el precepto de Dios.

25

Ellos mismos estaban convencidos de que quienes mueren por Dios viven para Dios, como Abrahán, Isaac, Jacob y todos los patriarcas.

17

1  

Cuentan algunos guardias que, cuando se disponían a sujetar a la mujer para darle muerte, ella misma se lanzó al fuego para que nadie tocara su cuerpo.

2  

¡Oh madre! Con tus siete hijos derrotaste el poder del tirano, anulaste sus malvados designios y demostraste hasta donde llega la nobleza de la fe.

3

Tú, apoyada firmemente sobre tus hijos como un techo sobre sus columnas, resististe sin vacilar la sacudida de los tormentos.

4

¡Ánimo, madre piadosa, pues tienes en Dios la esperanza firme de tu perseverancia!

17  5

La luna con los astros bajo el cielo no tiene tanta majestad como tú: con tu luz iluminaste a tus siete hijos, iguales que estrellas, el camino de la piedad; apareciste preclara ante Dios y te afianzaste en el cielo junto a ellos.

6

Es claro que tu descendencia procedía de nuestro padre Abrahán.

7

Si pudiéramos pintar la historia de tu piedad como en un cuadro, ¿no se estremecerían los espectadores al ver a una madre de siete hijos resistiendo, por causa de la piedad, los más variados tormentos hasta la muerte?

8

Y sobre el sepulcro convendría grabar las siguientes palabras como memorial para nuestro pueblo:

9  

«Aquí yacen un anciano sacerdote, una mujer cargada de años y siete jóvenes, víctimas de la violencia de un tirano que pretendió destruir la nación judía.

10

Ellos vengaron a nuestro pueblo con la mirada puesta en Dios y resistiendo las torturas hasta la muerte».

11  

Realmente libraron un combate divino.

12

El premio lo fijaba la virtud tomando como criterio la perseverancia. El galardón era la incorruptibilidad en una vida perdurable.

13

Eleazar inició el certamen; entró luego en liza la madre de los siete hijos; los hermanos lucharon.

14

El tirano era su adversario; el mundo y la humanidad, sus espectadores.

15

Y venció la piedad, la cual coronó a sus atletas.

16

¿Quiénes no admiraron a estos atletas de la ley divina? ¿Quiénes no se sorprendieron?

17

El mismo tirano y todo el consejo quedaron maravillados de su perseverancia,

18

gracias a la cual están ahora junto al trono divino y viven la bienaventurada eternidad.

19

Dice Moisés: «Todos los santos están bajo tus manos».

20

Y ellos, que se santificaron por causa de Dios, no sólo fueron honrados con tal honor, sino también con el de lograr que los enemigos no dominaran a nuestro pueblo,

21

que el tirano fuera castigado y nuestra patria purificada: sirvieron de rescate por los pecados de nuestro pueblo.

22

Por la sangre de aquellos justos y por su muerte propiciatoria, la divina providencia salvó al antes malvado Israel.

23

El tirano Antíoco, al ver la intrepidez de su virtud y su perseverancia en los tormentos, mandó pregonar tal actitud, para que sirviera de modelo a sus soldados.

24

Así consiguió que éstos se mostraran valerosos e intrépidos en la batalla y el asedio, de modo que despojó y venció a todos sus enemigos.

18

1  

¡Israelitas, vosotros que descendéis de la familia de Abrahán, obedeced esta ley y observad en todo la piedad!

2

Sabéis que la razón piadosa es dueña de las pasiones y de los sufrimientos tanto internos como externos.

3  

Por eso aquéllos, al ofrecer sus cuerpos a los sufrimientos por causa de la piedad, no sólo consiguieron la admiración de los hombres, sino que fueron considerados dignos de una herencia divina.

4

Gracias a ellos, la nación recobró la paz: restablecieron la observancia de la ley en nuestra patria y obligaron a los enemigos a capitular.

5

El tirano Antíoco recibió su merecido en la tierra y el castigo después de la muerte. Cuando fracasó en su intento de doblegar a los habitantes de Jerusalén para que vivieran como extranjeros y abandonaran las costumbres de sus antepasados, dejó la ciudad y emprendió una campaña militar contra los persas.

6  

Esto es lo que la madre de los siete jóvenes, aquella mujer justa, dijo a sus hijos:

7

—Yo fui una joven pura, no traspasé el umbral de la casa paterna, guardé mi cuerpo de mujer.

8

No hubo seductor del desierto, corruptor en el campo, que me mancillara; ni seductor del engaño, serpiente, que ultrajara la pureza de mi virginidad.

9

Viví con mi marido el tiempo de mi plenitud. Cuando estos hijos estaban crecidos, murió su padre. ¡Feliz él, pues vivió con la bendición de los hijos y no sufrió el dolor de su pérdida!

10

Cuando aún estaba con nosotros, os enseñó la ley y los profetas.

11

Nos leía la historia de Abel, asesinado por Caín; la de Isaac, ofrecido en holocausto; la de José, encarcelado.

12

Nos hablaba del celoso Pinjás; os enseñaba la historia de Ananías, Azarías y Misael en el fuego.

13

Alababa a Daniel, arrojado al foso de los leones, y lo declaraba bienaventurado.

14

Os recordaba el pasaje de Isaías, que dice: «Aunque camines por el fuego, la llama no te quemará».

15

Nos cantaba el himno del salmista David: «Muchas son las tribulaciones de los justos».

16

Nos citaba aquel proverbio de Salomón: «Es un árbol de vida para todos los que cumplen su voluntad».

17

Insistía en las palabras de Ezequiel: «¿Revivirán estos huesos secos?».

18

No olvidaba el canto de Moisés que dice:

19  

«Haré morir y daré vida. Esa es vuestra vida y la duración de vuestros días».

20  

Cruel, y a la vez no cruel, fue aquel día: cuando el cruel tirano de los griegos apagó fuego con fuego en sus horribles braseros y, arrastrado por su brutal furor, hizo pasar de los grilletes a los tormentos a los siete hijos de la hija de Abrahán;

21

cuando les perforó las niñas de los ojos, les cortó la lengua y les dio muerte entre múltiples tormentos.

22

Por eso la justicia divina persigue y perseguirá al maldito,

23

mientras que los hijos de Abrahán, junto con su victoriosa madre, están reunidos en el coro de sus padres, pues han recibido de Dios almas puras e inmortales.

24

A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

III  ESDRAS

 

                                                                                    1

1

Celebró Josías la Pascua en Jerusalén para su Señor, sacrificó la Pascua el día catorce del primer mes

2

y puso a los sacerdotes en el templo del Señor, revestidos y por turno diario.

3

Ordenó a los levitas, servidores del templo de Israel, que se santificaran para el Señor en el momento de colocar el Arca santa del Señor en la casa que edificó Salomón, el hijo del rey David. «No debéis llevarla sobre los hombros —decía—.

4

Así que servid al Señor, vuestro Dios, honrad a su pueblo Israel y preparaos por familias y tribus según las instrucciones de David, rey de Israel, y conforme a la grandeza de Salomón, su hijo;

5

colocados en el templo, según la agrupación oficial de vuestra ascendencia de levitas que ministráis ante vuestros hermanos los hijos de Israel;

6

sacrificad ordenadamente la Pascua, preparad los sacrificios para vuestros hermanos y celebrad la Pascua conforme al mandato que dio el Señor a Moisés».

7

Josías entregó al pueblo, que estaba presente, treinta mil corderos y cabritos y tres mil terneros; se lo dio al pueblo, a los sacerdotes y a los levitas de los fondos reales conforme a la promesa dada.

8

Quelcías, Zacarías y Esiel, que estaban al frente del templo, entregaron a los sacerdotes para la Pascua dos mil seiscientas ovejas y trescientos terneros.

9

Jeconías, Samaías y su hermano Natanael, Hasabías, Oquiel y Jorán, todos ellos comandantes, dieron a los levitas para la Pascua cinco mil ovejas y setecientos terneros.

10

Una vez cumplido todo ello como convenía, comparecieron los sacerdotes y los levitas

11

con los ázimos, por tribus

12

y según los oficios de los padres delante del pueblo, para ofrecer al Señor con escrupulosidad, conforme estaba escrito en el libro de Moisés el sacrificio matutino.

13

Asaron a la brasa los corderos pascuales como procedía, hicieron hervir los sacrificios en las marmitas y calderas con un aroma agradable y lo hicieron llegar a toda la gente.

14

A continuación hicieron los preparativos para sí y para sus hermanos los sacerdotes, los hijos de Aarón, puesto que los sacerdotes ofrecían los animales grasos hasta el anochecer, de forma que los levitas hacían los preparativos para sí y para sus hermanos los sacerdotes, hijos de Aarón.

15

Los cantores del templo, hijos de Asaf, estaban en sus puestos según el orden que les había asignado David, y lo mismo Asaf, Zacarías y Edino, representantes del rey, y los porteros cada uno en su portón —ninguno tiene necesidad de abandonar su servicio diario, puesto que sus hermanos los levitas les han preparado la Pascua—.

16

Aquel día se consumó la prescripción del sacrificio del Señor: celebrar la Pascua y ofrecer los sacrificios sobre el altar del Señor conforme al precepto del rey Josías.

17

Los israelitas que estaban presentes en aquel momento celebraron la Pascua y la fiesta de los ázimos durante siete días.

18

No se había celebrado Pascua semejante en Israel desde los tiempos del profeta Samuel,

19

ni ningún rey celebró una Pascua como la que celebró Josías junto con los sacerdotes, los levitas, los judíos y todos los israelitas que tenían su residencia en Jerusalén.

20

Esta Pascua se celebró el año dieciocho del reinado de Josías.

21

Los hechos de Josías fueron rectos a los ojos de su Señor porque era de corazón piadoso.

22

Los acontecimientos de su reinado estén registrados en el pasado, en torno a los que pecaron y fueron más impíos para con el Señor que cualquier otro pueblo y reino, cómo le entristecieron sensiblemente, hasta el punto de que las palabras del Señor se alzaron contra Israel.

23

Por todo este comportamiento de Josías ocurrió que el faraón, rey de Egipto, vino a entablar batalla en Carquemis junto al Eufrates, y Josías salió a su encuentro.

24

El rey de Egipto le despachó un mensaje que decía: «Qué se te ha perdido aquí, rey de Judea?

25

¿Acaso no me ha enviado contra ti el Señor Dios? Porque junto al Eufrates la batalla es mía. En efecto, el Señor está conmigo, está conmigo y me insta. Aléjate y no te opongas al Señor».

26

Pero Josías no se retiró a su carro, sino que se disponía a pelear sin hacer caso de las palabras de Jeremías el profeta, palabras que procedían de la boca del Señor.

27

Así que bajaron los comandantes contra el rey Josías y presentaron batalla contra él en la llanura de Megiddo.

28

El rey dijo a sus escuderos: «Alejadme de la pelea, que me he puesto muy enfermo». Sus escuderos le alejaron inmediatamente de la refriega

29

y subió a su carro de reserva. Retornó a Jerusalén, murió y fue enterrado en el mausoleo familiar.

30

En toda Judea hicieron duelo por Josías, y el profeta Jeremías compuso un treno [lamento fúnebre] a Josías. Los principales, con sus mujeres, lo han llorado hasta este día, pues se había ordenado que así lo hiciera siempre todo el pueblo de Israel.

31

Estas gestas están escritas en el libro de las historias de los reyes de Judea. Y el resumen de la actuación de Josías, de su gloria y de su comprensión de la ley del Señor, sus hechos pasados y presentes están narrados en el libro de los reyes de Israel y de Judá.

32

Los hombres de la nación tomaron a Jeconías, hijo de Josías, de veintitrés años y lo proclamaron rey en lugar de su padre Josías.

33

Reinó tres meses en Juda y Jerusalén; lo destituyó el rey de Egipto para que no reinase en Jerusalén,

34

e impuso a la nación el tributo de cien talentos de plata y un talento de oro.

35

El rey de Egipto proclamó rey de Judea y Jerusalén a su hermano Joaquín [Joacim].

36

Éste metió en prisión a los nobles, pero a su hermano Zarión lo hizo venir de Egipto.

37  

Tenía Joaquín veinte años cuando comenzó a reinar sobre Judea y Jerusalén, e hizo el mal ante el Señor.

38

Pero subió contra él Nabucodonosor, rey de Babilonia, lo prendió con una cadena de bronce y lo deportó a Babilonia.

39

Nabucodonosor cogió también algunos de los vasos sagrados del Señor, se los llevó y los colocó en su templo de Babilonia.

40

En el libro de las Crónicas de los reyes están escritos los desafueros que se cuentan de su impureza e impiedad.

41

En su lugar reinó su hijo Joaquín. Cuando fue proclamado rey tenía dieciocho años.

42

Y reinó tres meses y diez días en Jerusalén e hizo el mal ante el Señor.

43

Un año después, Nabucodonosor envió una expedición y lo trajo a Babilonia, junto con los vasos sagrados del Señor.

44

Y proclamó rey de Judea y Jerusalén a Sedecías, de veintiún años de edad; éste reinó once años.

45

Hizo el mal ante el Señor y no se amilanó frente a las palabras que pronunció Jeremías, el profeta, de parte del Señor.

46

El rey Nabucodonosor le obligó a jurar en nombre del Señor, pero rompió el juramento y se rebeló, endureció su cerviz y su corazón y traspasó las leyes del Señor Dios de Israel.

47

También los jefes del pueblo y de los sacerdotes cometieron más impiedades e injusticias que todas las impurezas de todos los pueblos, y mancillaron el santuario del Señor, santificado en Jerusalén.

48

Y el Dios de sus padres les hizo llegar un mensaje por medio de su mensajero para amonestarles, puesto que les había perdonado a ellos y a su tienda.

49

Pero ellos hicieron burla de sus mensajeros y siempre que hablaba el Señor se mofaban de los profetas que enviaba, hasta el punto de que, irritado contra su pueblo a causa de las impiedades de éste, mandó subir contra ellos a los reyes de los caldeos.

50

Estos pasaron por la espada a sus jóvenes alrededor de su templo santo y no perdonaron ni a virgen, ni a muchacho, ni a viejo, ni a joven; a todos los entregó en sus manos.

51

Cogieron todos los vasos sagrados del Señor, grandes y pequeños, las arcas del Señor y los depósitos reales y se los llevaron a Babilonia.

52

Prendieron fuego a la casa del Señor, echaron abajo los muros de Jerusalén y pusieron fuego en sus torres.

53

Destrozaron por completo todos sus objetos de mayor valor, y a los supervivientes los deportó a Babilonia a golpe de espada.

54

Fueron esclavos suyos y de sus hijos mientras reinaron los persas, para que se cumpliera la palabra del Señor por boca de Jeremías:

55  

«Guardará el sábado durante todo el tiempo que esté devastada hasta que se cumplan los setenta años, hasta que la tierra esté satisfecha con sus sábados».

2

1

El año primero del reinado de Ciro el de los persas, para que se cumpliera la palabra del Señor por boca de Jeremías, suscitó el Señor al espíritu de Ciro, rey de los persas. Y en todo su reino hizo sonar la siguiente proclama acompañada de rescriptos:

2

«Esto dice el rey de los persas Ciro: El Señor de Israel, el Señor altísimo, me ha proclamado rey de la tierra habitada, y me indicó que le construyera una casa en Jerusalén de Judea.

3

Así que si hay alguno de entre vosotros que sea de su nación, que su Señor esté con él, que suba a Jerusalén de Judea y construya la casa del Señor de Israel. Es el Señor que habita en Jerusalén.

4

De modo que, dondequiera que habite cada uno, le ayuden los de su comarca con oro, plata y prestaciones; con caballos, ganado y con las otras ofrendas votivas para el templo del Señor en Jerusalén».

2  5

Los cabezas de familia de las tribus de Judá y Benjamín, los sacerdotes, los levitas y todos aquellos cuyo espíritu suscitó el Señor se dispusieron a subir para construirle la casa de Jerusalén.

6

Sus vecinos ayudaron con toda clase de prestaciones, con plata y oro, caballos, ganado y gran número de ofrendas de muchos cuyo espíritu había sido movido.

7

El rey Ciro sacó los vasos sagrados del Señor que había trasladado Nabucodonosor desde Jerusalén y colocado en su propio santuario idolátrico.

8

Ciro, el rey de los persas, los había vuelto a sacar y se los había dado a Mitrídates su tesorero, y por medio de éste fueron entregados a Sanabasar, gobernador de Judea.

9

Su inventario era: mil copas de libación de oro, veintinueve braseros de plata,

10

sartenes de oro, dos mil trescientos veinte de plata y otros mil enseres,

11

El total de los enseres de oro y plata que fueron trasladados: cinco mil trescientos setenta y nueve. Sanabasar los traslado a Jerusalén junto con los exiliados de Babilonia.

12  

En tiempos de Artajerjes, rey de los persas, Béslemo, Mitrídates, Tabelio, Raumo, Beeltemo y Samseo el escriba, junto con el resto de sus aliados que habitan en Samaria y otras zonas, firmaron la siguiente carta contra los que habitaban en Judea y Jerusalén:

13

«Al señor rey Artajerjes, tus siervos Raumo, el cronista de los sucesos, y Samseo, el escriba, el resto de su consejo y los jueces de Celesiria y Fenicia:

14

que sea consciente el señor rey de que judíos que han subido de vosotros a nosotros, en cuanto llegaron a Jerusalén, están construyendo la ciudad rebelde y perversa, restauran sus plazas y muros y echan los cimientos del templo.

 15

Si esta ciudad se construye y se rematan sus muros no soportarán sus habitantes la paga del tributo, sino que se enfrentarán, incluso, a reyes.

16

Puesto que se pone en marcha la reconstrucción del templo, pensamos que no está bien pasar por alto semejante cosa, sino que debemos dirigirnos al señor rey para que, si te parece, se investigue en los libros de tus antepasados.

17

En los anales encontrarás lo escrito acerca de estos acontecimientos y sabrás que se trata de aquella ciudad rebelde que perturba a reyes y a ciudades. Y los rebeldes judíos, ya desde siempre, organizaron resistencia en ella; por ello hasta la ciudad misma fue asolada.

18

Así que ahora te hacemos saber, señor rey, que si esta ciudad se construye y se restauran sus muros ya no tendrás acceso hacia Celesiria y Fenicia».

19

Entonces el rey, por su parte, respondió con el siguiente escrito: «A Raumo, el cronista de los sucesos, Beeltemo y al escriba Samseo, y a los restantes que se les asociaron y habitan en Samaria, Siria y Fenicia, lo suscrito a continuación:

20  

Leí la carta que me habéis enviado.

21

He ordenado que se hicieran las oportunas investigaciones y se ha comprobado que aquella ciudad, desde tiempo inmemorial, urde hostilidades a los reyes, que sus hombres llevan a cabo sediciones y guerra dentro de ella

22

y que en Jerusalén dominaron reyes poderosos y obstinados que obligaron a pagar tributo a Celesiria y Fenicia.

23

Así que di órdenes de impedir que esos hombres construyan la ciudad

24

y que se ande con cuidado para que no se dé un paso más ni vayan adelante esas obras perversas que intentan perturbar a los reyes».

25

En cuanto se leyeron los escritos de parte del rey Artajerjes, Raumo, el escriba Samseo y sus aliados se trasladaron a toda prisa a Jerusalén con escuadrones a caballo y un gran ejército y comenzaron a poner obstáculos a los constructores.

26

La edificación del templo de Jerusalén se paralizó hasta el año segundo del reinado de Darío, rey de los persas.

3

1

El rey Darío dio una gran recepción a todos los que tenía a su cargo, a todos los familiares, a todos los magnates de Media y Persia,

2

a todos los gobernadores generales, a todos los gobernadores locales dependientes de él desde la India hasta Etiopía en las ciento veintisiete satrapías.

3

Comieron, bebieron y cuando se hartaron se retiraron; el rey Darío, por su parte, se fue a su dormitorio, se durmió y se despertó.

4

Entonces los tres jóvenes guardaespaldas que cuidaban de la persona del rey se dijeron:

5

«Que cada uno de nosotros formule qué es lo más fuerte de todo, y a aquel cuya formulación parezca más acertada le dará el rey Darío grandes regalos y grandes honores triunfales:

6

vestirse de púrpura, beber en vasos de oro, dormir sobre lecho de oro, un carro con riendas de oro, turbante de lino y un collar alrededor del cuello.

7

Y el segundo en sabiduría se sentará junto a Darío y será llamado ‘familar’ de Darío».

8

Inmediatamente escribió cada uno su propuesta, las sellaron y colocaron bajo la almohada del rey Darío y añadieron:

9  

«Cuando despierte el rey, que le den la nota escrita, y al que el rey y sus tres magnates juzguen que tiene la respuesta más certera se le proclamará vencedor conforme a lo escrito».

10

El primero escribió: «Lo más fuerte es el vino»;

.”11

el segundo escribió: «lo más fuerte es el rey»;

12

el tercero escribió: «lo más fuerte son las mujeres, pero por encima de todo triunfa la verdad».

13

Cuando se despertó el rey tomaron la nota escrita, se la dieron y la leyó.

14

Envió mensajeros para que convocaran a todos los magnates de Persia y Media, a los sátrapas, generales, gobernadores locales y prefectos; tomó asiento en su sede judicial y leyó delante de ellos la nota escrita.

15 Y añadió: «Llamad a los muchachos y que hablen públicamente». Se les llamó y entraron.

16

Y les dijeron: «Descubridnos la nota escrita».

17

Comenzó el primero, que había hablado de la fuerza del vino, y dijo:

18  

«Caballeros, ¿de qué manera es el vino lo más fuerte? Hace perder la cabeza de todos los que lo beben.

19

Iguala la mente del rey con la del huérfano, la del siervo con la del libre, la del pobre con la del rico.

20

Todo lo convierte en buen humor y en pozo, no se acuerda de ninguna pena ni de ninguna deuda.

21

Hace ricas a las personas, se olvida del rey y del sátrapa, se expresa por millones.

22

Cuando beben los hombres no se acuerdan de ser amables con los amigos y hermanos, en un santiamén desenvainan los puñales;

23

y cuando se reponen del vino no recuerdan lo que han hecho.

24

Caballeros, ¿no es verdad que el vino es lo más fuerte, puesto que obliga a actuar de ese modo?» Con estas palabras se calló.

4

1

Rompió a hablar el segundo, el que había aludido a la fuerza del rey:

2  

«Caballeros, ¿no es verdad que los más fuertes son los hombres que someten la tierra y el mar y todo cuanto contienen?

3

Pues bien, el rey domina sobre todas las cosas, las tiraniza y le obedecen en todo lo que les diga.

4

Si les ordena hacer la guerra el uno al otro la hacen; si les envía contra los enemigos marchan y ocupan las montañas, muros y torres.

5

Asesinan y son asesinados, pero no quebrantan la palabra del rey; y si salen vencedores todo lo acarrean y entregan al rey, el botín junto con las demás conquistas.

6

Y los que no hacen el servicio militar ni van a la guerra, sino que labran la tierra, cada vez que siembran y hacen la recolección ofrendan parte de ella al rey. Se obligan unos a otros a pagar los tributos al rey,

7

y eso que es uno solo. Si les manda matar, matan; si les manda soltar, sueltan;

8

si les manda golpear, golpean; si manda devastar, devastan; si manda edificar, edifican;

9

si manda arrancar, arrancan; si manda plantar, plantan.

10

Todo su pueblo y sus ejércitos le obedecen.

11

Y mientras tanto él está descansando, come, bebe y duerme. Ellos, por el contrario, lo custodian formando un círculo en torno a él y nadie puede alejarse ni hacer sus cosas. Y a pesar de eso no le desobedecen.

12

Caballeros, ¿cómo no va a ser el rey lo más fuerte de todo, puesto que de tal forma es obedecido?» Y se calló.

13  

El tercero que había aludido a las mujeres y a la verdad, es decir, Zorobabel, inició su discurso:

14  

«Caballeros, ¿no es verdad que es grande el rey, muchos los hombres y que es fuerte el vino? ¿Quién será el que los tiraniza o quién el que los domina? ¿Acaso no son las mujeres?

15

Las mujeres paren al rey y a todo el pueblo que domina el mar y la tierra;

16

de ellas nacen, ellas crían a los que plantan las viñas de las que sale el vino.

17

Ellas hacen los vestidos de los hombres y les dan gloria, y éstos no pueden existir sin las mujeres.

18

Pues por mucho oro y plata y cualquier otro objeto apetecible que reúnan, si ven una sola mujer esbelta y guapa,

19

lo dejan todo y se quedan con la boca abierta por ella. Abren la boca y la contemplan y todos la prefieren al oro, la plata y cualquier objeto apetecible.

20

Abandona el hombre a su propio padre que lo crió, a su propia tierra y se junta a su mujer;

21

con su mujer exhala el último aliento sin acordarse de su padre, ni de su madre, ni de su tierra.

22

Por eso conviene que sepáis que las mujeres os dominan. ¿No os agotáis y cargáis de trabajos para traer y darlo todo a las mujeres?

23

Empuña el hombre su espada y sale a viajar, a piratear y a robar, a navegar por el mar y los ríos;

24

contempla a los leones, camina por la oscuridad y, cuando roba se da a la rapiña, y el despojo lo lleva a su amada.

25

Ama el hombre más a su mujer que a su padre y a su madre.

26

Muchos se trastornaron per las mujeres y por ellas se convirtieron en esclavos.

27

Y muchos perecieron, tropezaron y llegaron a pecar por las mujeres.

28

Pues bien, ¿no os fiáis de mí?, ¿no es grande el rey con su poder?, ¿no se cuidan todas las tierras de no tocarle?

29

Pues le han visto con Apame, su concubina, la hija del admirable Bartaco, sentada a su derecha,

30

quitándole la diadema de su cabeza y poniéndosela a sí misma, mientras que con la mano izquierda le hacía caricias al rey.

31

A todo esto, el rey con la boca abierta la contemplaba y, si le sonreía, sonreía; si se irritaba contra él, la adulaba para que ella a su vez le adulase.

32

Caballeros, ¿cómo no van a ser fuertes las mujeres, puesto que actúan de esa forma?»

33

El rey y sus magnates se miraron unos a otros.

34

Y se puso a hablar de la verdad: «Caballeros, ¿no son fuertes las mujeres? Grande es la tierra y elevado el cielo y rápido el sol en su carrera, puesto que gira en el círculo del cielo y vuelve de nuevo a su lugar en un solo día.

35

¿No es grande el que hace estas cosas? Pues bien, la verdad es más grande y más fuerte que todas ellas.

36

Toda la tierra invoca la verdad y el cielo la bendice; todas las obras se conmueven y tiemblan y con él nada hay injusto.

37

Injusto es el vino, injusto el rey, injustas las mujeres, injustos todos los hombres e injustas todas sus obras y todas las cosas por el estilo; no tienen verdad y perecen en su injusticia.

38

Mas la verdad permanece, siempre es fuerte y vive y domina eternamente.

39

Junto a ella no es posible hacer acepción de personas o admitir privilegios, sino que hace lo que es justo en lugar de todos los males e injusticias. Todos se complacen en sus obras, y en su juicio no hay nada injusto.

40

A ella pertenece la fuerza, el reino, el poder y la grandeza de todos los siglos. Bendito sea el Dios de la verdad».

41

Y dejó de hablar. El pueblo entero levantó la voz y dijo: «Grande es la verdad y lo más fuerte de todo».

42

El rey, por su parte, le indicó: «Pide lo que quieras, incluso por encima de lo que está anotado, y te lo daremos, porque se ha comprobado que eres el más sabio. Te sentarás a mi lado y se te llamará ‘familiar’ mío».

43

Y contestó al rey: «Acuérdate de la plegaria que hiciste de edificar Jerusalén el día en que recibiste tu reino,

44

de devolver todos los enseres tomados de Jerusalén, los que puso aparte Ciro cuando hizo voto de destruir Babilonia y prometió restituirlos allí.

45

Y tú hiciste voto de edificar el templo que habían incendiado los idumeos cuando Judea fue arrasada por los caldeos.

46

Pues bien, esto es lo que te pido y lo que deseo de ti, señor rey, y esto es lo que corresponde a tu grandeza: te suplico que cumplas el voto que por tu boca prometiste hacer al Rey del cielo».

47

El rey Darío se levantó, le besó e hizo que le escribieran las cartas a todos los administradores, gobernadores locales, generales y sátrapas con el fin de que le escoltasen a él y a todos cuantos iban a subir con él para edificar Jerusalén.

48

Y escribió cartas a todos los gobernadores locales en Celesiria y Fenicia y a los del Líbano para que enviasen maderas de cedro desde el Líbano a Jerusalén y edificaran la ciudad junto con él.

49

También escribió a todos los judíos que iban a subir desde su reino a Judea para recuperar su libertad, a todo potentado, sátrapa, gobernador local y administrador con el fin de que no irrumpieran contra sus puertas;

50

y que cualquier comarca que ocuparan no le impusieran tributo y que los idumeos cediesen las aldeas de los judíos que controlaban;

51

que entregaran para la construcción del santuario veinte talentos por año hasta que se edificase,

52

y que se ofrecieran cada día holocaustos sobre el altar, más otros diez talentos por año según el mandato de ofrecer diecisiete.

53

Y que todos los que venían desde Babilonia a fundar la ciudad tuvieran libertad, junto con sus hijos y todos los sacerdotes que volviesen.

54

Puso también por escrito lo del servicio litúrgico y la vestidura sacerdotal con la que celebran el culto.

55

Escribió que los levitas realizaran el servicio litúrgico hasta el día en que se terminase la casa y se edificara Jerusalén.

56

Y escribió que se repartieran lotes de tierra y salarios a todos los que guardaban la ciudad.

57

Envió desde Babilonia todos los enseres que Ciro había puesto aparte; y todo lo que Ciro había mandado hacer también él ordenó que lo hicieran y que se enviara a Jerusalén.

58

En cuanto salió el muchacho levantó la cabeza hacia el cielo de cara a Jerusalén y bendijo al Rey del cielo diciendo:

59

«De ti viene la victoria, de ti la sabiduría, tuya es la gloria y yo soy tu siervo.

60

Bendito eres porque me diste sabiduría, y a ti confieso, Señor de los padres».

61

Cogió las cartas, salió, llegó a Babilonia y lo anunció a todos sus hermanos.

62

Ellos bendijeron al Dios de sus padres porque les había dado licencia y permiso

63

para subir y construir Jerusalén y el templo, que es nombrado por su nombre. Y se pusieron a celebrarlo con músicas y alegría durante siete días.

5

1

A continuación fueron escogidos para retornar los jefes de familia por tribus con sus mujeres, hijos e hijas, esclavos, esclavas y ganados.

2

Darío envió junto con ellos a mil jinetes hasta devolverlos sanos y salvos a Jerusalén entre músicas, tímpanos y flautas.

3

Todos sus hermanos bromeaban e hizo que subieran junto con aquéllos.

4

Y éstos son los nombres de los varones que subieron por familias según su distribución por tribus:

5

los sacerdotes, hijos de Fineés, hijo de Aarón: Josué, hijo de Josedec el de Sareo, y Joaquín, hijo de Zorobabel el de Salatiel de la casa de David, de la familia de Fares y de la tribu de Judá,

6

el que habló sabiamente bajo Darío, el rey de los persas, el año segundo de su reinado, el primero del mes de Nisán.

7

Estos son los judíos que regresaron de la deportación y el exilio, los que había deportado a Babilonia el rey de Babilonia Nabucodonosor

8

y había hecho volver a Jerusalén y al resto de Judea, cada uno a su propia ciudad. Volvieron con Zorobabel y Josué, Nehemías, Zareo, Reseo, Enenio, Mardoqueo, Beelsaro, Asfasaro, Borolías, Raino y Baanas, sus jefes.

9

Inventario de los hombres de la nación y sus jefes: de los hijos de Foros, dos mil ciento setenta y dos;

10

de los hijos de Safat, trescientos setenta y dos; de los hijos de Aree, setecientos cincuenta y seis;

11

hijos de Faatmoab, de los hijos de Josué y Joab, dos mil ochocientos doce;

12

hijos de Olamo, mil doscientos cincuenta y cuatro; hijos de Zato, novecientos cuarenta y cinco; hijos de Corbe, setecientos cinco; hijos de Bani, seiscientos cuarenta y ocho;

13

hijos de Bebe, seiscientos veintitrés; hijos de Asgad, trescientos treinta y dos;

14

hijos de Adonicam, seiscientos sesenta y siete; hijos de Bagoi, dos mil sesenta y siete; hijos de Adino, cuatrocientos cincuenta y cuatro;

15

hijos de Ater, de Ezequías, noventa y dos; hijos de Cilán y Acetas, sesenta y siete; hijos de Azuro, cuatrocientos treinta y dos;

16

hijos de Anías, ciento uno; hijos de Arom, hijos de Base, trescientos veintitrés; hijos de Arifo, ciento doce;

17

hijos de Beteros, tres mil cinco; hijos de Betlomón, ciento veintitrés;

18

los de Nebetas, cincuenta y cinco; los de Enatas, ciento cincuenta y ocho; los de Betasmón, cuarenta y dos;

19

los de Cariatiario, veinticinco; los de Capira y Berot, setecientos cuarenta y tres;

20

los cadiaseos y amideos, cuatrocientos veintidós; los de Cirama y Gabe, seiscientos veintiuno;

21

los de Macalón, ciento veintidós; los de Betolión, cincuenta y dos; los hijos de Nifil, ciento cincuenta y seis;

22

hijos de otro Calamo y Onos, setecientos veinticinco; hijos de Jereco, trescientos cuarenta y cinco;

23

hijos de Sanaás, tres mil trescientos treinta.

24

Los sacerdotes: hijos de Jedo el de Josué, de los hijos de Anasib, novecientos setenta y dos; hijos de Emmero, mil cincuenta y dos;

25

hijos de Fasuro, mil doscientos cuarenta y siete; hijos de Carme, mil diecisiete.

26

Los levitas: hijos de Josué y de Cadmielo Banno y Udío, setenta y cuatro.

27

Los cantores del templo: hijos de Asaf, ciento cuarenta y ocho.

28

Los porteros: hijos de de Salún, hijos de Atar, hijos de Tolmán, hijos de Acub, hijos de Atetá, hijos de Sobí, en total ciento treinta y nueve.

29

Los servidores del templo: hijos de Esaú, hijos de Asefá, hijos de Tabaot, hijos de Ceras, hijos de Suá, hijos de Fadeo, hijos de Labaná, hijos de Agabá,

30  

hijos de Acud, hijos de Utá, hijos de Cetab, hijos de Agabá, hijos de Subai, hijos de Anán, hijos de Catuá, hijos de Guedur;

31

hijos de Jairo, hijos de Desán, hijos de Noebá, hijos de Casebá, hijos de Gacerá, hijos de Ocías, hijos de Finoe, hijos de Asará, hijos de Baste, hijos de Asaná, hijos de Maaní, hijos de Nafisí, hijos de Acuf, hijos de Acibá, hijos de Asur, hijos de Faracín, hijos de Basalot;

32

hijos de Meedá, hijos de Cutá, hijos de Careá, hijos de Bareos, hijos de Serar, hijos de Tomoi, hijos de Nasie, hijos de Atifá.

33  

Hijos de los siervos de Salomón: hijos de Asafiot, hijos de Faridá, hijos de Jeelí, hijos de Lozón, hijos de Guedel, hijos de Safutí;

34

hijos de Atil, hijos de Facaret Sabie, hijos de Sarotié, hijos de Masía, hijos de Ga, hijos de Ados, hijos de Subá, hijos de Aferá, hijos de Barodís, hijos de Safat, hijos de Amón.

35

El total de los servidores del templo y los hijos de los siervos de Salomón, trescientos setenta y dos.

36

Estos fueron los que subieron de Termelés y Telersá con sus jefes Caraat, Adán y Amar.

37

Y no fueron capaces de mostrar cómo procedían de Israel sus tribus y sus familias: hijos de Dalán el hijo de Tubán, hijos de Necodán, seiscientos cincuenta y dos.

38

Y los sacerdotes que reclamaban el sacerdocio y que no estaban registrados: hijos de Obías, hijos de Acós, hijos de Jodós, el que se casó con Auguía de las hijas de Farceleo y que se la llamaba con el nombre de él.

39

Una vez que se buscó la genealogía familiar en el registro y no se encontró, fueron excluidos de ejercer como sacerdotes.

40

Nehemías y Atarías les dijeron que no participaran de las cosas santas hasta que el sumo sacerdote apareciera revestido con la manifestación y la verdad.

41

El total de Israel, desde los doce años, sin contar esclavos y esclavas, ascendía a cuarenta y dos mil trescientos sesenta, y los esclavos y esclavas, siete mil trescientos treinta y siete; los arpistas y salmistas, doscientos cuarenta y cinco;

42

camellos, cuatrocientos treinta y cinco; caballos, siete mil treinta y seis; mulos, doscientos cuarenta y cinco; asnos, cinco mil quinientos veinticinco.

43

Y algunos de los cabezas de familia, al presentarse en el templo del Dios de Jerusalén, rogaron que se levantara la casa sobre el mismo lugar en la medida de las posibilidades,

44

y que se entregara al tesoro sacro de las obras mil minas de oro, cinco mil de plata y cien vestiduras sacerdotales.

45

Se instalaron los sacerdotes, los levitas y algunos del pueblo en Jerusalén y la región; pero los cantores del templo, los porteros y todo Israel, en sus aldeas.

46  

Mas al comenzar el mes séptimo, cuando los hijos de Israel estaban en sus casas, todos a una se concentraron en el ensanche de la primera puerta que mira al Oriente.

47

Ocuparon sus puestos Josué el de Josedec y sus hermanos los sacerdotes y Zorobabel el de Salatiel y sus hermanos y prepararon el altar del Dios de Israel

48

para ofrecer sobre él holocaustos, tal como se indica en el libro de Moisés, el hombre de Dios.

49

Se les unieron algunos de los otros pueblos de la tierra y erigieron el altar en su propio lugar, porque les eran hostiles y les habían dominado todos los pueblos de la tierra. Solían ofrecer sacrificios a su tiempo y los holocaustos matutinos y vespertinos al Señor.

50

Celebraron la fiesta de los Tabernáculos como está ordenado en la ley y sacrificios, a diario, como convenía.

51

Además de esto, hacían constantes ofrendas y los sacrificios de los sábados, lunas nuevas y todas las fiestas santificadas.

52

Todos los que habían hecho una súplica a Dios, a partir de la luna nueva del séptimo mes comenzaron a ofrecer sacrificios a Dios, aunque el templo de Dios aún no había sido construido.

53

Entregaron  plata a los canteros y arquitectos, comidas, bebidas y carros a los sidonios y tirios para que trajeran desde el Líbano maderas de cedro y pusieran barcos hasta el puerto de Jope, conforme a la orden que les escribió Ciro, el rey de los persas.

54

En el año segundo, en el segundo mes, se presentaron en el templo de Dios, en Jerusalén, Zorobabel el de Salatiel y Josué el de Josedec, sus hermanos los sacerdotes, los levitas y todos los que habían regresado desde el exilio a Jerusalén.

55

Pusieron los cimientos del templo de Dios en la luna nueva del segundo mes del año segundo de su regreso a Judea y Jerusalén.

56

Encargaron a los levitas, a partir de los veinte años, de las obras del Señor, y Josué, sus hijos, sus hermanos, y Cadmiel, su hermano, y los hijos de Josué Emadabún y los hijos de Judá el de Iliadún, junto con sus hijos y hermanos y todos los levitas, como un solo hombre, pusieron manos a la obra hasta rematar las obras en la casa del Señor.

57

Los arquitectos construyeron el templo del Señor. Los sacerdotes se pusieron de pie revestidos entre músicas y trompetas de guerra; los levitas hijos de Asaf cantaban himnos al Señor con los címbalos y los bendecían de acuerdo con las prescripciones de David, rey de Israel.

58

Entonaban himnos de reconocimiento al Señor porque su bondad y su gloria permanecen en todo Israel por los siglos.

59

Todo el pueblo tocaba la trompeta y gritaba con gran vocerío alabando al Señor por la erección de la casa del Señor.

60

Y se acercaron con enorme griterío y llanto a la construcción los más viejos de los sacerdotes, levitas y de los cabezas de familia, los que habían contemplado la casa anterior.

61

Y muchos venían con las trompetas y una gran algarabía,

62

de forma que el pueblo no podía oír las trompetas por culpa del llanto de la gente, pues el gentío hacía sonar tan fuerte las trompetas que se oía desde muy lejos.

63

En cuanto lo oyeron los enemigos de la tribu de Judá y Benjamín, acudieron a conocer a qué se debía el toque de las trompetas.

64

Y se percataron de que los exiliados estaban construyendo el templo al Señor Dios de Israel;

65

se acercaron a Zorobabel, Josué y los cabezas de familia y les dijeron: «Construiremos a una con vosotros,

66

porque hemos escuchado las mismas cosas que vosotros de vuestro Señor y le hacemos sacrificios desde los días de Asbasaret, rey de los asirios, que nos deportó aquí».

67

Zorobabel, Josué y los cabezas de familia de Israel les contestaron: «No está bien que edifiquemos vosotros y nosotros la casa al Señor Dios nuestro;

68

nosotros solos la construiremos para el Señor de Israel conforme a lo que nos ordenó Ciro, el rey de los persas».

69

Pero los pueblos de la tierra presionaron contra los de Judea y, asediándoles, les impedían la construcción.

70

Mediante asechanzas, procedimientos demagógicos y conspiraciones, obstaculizaron el remate de la construcción durante toda la vida del rey Ciro.

71

Y se interrumpió la construcción durante dos años, hasta el reinado de Darío.

6

1  

En el año segundo del reinado de Darío profetizaron los profetas Ageo y Zacarías, el de Idó, a los judíos de Judea y Jerusalén en el nombre del Señor Dios de Israel..

2

Surgieron por entonces Zorobabel el de Salatiel y Josué el de Josedec y comenzaron a construir la casa del Señor en Jerusalén, mientras los profetas del Señor les ayudaban.

3

Por aquel mismo tiempo se les presentó Sisine el gobernador de Siria y Fenicia, Satrabuzane y sus aliados y les dijeron:

4

«¿Quién os mandó construir esta casa, este techo y llevar a cabo todo lo demás?, ¿quiénes son los arquitectos que lo hacen?»

  5

Los ancianos de los judíos fueron tratados con benevolencia, pues hubo visitación de parte del Señor a los exiliados

6

y no se les impidió la construcción hasta que consiguieran dirigirse a Darío e informarle de todo.

7  

Copia de la carta que escribió y envió a Darío Sisine el eparca de Siria y Fenicia, Satrabuzane y sus aliados jefes en Siria y Fenicia:

8

«Al Rey Darío. ¡Alégrate! Que el señor y rey nuestro lo sepa todo: al presentarnos en la región de Judea y llegar a la ciudad de Jerusalén sorprendimos a los ancianos judíos de la deportación construyendo, en la ciudad de Jerusalén, una casa grande y nueva para el Señor con piedras talladas y maderas preciosas colocadas en los muros.

.

9

Aquellas obras se hacían a toda prisa, la tarea iba bien encaminada en sus manos y se estaba terminando con todo decoro y cuidado.

  10

Entonces preguntamos a estos ancianos: ¿Quién os mandó construir esta casa y echar los cimientos de estas obras?»

11

Así que les interrogamos para hacerte saber por escrito quiénes eran los líderes y les pedimos la lista de los nombres de sus jefes.

12

Ellos nos respondieron: Nosotros somos siervos del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

13

La casa fue construida y rematada muchos años antes por medio del rey de Israel grande y fuerte.

14

Cuando nuestros padres se rebelaron y pecaron contra el rey de Israel, el celeste, los entregó en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, rey de los caldeos;

 15

prendieron fuego a la casa destruyéndola y deportaron al pueblo a Babilonia..

16

Pero en el año primero del reinado de Ciro sobre el país de Babilonia escribió el rey Ciro que construyeran esta casa.

17

El rey Ciro volvió a sacar del templo de Babilonia los vasos sagrados de oro y plata que había sacado Nabucodonosor de la casa de Jerusalén y colocado en su propio templo. Se los entregó a Zorobabel y a Sanabasar el gobernador.

18

Y cuando trasladaba todos estos vasos para colocarlos en el templo de Jerusalén, le ordenó que fuera construido también este templo del Señor sobre el lugar.

19

Entonces aquel Sanabasar se apersonó y echó los cimientos de la casa del Señor en Jerusalén y, aunque desde entonces hasta ahora ha estado en proceso de construcción, no ha sido acabado.

20

De modo que si te parece, rey, permite que se investigue en los archivos reales del señor rey que están en Babilonia.

21

Si se averigua que la construcción de la casa del Señor en Jerusalén se hizo con aprobación del rey Ciro y parece bien al señor rey nuestro, sírvase informarnos de ello».

. 22

El rey Darío ordenó investigar en los archivos reales que se hallan en Babilonia. Y se descubrió en Ecbátana, la fortaleza que se halla en el país de Media, un rollo en el que estaba registrado lo siguiente:

23  

«Año primero del reinado de Ciro: el rey Ciro ordenó construir la casa del Señor en Jerusalén, en donde hacen sacrificios mediante un fuego permanente.

24

Que su altura sea de sesenta codos, su anchura de sesenta codos, con tres hileras de piedras talladas y una hilera nueva de madera de la región y que el gasto se suministre del tesoro de Ciro el rey.

25

Y que se restituyan a la casa de Jerusalén y depositen, allí donde estaban puestos, los vasos sagrados de la casa del Señor de oro y plata que había sacado Nabucodonosor de la casa de Jerusalén y trasladado a Babilonia.

26

Y ordenó que se cuidaran de que Sisine el gobernador de Siria y Fenicia, Satrabuzane y sus aliados y los jefes locales con cargo en Siria y Fenicia abandonen el lugar y permitan al siervo del Señor, Zorobabel, gobernador de Judea y a los ancianos judíos, edificar aquella casa del Señor en su propio lugar.

27

Y por mi parte he ordenado que la construyan por completo y pongan el máximo empeño en edificarla, junto con los exiliados de Judea, hasta rematar la casa del Señor.

28

Y que cuiden de entregar a estos hombres, así como al gobernader Zorobabel, una asignación del tributo de Celesiria y Fenicia en toros, carneros y corderos para sacrificios del Señor

29

y asimismo fuego, sal, vino y aceite regularmente cada año, sin discusión, como pueden dictar que se consuma a diario los sacerdotes de Jerusalén,

30

con el fin de que ofrezcan libaciones al Dios altísimo en favor del rey y de sus siervos y supliquen por sus vidas.

31

Ordeno también que, a cuantos quebranten algo de lo antes dicho y escrito o lo invaliden, cojan un madero de la propiedad del rey y lo cuelguen de él y que sus bienes pasen a la corona.

32

En consecuencia, que el Señor cuyo nombre se invoca allí destruya a cualquier rey y pueblo que extienda su mano para impedir o hacer mal a aquella casa del Señor en Jerusalén.

33

Yo, el rey Darío, he decretado con todo escrúpulo que así suceda».

7

1

Entonces Sisine el gobernador de Celesiria y Penicia, Satrabuzane y sus aliados, siguiendo las órdenes dadas por el rey Darío,

2

se encargaron con sumo cuidado de las obras sagradas y colaboraron con los ancianos de los judíos y los principales oficiales del templo.

3

Fueron rematadas las sagradas obras mientras profetizaban los profetas Ageo y Zacarías,

4

y las acabaron por mandato del Señor Dios de Israel

5

y con la aprobación de Ciro, Darío y Artajerjes, reyes de los persas [, durante sus reinados, hasta el año sexto de Darío, rey de los persas]. Fue terminada la casa santa el veintitrés del mes de Adar del año sexto del rey Darío.

6

Los hijos de Israel, los sacerdotes, los levitas y el resto de los deportados que se les sumaron obraron de acuerdo con lo prescrito en el libro de Moisés.

7

Ofrecieron para la celebración del santuario del Señor cien toros, doscientos carneros, cuatrocientos corderos,

8

doce chivos por el pecado de todo el pueblo, según el número de los jefes de las doce tribus de Israel.

9

Los sacerdotes y los levitas estaban de pie, revestidos por tribus, encargados de las obras del Señor Dios de Israel de acuerdo con el libro de Moisés. Y los porteros estaban cada uno en su puerta.

10

Celebraron la Pascua los israelitas procedentes del exilio el día catorce del primer mes, cuando fueron consagrados a una los sacerdotes y los levitas.

11

No fueron consagrados todos los exiliados porque fueron santificados los levitas todos juntos

12

y sacrificaron la Pascua para todos los deportados, para sus hermanos los sacerdotes y para sí mismos.

13

Comieron los hijos de Israel, todos los exiliados que se habían separado de las abominaciones de los pueblos de la tierra en busca del Señor.

14

Celebraron la fiesta de los ázimos con gran alegría durante siete días delante del Señor,

15 porque había cambiado la decisión del rey de los asirios sobre ellos para fortalecer sus manos en el culto del Señor Dios de Israel.

8

1

Después de estos sucesos, cuando reinaba Artajerjes, rey de los persas, vino Esdras, hijo de Sareo, hijo de Ezerías, hijo de Quelcías, hijo de Salemo,

2

hijo de Saduco, hijo de Aquitob, hijo de Amarías, hijo de Ecías, hijo de Marerot, hijo de Zarías, hijo de Sabías, hijo de Boca, hijo de Abisúe, hijo de Fineés, hijo de Eleazar, hijo de Aarón, el primer sacerdote.

3

Este Esdras subió de Babilonia como escriba que estaba bien formado en la ley de Moisés dada por el Dios de Israel. ;

4

El rey le dio gloria y encontró gracia ante él para todos sus honores.

5

Subieron con él a Jerusalén algunos de los hijos de Israel, sacerdotes, levitas, cantores del templo, porteros y servidores del templo el año séptimo del reinado de Artajerjes en el quinto mes —era éste el año séptimo del rey—.

6

Así que salieron de Babilonia en la luna nueva del primer mes y llegaron a Jerusalén en la luna nueva del quinto mes, por el buen camino que les dio el Señor.

7

Esdras estaba muy impuesto en ciencia para no pasar por alto nada de lo concerniente a la ley del Señor y los mandamientos y para enseñar a Israel entero todas las acciones justas y los juicios.

8

Y llegó la orden escrita por el rey Artajerjes a Esdras, sacerdote y lector de la ley del Señor; a continuación damos una copia de ella:

9

«El rey Artajerjes a Esdras, sacerdote y lector de la ley del Señor: ¡Alégrate!

10

Con sentimientos de filantropía ordené que aquellos que prefieran marchar contigo a Jerusalén de entre el pueblo de los judíos, sacerdotes, levitas y los que están en nuestro reino;.

11

cuantos tienen esa disposición que partan juntos, conforme hemos decidido mis siete amigos consejeros y yo,

12

para inspeccionar la región de Judea y Jerusalén, de acuerdo con lo que se halla en la ley del Señor,

13

y ofrecer dones al Señor de Israel, cosas que pedimos mis amigos y yo para Jerusalén, y recoger para el Señor en Jerusalén todo el oro y la plata que se encuentre en el país de Babilonia, junto con lo donado por el pueblo para el santuario de su Señor en Jerusalén.

14

Que reúnan el oro y la plata para los toros, cabritos y corderos y todo lo relacionado con ellos,

 15

de manera que se ofrezcan sacrificios al Señor, sobre el altar de su Señor, en Jerusalén.

16

Y realiza todo lo que quieras hacer con tus hermanos, a base de oro y plata, conforme a la voluntad de tu Dios.

17

Colocarás delante de tu Dios en Jerusalén los vasos sagrados del Señor que se te han entregado para su utilización en el santuario de tu Dios en Jerusalén.

18

Y las restantes cosas que se te ocurran que son necesarias para el uso del santuario de tu Dios las suministrarás del tesoro real.

19

Yo, el rey Artajerjes, di instrucciones a los tesoreros de Siria y Fenicia para que todo lo que envíe a buscar Esdras, el sacerdote y lector de la ley del Dios altísimo, se preocupen de dárselo hasta la suma de cien talentos de plata;

  20

y hasta cien coros de trigo y cien metretas de vino y sal en abundancia..

21

Que todo lo concerniente a la ley de Dios se cumpla escrupulosamente para que el Dios altísimo no se irrite con el reino del rey y de sus hijos.

22

Mas a vosotros se os comunica con el fin de que no haya ningún tributo, ni ningún otro impuesto sobre ninguno de los sacerdotes, ni de los levitas, ni de los cantores del templo, porteros, servidores o empleados de este templo, y para que nadie tenga potestad para imponer ninguna carga a éstos.

23

Y tú, Esdras, según la sabiduría de Dios, designa jueces y magistrados para que juzguen en Siria y Fenicia enteras a todos los que conocen la ley de tu Dios; y a los que no la conocen, se la enseñarás.

24

El que quebrante la ley de tu Dios y la del rey sea castigado estrictamente, bien sea con la muerte, con una pena, con una multa o con el destierro».

  25

Bendito sea sólo el Señor que puso estos sentimientos en el corazón del rey para glorificar su casa en Jerusalén,

26

y me honró ante el rey, sus consejeros y todos sus amigos y magnates.

27

Con la ayuda del Señor mi Dios me animé y reuní hombres de Israel para que subieran conmigo.

28

Estos son los principales, por familias y agrupaciones, que subieron conmigo de Babilonia en el reinado del rey Artajerjes:

29

Gársomo, de los hijos de Fineés; Gámelo, de los hijos de Jetamaro; de los hijos de David, Atos el de Sequemías;

30

de los hijos de Foro, Zacarías, y con él ciento cincuenta hombres de la lista; .

31

de los hijos de Faatmoab, Eliaonías el de Zareo, y con él doscientos hombres;

32

de los hijos de Zatos, Sequemías el de Jecelo, y con él trescientos hombres; de los hijos de Adino, Ben el de Jonatás, y con el doscientos cincuenta hombres;

33

de los hijos de Elam, Jesías el de Gotolías, y con él setenta hombres;

34

de los hijos de Safatías, Zareas el de Micaelo, y con él setenta hombres;

35

de los hijos de Joab, Abdías el de Jecelo, y con él doscientos doce hombres; .

36

de los hijos de Banías, Salimot el de Josafío, y con él ciento sesenta hombres;

37

de los hijos de Babí, Zacarías el de Bebé, y con él ciento ocho hombres;

.38

de los hijos de Asgad, Juan el de Acatán, y con él ciento diez hombres,

39

y los últimos, de los hijos de Adonican, cuyos nombres son: Elifalato, Jenel y Sameas, y con ellos setenta hombres;

40

de los hijos de Bago, Uti el de Istalcuro y con él setenta hombres.

41

Los congregué junto al llamado río Tera, acampamos allí tres días y les pasé revista.

.42

No encontré entre ellos a ninguno de los hijos de los sacerdotes y de los levitas.

43

Envié una misiva a Eleazar, Iduelo, Maasmán, Eluatán, Sameán, Joribón, Natán, Enatán, Zacarías y Mosolamo, jefes de ellos y personas competentes;

44

y les dije que se acercasen a Adeo, el jefe del lugar del tesoro.

 45

Les ordené que conversaran con Adeo, con sus hermanos y con los tesoreros para que nos enviasen a los que iban a ejercer de sacerdotes en la casa de nuestro Señor.

46

Nos trajeron, mediante la mano poderosa de nuestro Señor, a hombres competentes de los hijos de Moolí, hijo de Leví, hijo de Israel: Asebebías, sus hijos y sus hermanos, que eran dieciocho;

47

Asebías, Anuno y su hermano Oseas, de los hijos de Canuneo, y sus hijos, veinte hombres;

48

de los servidores del templo que puso David y de los que estaban al frente de la función de los levitas, doscientos veinte esclavos del templo. Y se anotaron los nombres de todos.

49

Allí mismo pedí un ayuno para los jóvenes delante de nuestro Señor

50

con el fin de obtener de él éxito para nosotros, para nuestros hijos que están con nosotros y para el ganado.

51

Pues me daba vergüenza pedir al rey infantes, caballeros y escolta para asegurarnos contra los que se nos oponen,

52

porque dije al rey: «La fuerza de nuestro Señor estará con los que le buscan para toda clase de mejora».

53

De nuevo supliqué a nuestro Señor y obtuve todas estas cosas de él, el más benigno.

54

Separé a doce hombres de entre los sacerdotes, jefes de tribus, a Serebías, Asamías y, con ellos, diez hombres de sus hermanos.

55

Les pesé la plata, el oro y los vasos sagrados de la casa de nuestro Señor que habían donado el rey en persona, sus consejeros, sus magnates y todo Israel.

56

Lo pesé y se lo entregué, seiscientos cincuenta talentos de plata y vasos de plata por valor de cien talentos, cien talentos de oro, veinte bandejas de oro y doce vasos de bronce, de buen bronce, que resplandecían como el oro.

57

Y les dije: «Vosotros sois santos para el Señor; los vasos santos, la plata y el oro son una plegaria al Señor, Señor de nuestros padres;

58

vigilad y poned cuidado hasta que se los entreguéis a los jefes de tribu de los sacerdotes y los levitas y a los jefes de las familias de Israel en Jerusalén, en las cámaras sacerdotales de la casa de nuestro Señor».

59

Los sacerdotes y levitas que recibieron la plata, el oro y los vasos de Jerusalén los introdujeron en el santuario del Señor.

60

Levantamos el campamento de orillas del río Tera el día doce del primer mes; hasta que llegamos a Jerusalén por la mano poderosa de nuestro Señor sobre nosotros. Por el camino, el Señor nos arrancó de todo enemigo y llegamos a Jerusalén.

61

Al tercer día de haber llegado allí, pesados la plata y el oro se le entregó al sacerdote Marmoti el de Uría en la casa del Señor

62 

—y a continuación de él, a Eleazar el de Fineés, y con ellos estaban los levitas Josabdo el de Jesús y Moet el de Sabano—; todo contado y pesado, y todo el peso se anotó en aquel mismo momento.

63

Los que habían vuelto del exilio ofrecieron sacrificios al Señor Dios de Israel: doce toros por Israel entero, noventa y seis cabritos, setenta y dos corderos, doce machos cabríos por la salvación; todo en sacrificio al Señor.

64

Transmitieron las reales órdenes a los administradores del rey y a los gobernadores de Celesiria y Fenicia y glorificaron al pueblo y al santuario del Señor.

  65

Concluidos estos asuntos se me acercaron los representantes del pueblo y me dijeron:

66

«El pueblo de Israel, sus jefes, los sacerdotes y los levitas no apartaron de sí a los demás pueblos extranjeros ni sus impurezas, las de los cananeos, queteos, fereceos, jebuseos, moabitas, egipcios e idumeos.

67

Pues tanto ellos como sus hijos se casaron con sus hijas y su semilla santa se mezcló con la de los pueblos extranjeros; sus jefes y magnates participaron de esta conducta sin ley desde el comienzo del asunto».

68

Y sucedió que, al oír estas cosas, rasgué mis vestidos y la vestidura sagrada, me arranqué pelos de la cabeza y de la barba y me senté pensativo y contristado.

69

Junto a mí se congregaron cuantos por entonces se movían por la palabra del Señor de Israel, mientras yo me dolía por la falta de normas y permanecía sentado apesadumbrado hasta el sacrificio vespertino.

70

Me levanté del ayuno con mis vestidos y la vestidura sagrada rasgados, doblé las rodillas, extendí las manos hacia el Señor y dije:

71

«Señor, estoy avergonzado, estoy abochornado delante de ti,

72

pues nuestros pecados crecieron por encima de nuestras cabezas y nuestros errores alcanzaron hasta el cielo,

73

incluso desde los tiempos de nuestros padres, y estamos metidos en un gran pecado hasta este día.

74

Por nuestros pecados y los de nuestros padres fuimos entregados a los reyes de la tierra, a la espada, al exilio y a la rapiña y llenos de vergüenza hasta el día de hoy junto con nuestros hermanos, con nuestros reyes, con nuestros sacerdotes.

75

Y ahora, en cierta medida, nos has hecho el favor, Señor, de dejarnos una raíz y un nombre en tu lugar santo

76

y de descubrirnos una luz en la casa del Señor nuestro y darnos alimento en el momento de nuestra esclavitud.

77

Y mientras estuvimos esclavizados no nos abandonó nuestro Señor, sino que nos puso en situación de favor ante los reyes persas,

78

nos dio alimento, glorificó nuestro santuario y levantó a Sión, que estaba desolada, nos dio firmeza en Judea y Jerusalén.

79

Pues bien, ¿qué vamos a decir ahora, Señor, tal como están las cosas? Porque hemos transgredido tus mandatos que diste por medio de tus siervos los profetas diciendo:

80  

La tierra que pisasteis para heredarla es una tierra manchada con la mancha de pueblos extranjeros que la llenaron de su impureza.

81

Así que no hagáis cohabitar a sus hijas con vuestros hijos, ni deis vuestras hijas a sus hijos;

82

ni busquéis durante todo el tiempo hacer la paz con ellos para que, siendo fuertes, comáis los bienes de la tierra y los heredéis para vuestros hijos hasta siempre.

83

Todo lo que nos está pasando sucede por nuestras malas obras y nuestros grandes pecados.

84

Porque tú, Señor, hiciste ligeros nuestros pecados, y nos diste una raíz como ésta. De nuevo volvimos a transgredir tu ley al mezclarnos con la impureza de los pueblos de la tierra.

  85

¿No te enfureciste con nosotros para destruirnos hasta no dejar raíz, ni semilla, ni nombre nuestro?

86

Señor de Israel, eres veraz, pues en el día de hoy hemos quedado una raíz.

87

Mira, ahora estamos ante ti con nuestras iniquidades, pues ya no es posible mantenerse por más tiempo ante ti por estos descalabros.

88

Mientras suplicaba Esdras, asentía llorando públicamente postrado en tierra delante del santuario. Se congregó junto a él una ingente multitud de Jerusalén, hombres, mujeres y jóvenes; todo era llanto en la muchedumbre.

89

Tomó la palabra Jeconías, el de Jeelo, de los hijos de Israel, y dijo a Esdras: «Nosotros hemos pecado contra el Señor y nos hemos casado con mujeres extranjeras de los otros pueblos de la tierra. Pero ahora hay esperanza para Israel.

90

Hagamos un juramento al Señor, a este respecto, de expulsar a todas nuestras mujeres extranjeras junto con sus hijos según te pareció a ti y a cuantos obedecen la ley del Señor.

91

Levántate y llévalo a cabo, pues a ti te compete este asunto y nosotros estamos contigo para tomar medidas más fuertes».

92

Esdras se levantó e hizo jurar a los jefes de los sacerdotes y de los levitas de todo Israel el cumplirlo. Y juraron.

9

1

Se levantó Esdras y se trasladó del patio del santuario a la cámara sacerdotal de Jonatán el de Eliasibo.

2

Pasó la noche allí, sin probar pan ni beber agua, doliéndose por las grandes iniquidades del pueblo.

3

Hubo una proclama en toda Judea y Jerusalén de que todos los deportados se congregasen en Jerusalén,

4

y que a todos los que no comparecieran en dos o tres días, conforme al decreto de los jefes de los ancianos, se les requisaran sus ganados para los sacrificios y los incautados fueran expulsados de la comunidad de los exiliados.

5

Se reunieron los componentes de la tribu de Judá y Benjamín en tres días en Jerusalén, el día veinte del mes noveno.

6

Toda la gente se sentó en el espacio abierto del santuario, tiritando por el mal tiempo que hacía.

7

Esdras se levantó y les dijo: «Vosotros habéis practicado la iniquidad y os habéis casado con mujeres extranjeras para aumentar los pecados de Israel.

8

Pero ahora reconoced y dad gloria al Señor, Dios de nuestros padres;

9

haced su voluntad y apartaos de los pueblos de la tierra y de las mujeres extranjeras».

 10

Toda la gente se manifestó y dijo en alta voz: «Haremos tal como has dicho.

11

Pero el número de gente es grande, y el tiempo, invernal; no podemos permanecer al sereno mientras hayamos encontrado solución, y la tarea no es de un día ni de dos, puesto que hemos pecado mucho en esta materia.

12

Que se queden los jefes del pueblo y que todos los que, de nuestros domicilios, tienen mujeres extranjeras se presenten a un tiempo convenido

13

con los ancianos de cada lugar y los jueces hasta que quiten de nosotros la cólera del Señor por este asunto».

14

Jonatás, el de Azael, y Jecías, el de Tocano, recibieron la orden en estos términos, y Mesolamo, Leví y Sabateo les asesoraron.

15

Los exiliados actuaron conforme a todo lo prescrito.

16

Esdras el sacerdote escogió a los cabezas de familia por su nombre y todos se sentaron a examinar el asunto en la luna nueva del décimo mes.

17

Y terminaron de resolver el problema de los hombres que habían tomado mujeres extranjeras en la luna nueva del primer mes.

18

Y se constató que habían tomado mujeres extranjeras los sacerdotes siguientes:

19

de los hijos de Jesús, el de Josedec y sus hermanos Maseas, Eleazaro, Joribo y Jodano.

20

Se dispusieron a expulsar a sus mujeres y a entregar machos cabríos en expiación por sus errores.

21

De los hijos de Emer: Ananías, Zabdeo, Manes y Sameo, Jereel y Azarías;

22

de los hijos de Fesur: Elionais, Maesías, Ismaelo, Natanaelo, Ocidelo y Saltas.

23

De los levitas: Jozabdo, Semeis y Colio —es decir, Calitas—, Pateo, Onda y Joanás.

24

De los cantores del templo: Eliasibo y Bacuro.

25

De los porteros, Sálumo y Talbanes.

26

De Israel: de los hijos de Foros, Jermás, Jezías, Melquías y Miámino, Eleázaro, Asibías y Baneas.

27

De los hijos de Elam: Matanías, Zacarías, Jezrielo, Obadio, Jeremot y Elías.

28

De los hijos de Zamot: Eliadas, Eliásimo, Otonías, Jarimot, Sabato y Cerdeas. .

29

De los hijos de Bebé: Juan, Ananías, Zabdo y Ematís.

30

De los hijos de Maní: Olamo, Maluco, Jedeo, Jásubo, Asaelo y Jeremot.

31

De los hijos de Adí: Náato, Moosías, Lacuno, Nedo, Matanías, Sestel, Balnuo y Manaseas.

32

De los hijos de Anán: Elionás, Aseas, Melquías, Sabeas y Simón Cosameo.

33

De los hijos de Asón: Maltaneo, Matatías, Sabadeus, Elifalat, Manasés y Semeí.

34

De los hijos de Baaní: Jeremías, Moadio, Máero, Juel, Mandé, Pedías, Anos, Carabasión, Eliásibo, Manitánemo, Eliasís, Banús, Elialís, Someís, Selemías, Natanías, y de los hijos de Ezorá: Sesís, Ezril, Asáelo, Sámato, Zambrís, Jósepo.

35

De los hijos de Noomá: Macitías, Zabadeas, Edaís, Juel y Baneas.

36

Todos estos cohabitaron con mujeres extranjeras. Y las despidieron junto con sus hijos.

37

Los sacerdotes, los levitas y el pueblo de Israel se instalaron en Jerusalén y en la región. En la luna nueva del séptimo mes —cuando los hijos de Israel estaban en sus domicilios—,

38

toda la muchedumbre se congregó como un solo hombre en el descampado de la puerta oriental del santuario.

39

Y dijeron al sumo sacerdote y lector Esdras que trajera la ley de Moisés que le había entregado el Señor Dios de Israel.

40

Esdras, el sumo sacerdote, trajo la ley a toda la gente, hombres, mujeres y a todos los sacerdotes para que escuchasen la ley, en la luna nueva del séptimo mes.

41

La leyó en el descampado de delante de la puerta del santuario, desde el amanecer hasta el mediodía, en presencia de los hombres y las mujeres. Todo el pueblo prestó atención a la ley.

42

Esdras, sacerdote y lector de la ley, estaba en pie sobre la tribuna de madera que había sido preparada.

43

Y junto a él estaban Matatías, Samus, Ananías, Azarías, Urías, Ezequías y Baálsamo por la derecha,

44

y por la izquierda, Fadeo, Misael, Melquías, Lotasubo, Nabarías y Zacarías.

45

Tomó Esdras el libro de la ley en presencia del pueblo —pues estaba presidiendo delante de todos lleno de gloria—

46

y, mientras desataba el rollo de la ley, todos estaban de pie. Y bendijo Esdras al Señor Dios altísimo, Dios Sabaot, el Todopoderoso.

47

Y toda la gente contestó: «Amén». Levantaron sus manos hacia arriba y, postrándose en tierra, adoraron a Dios.

48  

Los levitas Jesús, Anius, Sarabias, Jodino, Jacubo, Sabateo, Anteas, Meanas y Calitas, Azarías y Jozabdo, Ananías y Falías enseñaban la ley del Señor y leían la ley del Señor al pueblo dándole vida a la vez que la leían.

49

Y dijo Atarates a Esdras, sumo sacerdote y lector, a los levitas que enseñaban al pueblo y a todos:

50  

«Este día es santo para el Señor —todos lloraban al escuchar la ley—.

51

Id, pues, y comed el sustento, bebed bebidas dulces y enviad raciones a los que no tienen,

52

pues el día es santo para el Señor. No estéis tristes, pues el Señor os glorificará».

53

Y los levitas daban instrucciones a todo el pueblo diciendo: «Este día es santo, no estéis tristes».

54

Y todos iban a comer, beber y disfrutar, a dar raciones a los que no tenían y a celebrarlo,

55 porque habían sido vivificados con las palabras que les habían enseñado. Y se congregaron . . .

SALMO 151

 

 

 

1

Este salmo es uno genuino de David, aunque fuera de número, compuesto cuando él luchó en combate singular con Goliad. Yo era pequeño entre mis hermanos, y el más joven en la casa de mi padre: Apacentaba las ovejas de mi padre.

2

Mis manos formaron un instrumento musical, y mis dedos afinaban la lira.

3

¿Y quién le anunciará a mi Señor? El Señor mismo, él mismo oye.

4

Él envió delante su ángel, y me tomó de en medio de las ovejas de mi padre, y me ungió con el aceite de su unción.

5

Mis hermanos eran hermosos y grandes; pero el Señor no se complació en ellos.

6 .

Salí al encuentro del filisteo; y él me maldijo por sus ídolos.

7 .

Pero yo, sacando su propia espada, lo decapité, y removí la desgracia de los hijos de Israel.

ODAS

 

Himno matutino)

 

1

(Exo. 15:1-19.)

Canto de Moisés en el Éxodo.

(cap. 15)  1 

Cantemos al Señor, pues gloriosamente se ha glorificado: bridón y auriga lanzó a la mar..

2

Fuerza y loor se me ha hecho para salud, éste, mi Dios, y glorificaréle; Dios de mi padre, y exaltaréle.

3

Señor, quebrantando guerras, Señor su nombre.

4

Carros de Faraón y su fuerza lanzó a la mar; selectos jefes aurigas campeones, hundió en la roja mar.

5

Mares cubriéronles: sumergiéronse en el abismo, cual piedra..

6

Tu diestra, Señor, se ha glorificado en poder tu diestra mano Señor, hirió a los enemigos.

7

Y con la muchedumbre de su gloria quebrantaste a los adversarios soltaste tu ira y devorólos, cual paja.

8

Y por el soplo de tu furor amontonáronse las aguas: cuajáronse, cual muro, las aguas; cuajáronse las olas en medio de la mar.

9

Dijo el enemigo: «Corriendo en pos, cogeré: partiré despojos; hartaré mi alma; arrebataré con mi cuchilla, señoreará mi mano».

10

Soltaste tu soplo: cubrióles la mar, descendieron, como plomo, en aguas profundas.

11

¿Quién semejante a ti entre los dioses, Señor? ¿Quién semejante a ti glorificado en santidad, aterrador en gloria, hacedor de maravillas?

12

Extendiste tu diestra: devoróles la tierra.

13

Guiaste en tu piedad a este tu pueblo que redimiste; llevástele en tu poder, a la mansión santa tuya.

14

Oyeron gentes, y airáronse: dolores puerperales cogieron a los habitantes de Filistea.

15

Entonces temblaron los príncipes de Edom; los poderosos de Moab cogióles temblor; deshiciéronse todos los habitantes de Canaán.

16

Caiga sobre ellos temblor y temor; por la grandeza de tu brazo petrifíquense, hasta que pase tu pueblo, Señor; hasta que pase este tu pueblo que adquiriste.

17

Los llevarás, les plantarás en el monte de tu heredad; en tu morada prevenida que dispusiste, Señor; santuario, Señor, que prepararon tus manos.

18

Señor reina por siglos, y por siglos y siempre.

19  

Que entró el corcel de Faraón con carros y aurigas en la mar y trajo sobre ellos Señor las aguas de la mar; pero los hijos de Israel anduvieron por la seca en medio de la mar..

2

(Deut. 32:1-43.)

Canto de Moisés en el Deuteronomio.

(cap. 32)  1

Advierte, cielo, hablaré; escuche la tierra palabras de mi boca.

2

Aguárdese, como lluvia, mi sentencia, y desciendan como rocío, mis palabras; así como nubada sobre grama, y así como nieve sobre prado.

3

Porque el nombre del Señor he llamado: «¡Dad magnificencia a nuestro Dios!»

4

Dios, —verdaderas sus obras, y todos sus caminos, juicios; Dios fiel, y no hay injusticia,

justo y recto Señor.

5

¡Han pecado! —¡No a él!— hijos vituperables, generación torcida y perversa..

6

¿Esto al Señor retribuís? ¿Así pueblo necio, y no sabio? ¿No él mismo, tu padre, te adquirió, y te hizo y te formó?

7

Acordaos de días de siglo; ponderad año de generaciones con generaciones; pregunta a tu padre y te anunciará; a tus ancianos, y te dirán.

8

Cuando repartía el Altísimo gentes, como diseminaba hijos de Adán; fijó lindes de gentes según número de ángeles de Dios.

9

Y fue hecho parte del Señor, pueblo suyo, Jacob; lienza de su heredad, Israel.

10

Bastóle en el desierto, en sed de ardor, en tierra sin agua; rodeóle y enseñóle y guardóle como pupila de ojo..

11

Cual un águila ha cubierto su nido, y sobre sus hijuelos anhelado; desplegando sus alas acogióles, y tomóles sobre sus hombros.

12

Señor, sólo condújolos, y no había con ellos dios ajeno.

13

Alzóles sobre la fuerza de la tierra: nutrióles con frutos de los campos; amamantáronse con miel de peña y con aceite de árida peña..

14

Crema de vaca y leche de ovejas con grosura de corderos y de carneros, de hijos de toros y cabrones, con grosura de riñones de trigo, sangre de uva bebía vino.

15

Y comió Jacob y hartóse, y recalcitró el amado; engrasóse, arrecióse, dilatóse, y abandonó a Dios al que le hizo, y apartóse de Dios su salvador.

16

Irritáronme en ajenos; en sus abominaciones exacerbáronme,

17

Inmolaron a demonios, y no a Dios; a dioses que no conocieron; nuevos y recientes vinieron, que no conocieron sus padres.

18

A Dios que te engendró, has abandonado, y olvidádote del Señor, que te nutrió.

19

Y vio el Señor, y encelóse; y se irritó por la ira de sus hijos e hijas;

20

Y dijo: «Apartaré mi rostro de ellos, y mostraré qué será de ellos en los postreros días; porque generación perversa es, hijos en quien no hay fe en ellos.

21

Ellos me han encelado con un no-Dios; irritádome en los ídolos de ellos; y yo los encelaré con un no-gente, con gente insensata los enfureceré.

22

Porque fuego se ha enardecido de mi furor: arderá hasta el infierno abajo; devorará tierra y frutos de ella; inflamará fundamentos de montes.

23

Juntaré sobre ellos males, y con mis dardos guerrearé contra ellos.

24

Deshechos de hambre y de presa de aves; y retracción insanable; dientes de fiera enviaré contra ellos; con furor de los que se arrastran por la tierra;

25

De fuera los dejará sin hijos la cuchilla; y dentro de los hogares el temor; el joven con la doncella, mamante al par con anciano.

26

Dije: «Dispersaréles; borraré de entre los hombres la memoria de ellos.

27

Si no por la ira de enemigos, porque no duraran mucho, porque no presumieran los adversarios; que no dijeran: «Nuestra mano la excelsa, y no el Señor ha hecho todo esto.».

28

Gente perdida de consejo es; y no hay en ellos juicio.

29

No han pensado en entender; esto ponderen para el venidero tiempo:

30

¿Cómo perseguirá uno a millares, y dos batirán a miríadas, si Dios no los ha vendido, y el Señor entregádolos?

31

Que no son como nuestro Dios, sus dioses y nuestros enemigos, insensatos.

32

De la vid de Sodoma su vid, y su guía de Gomorra; su uva, uva de hiel; racimo de amargura para ellos.

33

Furor de dragones su vino y furor de áspides insanable.

34

¿No tengo, he aquí, esto yo guardado y sellado en mis tesoros?

35

En día de venganza retribuiré, cuando vacilare el pie de ellos; porque cerca el día de perdición para ellos; y sobreviene ya lo preparado para vosotros.

36

Pues juzgará el Señor a su pueblo, y en sus siervos se consolará; porque los ha visto disueltos, y desfallecidos en acometida, y postrados.

37

Y dijo el Señor: «¿Dónde están sus dioses en quienes confiaban, en ellos?

38

cuya grosura de las hostias de ellos comíais, y bebíais el vino de sus libaciones. Levántense y socórrannos y háganseos amparadores.

39

Ved, ved que yo soy, y no hay Dios, fuera de mí: yo mataré y vivir haré; heriré y yo sanaré, y no hay quien haya arrebatado de mis manos.

  40

Porque alzaré al cielo mi mano, y juraré por mi diestra, y diré: «Vivo yo por los siglos.»

41

Porque afilaré como relámpago mi cuchilla, y empuñará juicio mi mano, y volveré venganza a mis enemigos y a los que me aborrecen, retribuiré.

42

Embriagaré mis dardos de sangre; (y mi cuchilla comerá carne), de sangre de occisos y cautiverio, de cabezas de príncipes enemigos.»

43

Regocijaos, cielos, a par de él y adórenle todos los ángeles de Dios; regocijaos gentes, con su pueblo, y confórtense en él, todos los hijos de Dios; porque la sangre de sus hijos ha vengado; y vengaráse y retribuirá venganza a sus enemigos; y a los que aborrecen, retribuirá, y purificará el Señor la tierra de su pueblo.»

3

(1 Sam. 2:1-10.)

Oración de Ana, madre de Samuel.

(cap. 2)  1

[1:1] Y oró Ana y dijo: [2:1] «Confirmádose ha mi corazón en el Señor; exaltádose mi cuerno en mi Dios; ha dilatádose sobre mis enemigos mi boca; regocijéme en tu salud.

2

Que no hay santo como el Señor; y no hay justo como nuestro Dios; no hay santo fuera de ti.

3

No os gloriéis, y no habléis lo excelso por soberbia; no salga grandilocuencia de vuestra boca, que Dios de ciencias es el Señor; y Dios previniendo sus designios.

4

Arco de potentes desfalleció; y desfallecientes ciñéronse con fuerza.

5

Hartos de panes desmedraron; y los hambrientos descuidaron tierra, porque la estéril parió siete; y la que muchos hijos tenía desmayó.

6

El Señor mata y vivifica; hunde en el infierno y sube.

7

El Señor empobrece y enriquece; humilla y exalta.

8

Exalta de la tierra al pobre, y del lodo suscita al mendigo, para sentarse con los potentados del pueblo y trono de gloria dales a heredar. Porque del Señor son las columnas de la tierra y sobre ellas puso el orbe.

9

Dando voto al votante; y bendijo los años del justo; pues no en su fuerza poderoso el varón.

10

El Señor, débil hará a su adversario; el Señor es santo. No se gloríe el prudente en su prudencia; y no se gloríe el poderoso en su poder; y no se gloríe el rico en su riqueza; sino que en esto gloríese, quien se gloriare: en saber y conocer al Señor, y hacer juicio y justicia en medio de la tierra. El Señor ascendió a los cielos y tronó; él juzgará los confines de la tierra; y dará fuerza a nuestros reyes, y sublimará el cuerno de su ungido.

4

(Hab. 3:2-19.)

Oración de Habacuc.

(cap. 3)  2

Señor he oído tu oída, y temido; considerado tus obras y asombrádome. En medio de dos vivientes serás conocido cuando se lleguen los años serás conocido, cuando llegue el tiempo, te manifestarás; cuando se turbare mi alma, de misericordia te acordarás.

3

Dios de Temán vendrá, y el santo, del monte de Farán sombrío denso. (Entrecantar). Cubrió los cielos su virtud; y de su loor está, llena la tierra.

4

Y su esplendor como luz será; hay cuernos, en sus manos; y puso amor potente de su fuerza.

5

Ante su faz irá palabra, y saldrá a llanuras, a sus pies.

6

Detúvose, y tembló la tierra; miró y deshiciéronse las gentes, quebrantáronse los montes con fuerza; deshiciéronse las colinas eternas, de su andar eterno.

.

7

Por trabajos vi pabellones de Etiopía; aterraránse también las tiendas de la tierra de Madián.

8

¿Acaso en ríos te has airado, Señor? ¿o en ríos enciendes tu furor? ¿o en la mar tu embate? Porque ascenderás en tus caballos, y tu caballería es salvación.

9

«Tendiendo, tendiste arco sobre los cetros», dice el Señor. (Entrecantar). De ríos se henderá la tierra;

  10

te verán y angustiaránse los pueblos; el que dispersa aguas de vaivén dio el abismo su voz; la celsitud de su visión.

11

Elevóse el sol, y la luna se detuvo en su puesto; a la luz tus dardos irán, al esplendor de relámpago de tus armas.

12

En amenaza minorarás la tierra, y en furor derribarás las gentes..

13

Has salido a salvación de tu pueblo, a salvar a tu ungido; lanzarás a cabezas de impíos muerte; suscitaste ataduras hasta el cuello. (Entrecantar)..

14

Partiste, en estupor, las cabezas de los poderosos; temblarán en él; abrirán sus riendas como come un pobre a hurto.

15

Y asciendes sobre la mar tus bridones, turbando el agua mucha..

16

Aguardaré, y se aterró mi entraña a la voz de la oración de mis labios; y entró temblor en mis huesos; y debajo de mí, conturbóse mi ser. Reposaré en día de tribulación, para subir al pueblo de mi peregrinación.

17

Por cuanto la higuera no fructificará, y no habrá gérmenes en las vides; mentirá labor de oliva, y los campos no harán sustento. Desfallecieron de sustento las ovejas, y no hay vacas en pesebres.

18

Yo, empero, en el Señor me alborozaré; gozaré en Dios, mi salvador.

19

Señor Dios, mi potencia; y pondrá mis pies en consumación. Sobre las celsitudes me asciende, para triunfar en su cántico.

5

(Isa. 26:9-20.)

Oración de Isaías.

(cap. 26)  9

Con noche madruga mi espíritu a ti, Dios; por esto; porque luz tus preceptos sobre la tierra; justicia aprended los que habitáis sobre la tierra.

10 Que ha cesado el impío; todo el que no aprendiere, no, justicia sobre la tierra; verdad no hiciere, no, quitado sea el impío, para que no vea la gloria del Señor..

11

Señor, excelso tu brazo; y no supieron; y, conociendo, confundidos serán; celo cogerá a pueblo indisciplinado; y ahora fuego a los adversarios comerá..

12

Señor, nuestro Dios, paz danos; puesto todos nos has devuelto.

13

Señor, nuestro Dios, poséenos; Señor, fuera de ti, otro no conocemos; tu nombre nombramos..

14

Y los muertos vida no verán, no; ni médicos, no suscitarán, no; por esto los has llevado y perdido, y quitado todo lo masculino de ellos.

15 Añádeles males, Señor; añade males a los gloriosos de la tierra..

16

Señor, en tribulación, acordéme de ti; en tribulación pequeña, tu disciplina a nosotros..

17               

[17] Y, como la parturiente se acerca al parir; en su congoja ha gritado, así hemos sido hechos para el amado tuyo. [18] Por tu temor, Señor,

18

[18] en vientre cogimos y parturimos y parimos: espíritu de tu salvación hicimos sobre la tierra; empero caerán todos los que habitan sobre la tierra.

19

Resurgirán los muertos, y resucitarán los en los monumentos, y se alegrarán los en la tierra, pues el rocío, el de ti, sanidad les es; más la tierra de los impíos caerá.

20 Ve, pueblo mío, entra en tus cámaras; cierra tu puerta; ocúltate un poco —tanto cuanto; hasta que pase la ira del Señor—.

6

(Jon. 2:3-10.)

Oración de Jonás.

(cap. 2)  3  

«He clamado en mi tribulación, al Señor, mi Dios y me ha escuchado. Del vientre del infierno, el clamor escuchaste de mi voz;

4

me has arrojado en honduras del corazón de la mar, y torrentes me han cercado; todos tus alzamientos y tus olas han pasado sobre mí.

5

Y yo dije: «Desechado he sido de tus ojos»; empero volveré a ver tu templo, el santo tuyo;

6

se ha derramado agua en torno, hasta el alma; abismo me ha cercado postrero; hundióse mi cabeza en hendeduras de montes;

7

y descendí a tierra cuyos cerrojos, de ella, detenciones sempiternas; y suba la perdición de mi vida; Señor, mi Dios;

8

al desfallecer de mí, el alma mía, del Señor me he acordado; y venga a ti mi plegaria, al templo santo tuyo.

9

Los que guardan vanidades y mentiras, su misericordia abandonaron;

10

yo, empero, con voz de loor y confesión, te sacrificaré; cuanto he votado, te pagaré, de salud, al Señor.

7

(Dan. 3:26-45, LXX.)

Oración de Azarías.

 

 (cap. 3)  26

«Bendito eres, Señor, el Dios de nuestros padres, y loable y glorioso tu nombre por los siglos;

 27

que justo eres en todo lo que nos has hecho; y todas tus obras, verdaderas; y tus caminos, rectos; y todos tus juicios, verdaderos;

 

28

y determinaciones de verdad has hecho en todo lo que has traído sobre nosotros y sobre tu ciudad, la santa, la de nuestros padres: Jerusalén; por cuanto en verdad y juicio has hecho todo esto por nuestros pecados.

29

[29] Pues hemos pecado en todo, y prevaricado apartándonos de ti, y delinquido en todo; [30] y los preceptos de tu ley no hemos escuchado

30

[30] ni guardado; ni hecho según nos has mandado, para que bien nos vaya.

 31

Y ahora todo cuanto has traído sobre nosotros y todo cuanto nos has hecho;

32

y entregándonos en manos de nuestros enemigos inicuos, y de enemiguísimos prevaricadores, y a un rey injusto y malísimo, más que toda la tierra.

33

Y ahora no hay para nosotros abrir la boca: vergüenza y oprobio hemos sido hechos de tus siervos y de los que te temen.

34

No nos entregues hasta el fin, por tu nombre, y no disipes tu testamento.

35

Y no quites tu misericordia de nosotros, por Abrahán, tu amado; y por Isaac, tu siervo; y por Israel, tu santo;

36

cual has hablado a ellos, diciendo que grandemente multiplicarás la simiente de ellos, como los astros del cielo en muchedumbre; y, como la arena, la de la ribera del mar.

37

Porque, Soberano, empequeñecidos hemos sido más que todas las gentes, y somos humildes en toda la tierra hoy, por nuestros pecados;

38

y no hay, en este tiempo, príncipe y profeta, ni caudillo, ni holocausto, ni hostia, ni oblación, ni timiama; ni sitio de ofrendar delante de ti para hallar misericordia.

39

 [39] Empero en alma contrita y espíritu humillado seamos acogidos, [40] como en holocausto de carneros y toros, y como en millares de corderos pingües,

40

[40] así hágase nuestra hostia delante de ti hoy y propicie en pos de ti (pues no hay confusión para los que confían en ti) y perfecciónese en pos de ti.

41

Y ahora te seguimos de todo corazón, te tememos y buscamos tu rostro. No nos dejes en la confusión,

[41] Y ahora te seguimos, en todo nuestro corazón y tememos; y buscamos tu rostro. [42] No nos confundas,

42

[42] sino haz con nosotros misericordia, según tu benignidad y según la muchedumbre de tu misericordia,

 43

y líbranos según tus maravillas; y da gloria a tu nombre, Señor;

44

y confundidos sean todos los que a tus siervos exhiben males; y avergonzados sean por toda potencia, y su fuerza, quebrantada;

  45

conozcan que tú eres sólo el Señor, Dios y glorioso sobre todo el orbe.»

8

(Dan. 3:52-88a, LXX.)

Himno de los tres niños.

 (cap. 3)  52

«Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres, loado, exaltado eternamente. Bendito el santo nombre de tu gloria, loado, exaltado eternamente.

  53

Bendito seas en el templo de tu santa gloria, cantado, enaltecido eternamente.

54

Bendito seas en el trono de tu reino, cantado, exaltado eternamente.

55

Bendito tú, que sondas los abismos, que te sientas sobre querubines, loado, exaltado eternamente.

56

Bendito seas en el firmamento del cielo, cantado, glorificado eternamente.

57

Obras todas del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

58

Ángeles del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

59

Cielos, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

60

Aguas todas que estáis sobre los cielos, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

61

Potencias todas del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

62

Sol y luna, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

63

Astros del cielo, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

64

Lluvia toda y rocío, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

65

Vientos todos, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

66

Fuego y calor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

67

Frío y ardor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

68

Rocíos y escarchas, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

69

Hielos y frío, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

70

Heladas y nieves, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

71

Noches y días, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

72

Luz y tinieblas, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

  73

Rayos y nubes, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

74

Bendiga la tierra al Señor, le cante, le exalte eternamente.

75

Montes y colinas, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

76

Todo lo que germina en la tierra, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

77

Fuentes, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

78

Mares y ríos, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

79

Cetáceos y todo lo que se mueve en las aguas, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

80

Pájaros todos del cielo, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

81

Fieras todas y bestias, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

82

Hijos de los hombres, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

  83

Israel, bendice al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

84

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

85

Siervos del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

86

Espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

87

Santos y humildes de corazón, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

88

Ananías, Azarías, Misael, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

9 a.

(Luc. 1:46-55, NT.)

Oración de María, la madre de Dios.

 

 (cap. 1)  46

Engrandece mi alma al Señor;, 

47

y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.

48

Porque ha mirado la bajeza de su sierva; pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.

49

Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre,

50

y su misericordia es de generación en generación a los que le temen.

51

Hizo proezas con su brazo; esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones., 

52

Quitó de los tronos a los poderosos, y exaltó a los humildes.

53

A los hambrientos colmó de bienes, y a los ricos envió vacíos.

54

Socorrió a Israel su siervo, acordándose de la misericordia

55

de la cual habló a nuestros padres, para con Abraham y su descendencia para siempre.

9 b.

(Luc. 1:68-79, NT.)

Oración de Zacarías.

 (cap. 1)  68

Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido a su pueblo,

69

y nos levantó un poderoso Salvador en la casa de David su siervo,

70

como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio;

71

salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron;

72

para hacer misericordia con nuestros padres, y acordarse de su santo pacto;

73

del juramento que hizo a Abraham nuestro padre,

74

que nos había de conceder que, librados de nuestros enemigos, sin temor

75

le serviríamos en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días.

76

Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; porque irás delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos;, 

77

para dar conocimiento de salvación a su pueblo, para perdón de sus pecados,

78

por la entrañable misericordia de nuestro Dios, con que nos visitó desde lo alto la aurora,

79

para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; para encaminar nuestros pies por camino de paz.

10

(Isa. 5:1-9.)

Canto de Isaías.

(cap. 5)  1

Cantaré ya al amado un cantar del amado mío a la viña mía: «Viña tuvo el amado, en cuerno en sitio pingüe.

2

Y cerca puse en torno y vallé, y planté vid de Sorec y edifiqué torre en medio de ella; y lagar cavé en ella; y aguardé a que hiciera uvas, e hizo espinas.

3

Y ahora, los habitadores de Jerusalén y hombre de Judá, juzgad entre mí y en medio de mi viña.

4

¿Qué haré ya a mi viña, y no he hecho? Puesto que aguardé a que hiciera uvas, e hizo espinas.

5 Mas ahora os anunciaré qué yo he de hacer a mi viña: quitaré su cerca, y será en despojo; y arrasaré su muro, y será en holladura.

6

Y abandonaré mi viña, y no será, no, podada; y no será, no, cavada; y subirán a ella, como a tierra inculta, espinas; y a las nubes mandaré que no lluevan en ella lluvia.

7

Pues la viña del Señor de los ejércitos, casa de Israel, y hombre de Judá, noval amado, aguardé a que hiciera juicio, y ha hecho iniquidad; y no justicia, sino clamor.

8

¡Ay de los que juntan casa a casa, y que campo a campo acercan para del vecino quitar algo!: ¿Acaso habitaréis solos sobre la tierra?

9

Porque oídas han sido en las orejas del Señor de ejército estas cosas.

11

(Isa. 38:10-20.)

Oración de Ezequías.

10 Yo dije: «En la altura de mis días, en puertas de infierno, dejaré los años los restantes.

11

Dije: «Ya no veré no, la salud de Dios sobre tierra de vivientes; ya no veré, no, la salud de Israel sobre la tierra; ya no veré, no hombre.

12

[12] Ha desfallecido de la parentela mía; he abandonado el resto de mi vida; ha salido y apartádose de mí, tal como el que tienda suelta, después de clavarla; como tela mi espíritu, ante mí, se ha hecho, acercándose la tejedora a cortar. [13] En aquel día he sido entregado.

13

[13] hasta el alba, como a león. Quebrantó todos mis huesos; pues, desde el día hasta la noche, entregado he sido.

14

[14] Como golondrina, así clamaré; y, como paloma, así me acuito; pues han desfallecido mis ojos de mirar a la altura del cielo, al Señor, que me libró

15 [14] y quitó de mí el dolor del alma.

16

[16] Señor, pues acerca de ella se te anunció; y excitaste mi aliento; y, consolado he vivido.

17

Pues libraste a mi alma, para que no pereciera, y arrojaste tras mí todos los pecados..

18

Porque no los del infierno te loarán; ni los muertos te bendecirán; ni esperarán los del infierno tu misericordia.

19

Los vivientes te bendecirán al modo que también yo; pues, desde hoy, niñitos haré, que anunciarán tu justicia.

20

Dios de mi salud; y no cesaré de bendecirte, con salterio, todos los días de mi vida, por delante de la casa de Dios».

12

Oración de Manasés.

.

1

Señor Todopoderoso, Dios de nuestros padres Abrahán, Isaac y Jacob y de su justa descendencia,

2

que has hecho el cielo y la tierra con todo su universo,

3

que has encadenado el mar con tu imperiosa palabra, que has cerrado y sellado el abismo con tu temible y glorioso nombre,

4

ante quien todo se estremece y tiembla por tu poderosa presencia,

5

porque insoportable es la majestad de tu gloria e irresistible la cólera de tu amenaza contra los pecadores,

6

pero inmensa e insondable la piedad de tu promesa;

7

porque tú eres Señor Altísimo, compasivo, paciente y rico en misericordia, y te lamentas de las maldades de los hombres.

7b  [. . .]

Pues, Tú, Señor, conforme a la generosidad de tu bondad has prometido arrepentimiento y perdón a los que han pecado, y por la abundancia de tu misericordia has fijado penitencia a los pecadores para que se salven;

8

Tú, en efecto, Señor Dios de los justos, no estableciste penitencia para los justos, para Abrahán, Isaac y Jacob, que no pecaron contra Ti, sino que estableciste penitencia para mí, el pecador;

9

porque he cometido pecados más numerosos que las arenas del mar; se han multiplicado mis faltas, Señor, se han multiplicado y no soy digno de tender la mirada y ver la altura del cielo a causa de la multitud de mis faltas.

9b  [. . .]

Y ahora, Señor, me encuentro justamente castigado y merecidamente afligido, pues heme aquí cautivo,

10

doblegado por cadena de hierro demasiado fuerte para poder erguir la cabeza a causa de mis pecados, y no hay alivio para mí porque he irritado tu cólera y el mal ante Ti he obrado al haber establecido abominaciones y multiplicado ultrajes.

11

Y ahora inclino la rodilla de mi corazón suplicando tu generosidad.

12

He pecado, Señor, he pecado y mis faltas yo  conozco,

13

pero te pido suplicante: ¡Aparta de mí tu enojo, Señor, aparta de mí tu enojo y no me hagas perecer junto a mis faltas ni, eternamente resentido, me prestes atención a las maldades ni me condenes a los abismos de la tierra! Porque Tú eres, Señor, el Dios de los que se arrepienten,

14

y en mí mostrarás tu bondad ya que, aun siendo indigno, me salvarás conforme a tu mucha misericordia,

15

y te alabaré por siempre en los días de mi vida, pues himnos te entona todo el ejército de los cielos y tuya es la gloria por los siglos. Amén.

13

(Luc. 2:29-32, NT.)

Oración de Simeón.

 

(cap. 2)  29

Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, conforme a tu palabra;

30

porque han visto mis ojos tu salvación,

31

la cual has preparado en presencia de todos los pueblos;

32

luz para revelación a los gentiles, y gloria de tu pueblo Israel.

 

                   14

Himno matutino.

 [ Traducción al español: Gustavo A. Contreras, 2005 ]

1

¡Gloria en las alturas a Dios,

2

y en la tierra paz,

3

entre los hombres buena voluntad!

4

Te alabamos,

5

te bendecimos,

6

te adoramos,

7

te glorificamos,

8

te damos gracias

9

por tu gran gloria,

10

Señor Rey,

11

celestial,

12

Dios Padre todopoderoso,

13

Señor Hijo unigénito

14  

Jesucristo

15

y Espíritu Santo.

16

¡Señor Dios,

17

Cordero de Dios,

18

Hijo del Padre,

19

el que quitas los pecados del mundo,

20

ten piedad de nosotros;

21

el que quitas los pecados del mundo,

22

acepta nuestra súplica;

23

el que estás sentado a la diestra del Padre,

24

ten piedad de nosotros!

25

Porque tú eres el único Santo,

26

tú eres el único Señor

27  

Jesucristo,

28

para gloria de Dios Padre. Amén.

29

Cada día te bendeciré

30

y alabaré tu nombre eternamente

31

y para siempre.

32

Considera digno, Señor, que también este día

33

sin pecado seamos guardados.

34

Bendito eres, Señor Dios de nuestros padres,

35

y digno de alabanza y de honra tu nombre para siempre. Amén.

36

Bendito eres, Señor; enséñame tus ordenanzas,

37

Bendito eres, Señor; enséñame tus ordenanzas,

38

Bendito eres, Señor; enséñame tus ordenanzas.

39

Señor, refugio nos has sido de generación en generación.

40

Yo dije: Señor, ten piedad de mí;

41

sana mi alma, porque he pecado contra ti.

42

Señor, en ti tomo refugio;

43

enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios.

44

porque contigo [está] el manantial de vida;

45

en tu luz veremos luz;

46

extiende tu misericordia a los que te conocen.

11 respuestas a BIBLIA ORTODOXA

  1. reynel gudiño dijo:

    Buen dia me gustaria tener mas informacion de la iglesia catolica ortodoxa.. no se si me peudan hacer llegar mas iformacio

    • Querido hermano en Cristo, antes que nada un muy feliz inicio de año 2011 y gracias por comunicarte a esta página.

      En cuanto a la información que solicitas hay muchas páginas que puedo sugerirte las cuales a continuación te muestro:
      http://www.holytrinitymission.org (ingresa al link para ponerlo en español y posteriormente en el link de textos)
      http://www.fatheralexander.org (igual busca en español)
      http://www.iglesiaortodoxa.org.mx/informacion (es la página de nuestra arquidiocesis y aparte de estar completa ingresa
      en “ligas” y encontrarás en donde está “sitios en español” muy buenos links asi como tambien ingresa en publicaciones en donde hay un amplio catálogo de libros y cd’s que puedes solicitar que te envíen por correspondencia)
      http://www.ortodoxia.org (igual, ingresa en español, es muy recomendable tambien)

      Esperando te sea de utilidad esta breve información, la cual si lo requieres con mucho gusto puedo ampliarla mucho mas.

      Quedando a tus ordenes:
      Georgios_lanb

  2. laguna simon dijo:

    amigos estoy dispuesto a formar parte de la santa iglesia ortodoxa vivo en barinas venezuela y me gustaria tener un contacto con alguien que me oriente para asistir a las santa liturgia respondan a mi correo.

    • MI ESTIMADO HERMANO EN CRISTO:
      GRACIAS MIL POR COMUNICARTE A ESTE MEDIO Y BENDITO DIOS QUE TE HA GUIADO A ACERCARTE A LA FE ORTODOXA, CON TODO GUSTO TE PASO LOS SIGUIENTES DATOS:
      IGLESIA DE SAN ANTONIO ABAD:
      AV.”E”, QUINTA SAN ANTONIO ABAD, EL PINAR, EL PARAISO, CARACAS VENEZUELA TELS:212-461-16-67 Y FAX 212-462-92-86
      PARROCO Y VICARIO EPISCOPAL PARA VENEZUELA:
      ARCHIMANDRITA JOSEPH DIB
      TE RECOMENDARIA QUE ENTRES EN CONTACTO CON EL Y PUEDO ASEGURAR QUE TE RECIBIRA CON LOS BRAZOS ABIERTOS, Y RESPECTO A INFORMACION ACERCA DE NUESTRA BENDITA IGLESIA TE SUGIERO ENTRES A LOS LINKS QUE APARECEN DENTRO DEL APARTADO “BIBLIOTECA ORTOXA” Y CREO QUE ENCONTRARAS BASTANTE Y MUY INTERESANTE INFORMACION, ASI COMO ME REITERO A TUS ORDENES EN LO QUE PUEDA YO APOYARTE, UN AFECTUOSO SALUDO DESDE MEXICO
      GEORGIOS LANB

  3. marvin alberto valverde ramirez dijo:

    necesito encontrar una biblia ortodoxa ya sea digital o normal, quiero estudiarla, gracias por su atencion. Marvin Valverde

    • ESTIMADO HERMANO EN CRISTO. POR DESGRACIA ACTUALMENTE NO SE EXISTE UNA TRADUCCIÓN COMPLETA DE BIBLIA ORTODOXA COMO TAL EN ESPAÑOL, LA HAY EN INGLÉS, RUMANO, GRIEGO, ETC… LO QUE ESTAMOS HACIENDO ES TRATAR DE COMPLETAR LA INFORMACIÓN QUE FALTA DE LA BIBLIA QUE EN FORMA COMERCIAL SE CONSIGUE EN ESPAÑOL, LA CUAL CUENTA CON 73 LIBROS (INCLUYENDO LOS DEUTEROCANÓNICOS), PERO EN LA BIBLIA ORTODOXA EXISTEN OTROS LIBROS A PARTE COMO SON TERCERA DE ESDRÁS, TERCERA Y CUARTA DE MACABEOS, LIBRO DE LAS ODAS, ORACIÓN DE MANASÉS, SALMO 151, ETC… ESTE MATERIAL HA SIDO TRADUCIDO DE UNA FORMA BASTANTE CONFIABLE POR UNA PÁGINA QUE PERTENECE A LA IGLESIA METODISTA QUE AUNQUE ELLOS CONSIDERAN APÓCRIFO SABEMOS QUE ES MATERIAL CANÓNICO PARA NUESTRA IGLESIA POR LO CUAL CON TODO GUSTO TE ENVÍO EL LINK DONDE APARECEN ESTOS TEXTOS (REITERANDO QUE NO ES UNA PÁGINA DE NUESTRA JURISDICCIÓN NI DE NUESTRA IGLESIA PERO CON EXCELENTE TEXTO EN ESPAÑOL) ACTUALMENTE LO ÚNICO QUE NOS FALTARÍA SERÍA TODOS LOS COMENTARIOS AL PIE DE PÁGINA QUE UNA BIBLIA ORTODOXA COMPLETA SIEMPRE TIENE PERO POR DESGRACIA ESTO ES TODO CON LO QUE CONTAMOS Y QUIERA DIOS QUE PRONTO EXISTA EL MATERIAL COMPLETO EDITADO EN ESPAÑOL.
      CRISTO RESUCITÓ…EN VERDAD RESUCITÓ!

      http://extrabiblica.tripod.com/apat.html

      P.D. EN EL TEXTO TAMBIÉN ENCONTRARÁS COMPLETOS LOS LIBROS DEUTEROCANÓNICOS QUE SI LA BIBLIA CON LA QUE CUENTAS ESTÁ BASADA EN LA TRADUCCIÓN HEBREA NO CONTARÁ CON ELLOS.

  4. octavio poduje dijo:

    Estudio las Religiones y estoy tratando de establecer el motivo y el momento historico cuando la Iglesia Apostolica Romana se separo de la Iglesia Ortodoxa.

    • MI ESTIMADO HERMANO EN CRISTO, TE SUPLICO DISCULPES LA TARDANZA PARA MI CONTESTACION, TE AGRADEZCO QUE TE HAYAS COMUNICADO Y ENCONTRARAS LA RESPUESTA A TU PREGUNTA CON TODOS LOS DATOS HISTORICOS QUE REQUIERAS EN LA SIGUIENTE DIRECCION EN LA CUAL HAY UNA EXCELENTE VARIEDAD DE LIBROS EN LINEA, HISTORTICOS, DOGMATICOS, ETC, ESPERANDO TE SE DE UTILIDAD, SALUDOS…!

    • AHORA, TE EINVITO A LEER LA MAS RECIENTE PUBLICACION EN EL BLOG ENFOCADO EXCACTAMENTE A TU PREGUNTA, ESUN INTERESANTE ARTICULO QUE EXPLICA MUCHAS RAZONES DEL GRAN CISMA, SALUDOS

  5. Ricardo dijo:

    Buenas noches hermano, me gustaría que me orientaras como llamar la atención de los ministros ortodoxos, estoy haciendo una tesis de la union de todas las iglesias apostólicas, pero encuentro algun rechazo no se si por orgullo o cual sea la causa, solo los unicos que me han dicho que en la unión no podemos hacer nada (los laicos) son los mismo padres de antioquía en México. Eso me desconcierta, los laicos tambien somos hijos de Dios y también tenemos raciosinio y también podemos estar guiados por el Espíritu Santo. La respuesta que me dio un presbiíero de la iglesia ortodoxa de antioquía en México fue: “nosotros nada podemos hacer para la unión”, mejor cada quién en sus respectivas iglesias apostólicas demos fe de nuestro Señor, estoy de acuerdo, pero también Jesucristo deseaba que fueramos uno para que el mundo creyera, solo les recuerdo que el cisma lo hicieron los patriarcas y no el pueblo. Yo quiero hacer un llamado desde el pueblo a todos los patriarcas para hacer un concilio ecuménico (universal) con las iglesias romana, griega (agrupando todas las autocefalias nacionales en comunión con ella) y las no calcedónicas. Todos ellos son sucesores de los apostóles por ello deben tener al Espíritu Santo, no puede haber muchas verdades sino una sola, tienen opiniones diferentes y todas similares, tenemos los mismos sacramentos. En mi opinión no ha sido tanto las diferencias dogmáticas lo que nos separa sino el orgullo y el poder. Espero hermano que me ayudes con ideas y hagamos un documento teológico para llamar a la unidad, porque asi Dios lo quiere y siempre lo ha querido, los humanos somos los que buscamos siempre comflicto en todo, enviémoselos a todos los patriarcas. Soy tu humilde servidor, espero me contetes a mi email es gari.hdez@gmail.com o cualquier persona interesada en la unidad y en este documento. Estoy organizanco una sociedad. Es deber primordial de todos los Patriarcas y nosotros como integrantes de la Iglesia, llamar a la unidad, ser uno como Jesucristo y el Padre y el Espiritu Santo son uno. Un solo Dios verdadero. Dios te bendiga por favor ayúdame, demostremos que si podemos unirnos.

  6. Hola mi nombre es Evelyn y soy de Costa Rica
    Amo muchisimo a Cristo y a su Iglesia y me duela mucho que se allá dividido, yo creo en el amor y en el dialogo sincero y no en estarse pasando de una Iglesia a otra. Para mi y yo sé que para Cristo lo importante es la unidad, siempre que hay desunión es por que hay pecado, muchas veces he llorado y orado por la unidad del cuerpo de Cristo, si los altos jerarcas oyeran la voz del pueblo que es la voz de Dios, en vez de escuchar sus propios corazones enchidos de orgullo y vanidad, ya hace muchisimo que le habríamos servido de ejemplo al mundo.
    Dios quiera pueda ver esa unión antes de mi muerte o al menos antes del fin del mal, cuando venga de nuevo Nuestro Señor, Por favor oremos para volver a ser una sola Iglesia de Crsito y dejemos los resentimientos hagamos que Cristo nos sane y convierta nuestros corazones, la Madre del cielo también ora por eso. A ninguna madre le gusta ver a sus hijos peleando, ni mucho menos divididos, A Abba Padre tampoco, POR FAVOR, YA SEÑOR AYUDANOS, somos hijos desobedientes y celosos de manera negativa, en lugar de ser celosos de tí, somos celosos de nuestros egos. PERDONANOS SEÑOR.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s